En el libro, el multimillonario que ayudó a impulsar la extrema derecha de EE. UU. Hace mea-culpa





‚ÄúVaya, lo arruinamos. ¬°Que confusi√≥n!¬Ľ Con esa simple frase de mea-culpa, Charles Koch, el multimillonario financiero estadounidense de causas conservadoras, intenta limpiar su barra en su √ļltimo libro.





En ¬ęBelieve in People¬Ľ, Koch analiza c√≥mo el sectarismo est√° llevando a los partidos a los extremos, con ideolog√≠as y pol√≠ticas destructivas. Y pregunta: ¬ę¬ŅPuede Estados Unidos sobrevivir como pa√≠s si nuestros ciudadanos se desprecian unos a otros?¬Ľ

Muchos estadounidenses se han hecho la misma pregunta. Pero la sorpresa es ver este cuestionamiento hecho por Koch, quien, junto con su hermano David, quien murió en 2019, ayudó al surgimiento del movimiento populista Tea Party e impulsó el ala de extrema derecha del Partido Republicano.

Desde la d√©cada de 1970, los Koch han gastado miles de millones de d√≥lares en donaciones de campa√Īa a candidatos conservadores, organizaciones pol√≠ticas de derecha como Americans for Prosperity y grupos de expertos en la misma l√≠nea.

Koch Industries, un conglomerado qu√≠mico y energ√©tico, es uno de los mayores contaminadores de Estados Unidos, y Koch financia a algunos de los m√°s esc√©pticos sobre el calentamiento global. Tambi√©n invirtieron millones para elegir pol√≠ticos que abogan por la desregulaci√≥n, los recortes de impuestos para las empresas, el debilitamiento de los sindicatos, la oposici√≥n a la legislaci√≥n de control de armas y el sistema de salud p√ļblica.

Koch justifica su participaci√≥n en la pol√≠tica diciendo que es la √ļnica forma de cambiar las pol√≠ticas que estaban frenando el progreso de millones de personas.

‚ÄúApostamos por el equipo que parec√≠a tener m√°s pol√≠ticas que permitir√≠an a las personas mejorar sus vidas. Solo tenemos dos alternativas en nuestro sistema, y ‚Äč‚Äčelegimos la roja (republicanos) ‚ÄĚ, dice en el libro.





Seg√ļn √©l, el error fue no haber entendido, desde un principio, que eso era excesivamente limitante, para tener las pol√≠ticas que √©l consideraba beneficiosas, termin√≥ impulsando medidas que no lo eran.

¬ęY cuando su equipo s√≥lo quiere demonizar al otro equipo y hace todo lo posible para socavar, el otro equipo tambi√©n intenta socavar sus intentos¬Ľ.

Seg√ļn el empresario, cuando se dieron cuenta de que se hab√≠an equivocado, cambiaron de enfoque.

‚ÄúAhora trabajamos con gente del equipo rojo, del equipo azul, y sin ning√ļn equipo; abandonamos el partidismo y optamos por la asociaci√≥n ‚ÄĚ, dice.

El problema es que este mea-culpa no resiste el primer control.

El Comit√© de Acci√≥n Pol√≠tica de Koch Industries y sus empleados donaron $ 2.8 millones a los candidatos republicanos en la campa√Īa de 2020, y solo $ 221,000 a los dem√≥cratas, seg√ļn el Center for Responsive Politics.

Koch don√≥ casi $ 500,000 a David Perdue, quien se postular√° para una segunda ronda para un esca√Īo en el Senado con el dem√≥crata Jon Ossof en enero. Perdue es uno de los republicanos que sigue cuestionando la legitimidad de la elecci√≥n presidencial, diciendo que hubo fraude, a pesar de todas las pruebas en contrario.

Y usó una broma racista para referirse a Kamala Harris en un mitin en octubre, diciendo que no sabía cómo pronunciar su nombre.

Jane Mayer, una periodista neoyorquina que escribi√≥ sobre los hermanos Koch en su libro ¬ęDinero oscuro: la historia oculta de los multimillonarios detr√°s del ascenso de la derecha radical¬Ľ (2016), no compra la supuesta conversi√≥n del multimillonario.

‚ÄúB√°sicamente, cada dos a√Īos, los Koch intentan hacer un cambio de marca, hacen una ofensiva de encanto cada vez que hay elecciones, diciendo que, en realidad, no son partidistas, solo est√°n trabajando por el bien general. A estas alturas, habiendo escuchado lo mismo cada dos a√Īos, siendo de personas, tendr√≠as que sufrir de amnesia para creer eso ‚ÄĚ, dijo en una entrevista con NBC TV.

A la edad de 31 a√Īos, Koch se hizo cargo de la industria fundada por su padre, Fred Koch. Transform√≥ la empresa de 300 empleados en un conglomerado de 130.000 millones de d√≥lares. Seg√ļn Forbes, Charles posee una fortuna de 44,9 mil millones de d√≥lares y es el decimoquinto hombre m√°s rico de Estados Unidos. Fred Koch era un ac√©rrimo anticomunista y fue uno de los fundadores de la John Birch Society, una organizaci√≥n de extrema derecha.

Los Koch son originalmente libertarios; son, por ejemplo, uno de los principales think tanks libertarios del mundo, Catho. En 2018, rompieron con el presidente Donald Trump, principalmente porque se oponían a las medidas y políticas comerciales proteccionistas que restringían la inmigración legal, un exceso de intervencionismo para los hermanos que se pasaron la vida predicando menos Estado.

Trump, como de costumbre, replic√≥: ‚ÄúLos globalistas de los hermanos Koch, que ya se han convertido en una broma en los verdaderos c√≠rculos republicanos, est√°n en contra de las fronteras fuertes y el comercio poderoso. Nunca busqu√© su apoyo porque no necesito su dinero o sus malas ideas. Les encantan mis recortes y regulaciones de impuestos, las opciones en el poder judicial … ¬ę

Aparte de la sección de expiación, el resto del libro es un típico manual de autoayuda empresarial impulsado por los libertarios, que predica que el espíritu empresarial salva, y que la gente solo necesita la libertad para prosperar.

Koch también apoya temas tan obvios como estar a favor de curar el cáncer: la lucha contra la desigualdad y el racismo, a pesar de que han favorecido el surgimiento de políticos racistas. También habla de su juventud rebelde, donde pasó por varias escuelas, hasta graduarse en ingeniería en el prestigioso MIT.

El libro es una mezcla de relaciones p√ļblicas ofensivas, para pulir un poco la reputaci√≥n de Charles, y me desahogo sobre la direcci√≥n actual del Partido Republicano, que est√° cada vez m√°s alejado del libertarismo. El populismo trompetista se ha apoderado del partido, que no tiene nada m√°s que ver con el cl√°sico de la era Reagan ‚Äúlib√©rame del estado‚ÄĚ.

A los 85 a√Īos, a Koch probablemente le gustar√≠a pasar a la historia con una imagen m√°s favorable que la que tiene hoy. ¬ęDebes haber visto todas las maldiciones que recibo¬Ľ, le dijo a un reportero del Wall Street Journal en una rara entrevista este a√Īo.

El apellido Koch se convirtió en un epítome de polarización y extremismo. Será difícil para Charles Koch reinventarse.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *