En busca de la mejor agua para la salud





"En exceso, hasta agua "¬ŅQui√©n nunca oy√≥ esa m√°xima? Porque es una prueba de cu√°n inmaculada es la reputaci√≥n del l√≠quido. Ahora bien, si "hasta" √©l tiene all√≠ sus riesgos, a depender del volumen ingerido, qu√© decir de otros alimentos? A pesar de tama√Īo prestigio, y de las constantes advertencias para caprichar en la hidrataci√≥n, todav√≠a no se puede decir que el agua ocupa el merecido espacio en nuestra rutina – lo que ha hecho m√°s mal al ciudadano, en ese sentido, es la falta de ella.

En un estudio reciente conducido por Danone Research, los investigadores evaluaron el consumo de la bebida en 13 países, incluido Brasil. Los resultados indican que tomamos en promedio 1 830 mililitros de líquidos al día, pero sólo el 42% del volumen, o 769 mililitros, provenía de agua pura. Muy lejos, por lo tanto, de los cerca de 2 litros que nos animan a ingerir.

Por supuesto, las bebidas refrescantes, los jugos y los t√©s terminan suministrando agua. S√≥lo que sus beneficios pueden ser suplantados por los da√Īos ocasionados por az√ļcar y otros aditivos normalmente encontrados en esos productos.

La nefrologista Camila Rodrigues, del Hospital de las Cl√≠nicas de S√£o Paulo, observa que, para evitar la formaci√≥n de piedras en los ri√Īones, por ejemplo, el tipo de l√≠quido hace toda la diferencia. "Las investigaciones muestran que el consumo de refrescos endulzados aumenta el riesgo de c√°lculo renal, mientras que el de agua disminuye esa propensi√≥n", cuenta.

Adem√°s de los ri√Īones, la f√≥rmula compuesta de dos mol√©culas de hidr√≥geno y una de ox√≠geno (H2O) participa sin descanso de los procesos digestivo, respiratorio y cardiovascular. "Y tambi√©n desempe√Īa un papel fundamental en el mantenimiento del volumen de sangre, en el control de la temperatura corporal, en el transporte de nutrientes y en la eliminaci√≥n de sustancias que no son utilizadas por el organismo", lista la nutricionista Ana Carolina Colucci Paternez, coordinadora del curso de nutrici√≥n de la nutrici√≥n Universidad Presbiteriana Mackenzie, en la capital paulista.





Aunque algunas entidades hacen recomendaciones sobre la cantidad adecuada de consumo de agua, para la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, por ejemplo, la dosis para hombres y mujeres es de 2,5 y 2 litros, respectivamente, los expertos subrayan que los valores varían suficiente. "Algunas personas necesitarán 4 litros o más, como los deportistas", ilustra Ana Carolina.

También hay situaciones específicas que requieren una hidratación más intensa. "Presencia de fiebre, transpiración excesiva y mucho calor son algunas de ellas", enumera la nutricionista Lara Natacci, directora clínica de DietNet, en São Paulo.

¬ŅPero c√≥mo elegir?

Hace alg√ļn tiempo, la pregunta sonar√≠a extra√Īa. Pero, hoy, adem√°s del l√≠quido que fluye por nuestro grifo (y suele pasar por un filtro), vemos diversas opciones de agua mineral embotellada en los estantes. Es que ese mercado, aunque t√≠mido, est√° en franco crecimiento en nuestro pa√≠s.

"Se trata de un fen√≥meno mundial, incentivado por la tendencia a buscar productos beneficiosos para la salud", analiza el ge√≥logo Carlos Alberto Lancia, presidente de la Asociaci√≥n Brasile√Īa de la Industria de Aguas Minerales, Abinam.

Para Antonio Vidal, superintendente de la empresa Minalba Brasil, el modelo sustentable también agrada a la sociedad actual. "La legislación es muy rígida. Necesitamos, entre otras cosas, respetar la capacidad de la capa freática, explorando una cantidad limitada de agua mineral ", explica.

Para garantizar la calidad del producto, el acuífero debe estar rodeado de naturaleza Рnada de fábricas, plantaciones o cualquier otro sistema capaz de contaminar el local. Al final, la bebida extraída de la sábana no puede sufrir alteraciones hasta llegar al consumidor. "Ella es retirada de la fuente y directamente envasada. "Es 100% natural", describe Luiza Rossi, gerente de agua y té de Coca-Cola Brasil.

Otro diferencial es que, por tener contacto con rocas, el líquido absorbe sales minerales y los llamados oligoelementos Рsería, por lo tanto, más rico.

Los diferentes tipos de agua

Tiene agua para todos los gustos. Conozca las particularidades de las más citadas por ahí

minerales: la retirada de fuentes naturales y protegidas, no pasa por ning√ļn tratamiento. De donde es extra√≠da, absorbe elementos como calcio, sodio, y por ah√≠ va. La f√≥rmula exacta y la concentraci√≥n dependen del perfil del acu√≠fero. Para una empresa explotarlo, es necesario autorizaci√≥n del Departamento Nacional de Producci√≥n Mineral.

Con gás: puede venir gaseosa directa de la fuente (lo que es más raro) o recibir adición de dióxido de carbono Рvea la etiqueta. La nutricionista Mariana Passadore, del Centro Universitario São Camilo, en Sao Paulo, advierte que puede generar incomodidad en quien tiene problema gástrico. También favorece la formación de gases. En el más, hidrata legal.

Del grifo: viene de sábanas freáticas, ríos, lagos y represas. Pero, antes de aparecer en el grifo, pasa por un tratamiento que involucra varias etapas, como adición de cloro, sustancia supereficiente para matar bacterias, virus y hongos. Algunas personas son más sensibles al sabor, pero la mayoría de los filtros caseros pueden quitarlo.

con sabor: algunas marcas ya ofrecen esta opci√≥n. La nutricionista Lara Natacci sugiere mirar la etiqueta para huir de productos con az√ļcar y aditivos. La verdad es que los nutris prefieren la aromatizaci√≥n casera, con los m√°s variados tipos de frutas, adem√°s de hojas de menta, palos de canela y pedazos de jengibre. "Es una forma de estimular el consumo", dice Lara.

alcalina: es la que posee un pH por encima de 7. Seg√ļn la nutricionista Ana Carolina, el agua puede ser naturalmente alcalina o pasar por un proceso de ionizaci√≥n. Gan√≥ fama a causa de la promesa de equilibrar la acidez del organismo, evitando as√≠ varias dificultades. Pero no hay pruebas de que ella tenga esa poder.

destilada: se pasa por transformaciones para eliminar todo lo que está en el líquido. "Es la forma más pura del agua", define Lara. Pero eso no es un elogio. Además de no hidratar derecho, ocasiona la pérdida de minerales esenciales. Por lo tanto, ignore la charla de que trae ventajas a la salud. Su uso tiene sentido en industrias y laboratorios.

Agua limpia y segura

El riesgo de contaminaci√≥n es peque√Īo, pero existe – vamos a suponer que una industria menos cuidadosa no preserv√≥ derecho el entorno de su capa fre√°tica. De cualquier forma, Lancia cuenta que hay mecanismos para flagrar desajustes y sacar la f√≥rmula de circulaci√≥n. Esto es porque el producto pasa por una fiscalizaci√≥n continua.

"Cada tres a√Īos, un laboratorio oficial del gobierno recoge agua directa del origen para realizar an√°lisis. El fabricante s√≥lo permanece autorizado a comercializarla si est√° todo correcto con la composici√≥n ", explica el presidente de Abinam.

Con tanto detalle en juego, da para entender por qué el agua mineral se asocia a una elección más acertada para la salud que el líquido del grifo, que se extrae de capas freáticas y aguas superficiales (de ríos, lagos y represas) y pasa por una estación de tratamiento. En ella, es sometido a varios procesos, como coagulación, decantación, filtración, desinfección y fluoración Рen resumen, todo lo que resulta en un agua potable. Sólo que una parte de la población no confía en el funcionamiento de esa orquesta.

Seg√ļn el ingeniero civil Marcelo Libano, profesor del Departamento de Ingenier√≠a Sanitaria y Ambiental de la Universidad Federal de Minas Gerais, de hecho es imposible afirmar que el agua de grifo de todos los rincones de Brasil es perfecta. "No podemos hablar de uniformidad en un pa√≠s tan desigual", analiza. "Pero las aguas tratadas en sistemas bien operados son, s√≠, excelentes", clava.

En general, compa√Ī√≠as de saneamiento, municipios y empresas privadas son las que garantizan un √≥ptimo servicio. "No tomo agua envasada. Mi trabajo me demuestra que eso no es necesario ", completa Libano.

El pat√≥logo Paulo Saldiva, director del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de S√£o Paulo, dice no tener dudas de que el agua mineral tiene, en general, m√°s calidad. "Pero no creo que los brasile√Īos est√°n en una situaci√≥n de necesitar comprarla. Es una opci√≥n. En Sao Paulo, bebo agua de grifo tranquilamente ", relata.

Es necesario tener en cuenta que un agua que sale limpia de la compa√Ī√≠a de abastecimiento puede sufrir estragos despu√©s. "Si la tuber√≠a es antigua, con infiltraciones en el medio del camino, ya no se puede asegurar la calidad del l√≠quido", ejemplifica el bi√≥logo Jos√© Wilson Albuquerque, del Instituto Vital Brazil, en R√≠o de Janeiro.

Sin hablar cuando el desastre ocurre en casa: si la caja de agua no est√° en los trinques, hay posibilidad de contaminaci√≥n. "El ideal es higienizarla cada seis meses", orienta el m√©dico Alberto Chebabo, director de la Sociedad Brasile√Īa de Infectolog√≠a.

En la cocina, el foco es el filtro. No sirve de comprar un modelo de √ļltima generaci√≥n y desencaje del mantenimiento. "Se queda saturado y pierde funci√≥n", advierte Chebabo. Moral de la historia: los microbios e impurezas retenidos all√≠ pueden migrar al vaso.

No estar atento al verificar el embalaje de agua mineral

sodio si hay más de 200 miligramos por litro de agua, el embalaje debe avisar. El abuso hace la presión subir. Y la dieta ya nos proporciona más que lo necesario. Compare las etiquetas.

validez: con el tiempo, las caracter√≠sticas de la bebida envasada cambian. Por lo tanto, el plazo de validez suele ser de un a√Īo. Si el agua se gasta, dura unos nueve meses.

Fl√ļor / fluoruro: combate las caries, pero, en concentraciones elevadas, contribuye a la fluorosis, causante de manchas en los dientes. Los ni√Īos deben evitar aguas de m√°s de 1 miligramo por litro.

Tampa: ver si est√° bien sellada – sobre todo al comprar en la calle. Tiene hasta una prueba simple para eso: gire la botella y apriete el fondo. Si la tapa se llena, es porque ya se ha abierto. Pase lejos.

nitrato de: el l√≠mite es de hasta 50 miligramos por litro. Pero elija la opci√≥n con menos nitrato. Es que, cuanto mayor sea el contenido de √©l, se√Īal de que m√°s vulnerable a la contaminaci√≥n esa fuente est√°.

denominación: hay aguas que son purificadas y tienen adición de sales minerales Рes decir, no son naturales de fuente. Si desea comprar la que vino directamente del acuífero, basta con leer la etiqueta.

Lo que es irrelevante en la etiqueta de la botella

ph: No gaste su tiempo (y dinero) buscando un valor por encima de 7. La llamada agua alcalina no equilibrará la acidez ni protegerá contra enfermedades. Por un motivo simple: al llegar al estómago, que tiene pH ácido, es naturalmente neutralizada.

Calcio, magnesio y compa√Ī√≠a: La composici√≥n de las aguas var√≠a de acuerdo con la fuente de origen. Pero se puede encontrar desde sustancias de nombres m√°s familiares, como el calcio y el magnesio, hasta las m√°s exc√©ntricas, a ejemplo de estroncio y vanadio. S√≥lo que las concentraciones son tan modestas que no llegan a impactar al organismo.

Agua cara de beber

El mercado de agua mineral anda tan caliente que hay espacio hasta opciones premium. Es el caso de la noruega Voss, vendida en botella de vidrio, y de Fiji, retirada de minas profundas de la isla de Viti Levu, en Oceanía. Para tomar 330 mililitros, hay que desembolsar cerca de 15 reales.

El precio es reflejo de factores como el contenedor, el transporte y los impuestos. Pero no sólo. "Muchas veces esas aguas vienen de acuíferos que no producen tanto", dice Renato Frascino, técnico sensorial de bebidas y alimentos, de São Paulo.

Es decir, lo que toma es la exclusividad. Para Frascino, son m√°s indicadas para acompa√Īar una comida especial.

El agua también necesita protección

Ahora, nuestra responsabilidad en cuanto a las caracter√≠sticas del agua no se restringe a los cuidados despu√©s de recibirla por el ca√Īo. La bi√≥loga Gisela Arag√£o, profesora de la Universidad Estatal de Campinas, en el campus de Limeira, interior paulista, recuerda que las condiciones del l√≠quido del grifo dependen de su estado bruto, all√° en el origen. Y todo lo que utilizamos en el d√≠a a d√≠a – de remedios a cosm√©ticos – va a parar en el alcantarillado y, en √ļltima instancia, en el agua destinada al consumo. "Por eso necesitamos tener cautela a la hora de descartar productos", defiende.

Para Gisela, el gran problema en Brasil est√° relacionado justamente a la protecci√≥n de los manantiales. "¬ŅHa notado en los basurales que rodean nuestros r√≠os?", Se pregunta.

Las plantaciones dependientes de pesticidas también dan su pésima contribución. Para tener idea, la atrazina, agrotóxico vinculado a maleficios a la salud, ya es detectada en el agua a decenas de metros de profundidad. "Ella viene del suelo", informa la bióloga.

Así, la gente debe cobrar a las autoridades. Pero hacer elecciones más conscientes e instruir a las próximas generaciones es tarea nuestra. "Tenemos que empezar a tratar el agua con su debido respeto", refleja Saldiva. Si no, puede faltar.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *