"Ellos vienen aquí saben de Lisboa y nada de él": el fuego que hace que el sonido del mar





La explanada del Snack Bar Silva, en Vale Fuzeiros, Monchique, estaba compuesta. Se bebían cervezas y se trazaban las coordenadas del fuego. El sol vestía un color poco habitual, parecía hervir, y las nubes de humo prometían una pausa en la calma. La correría ansiosa de un GNR validaba la sensación: "¡Es para salir todo! Ahora! Viene aquí otro día, el fuego está ya allí.





Tiago Miranda

La gente est√° poco convencida. Se dan m√°s unos goles en las botellas, con calma. El agente vuelve a la carga, irritado. Salieron casi todos, menos los de la casa. Jos√© Silva, el due√Īo del establecimiento, tiene en Nelson, el yerno, el fiel compa√Īero. Viven all√≠ todos, en las casas por encima y al lado del caf√©. Decidieron quedarse y defender lo que es de ellos.

Ant√≥nio, un alba√Īil de la autarqu√≠a con un bigote impecable, tambi√©n se qued√≥ y se asumi√≥ como una especie de portavoz del grupo. Es fluente en el discurso, tiene paciencia para explicar los vientos y las voluntades de los fuegos. Tiene ideas y acabar√≠a por acertar en todo lo que suceder. El bast√≥n que le ampara las certezas es el recuerdo de 2003, el tal incendio que castig√≥ 40 mil hect√°reas de Monchique.

Tiago Miranda

Las llamas hambrientas acabaría por llegar a la Sierra de la Venta. Cerrando los ojos, parece que oímos el mar. Aquella lengalenga de estar todo tranquilo en un momento y de repente estar todo completamente descontrolado es así. El viento dicta el fado de aquella tierra, que es la tierra de la gente. Los alcornoques, allá a lo lejos, alimentan a la bestia. Se ven grandes trampas que parecen querer cosquillas al cielo.

Ant√≥nio, siempre, siempre con un tono pacificador, vive indignado por las decisiones e indicaciones que llegan de personas que no conocen el terreno. "Vienen all√≠ desde Lisboa y no sabe nada de esto. Se pod√≠a atacar el fuego cuando est√° peque√Īo, en ciertas zonas que tienen acceso. Pero ellos no lo saben. Los bomberos hablan en √≥rdenes, que tienen que seguir √≥rdenes. Me doy cuenta, pero pregunto: si les est√°n ardiendo las botas tampoco hacen nada? Esto s√≥lo terminar√° cuando termine la mata.





Tiago Miranda

El sol es cada vez m√°s rojo. Se oyen sirenas. Los populares temen el fuego que se esconde por la ladera del lado derecho. Hay dos frentes. La que est√° delante de los ojos impone respeto, galga a una velocidad impresionante, tragando √°rboles y m√°s √°rboles. Pero ellos est√°n preocupados por lo que viene de San Marcos, por la derecha, a√ļn escondido. El viento no es favorable, el fuego podr√° seguir en direcci√≥n a ellos.

Se va censurando la manera de atacar los incendios. Si hay reacciones, los rescaldos fueron mal hechos. "Con tanta gente en el terreno, no hay razón para que esto esté así."

"El S√©rgio est√° hecho", dice uno de los hombres. Las casas de madera que le pertenecen para el turismo rural tienen el destino trazado. De repente, surge otro GNR, que grita a√ļn m√°s que el primero.

– Mil y trescientos bomberos no consiguen borrar esto y ustedes con una manguera lo logran. ¬°Son los m√°s grandes!
– No voy a ning√ļn lado.
Р¡Viene ahí el fuego!
– Yo se.
РYa sé que sabe todo de esta mierda.
– 'Est√° bien. Usted s√≥lo camina aqu√≠ en coche …

El ambiente quedó tenso por largos segundos. Unos quieren evitar dejar atrás a los demás, otros no aceptan el escenario de abandonar lo que les pertenece. Cuando la razón parece morar a ambos lados, es casi macabro que el juez de aquella conversación sea el viento. Este rebelde invisible va a escoger.

Tiago Miranda

Henrique, uno de los más viejos y quizá aquel con el aire más perdido y derrotado, iba diciendo que si el viento girase tendrían todos de huir de allí hacia fuera. "Si llega aquí, llega a Messines y Amorosa. Está terrible.

A las 18:40 esas casas quedaron sin electricidad. El agua nunca faltaría, garantizan. El fuego sigue descontrolado allí por delante. Lo que viene de la derecha finalmente apareció, pero más adelante, amenazando una u otra casa. Van pasando coches y autotanques de las autoridades y bomberos. "Tira a las personas y dejan que quemar", dice António, que apunta al dedo a la forma en que las personas son retiradas de las localidades. Hay que haber otro trato, dice. Obedecer a alguien a salir de casa, entonces, es impensable para este hombre. Quien es de la tierra es que sabe si se queda y defiende lo que es suyo.

Tiago Miranda

Un zorro surge del medio del trigo y hasta eso representa una preocupación: "Se atrapa fuego en la cola, quema todo por donde pasa". Se oyen reventas, tal vez madera, tal vez un almacén tragado por las llamas. El humo ya dificulta la visión. El aire está caliente.

El fuego del lado derecho llega finalmente al camino. Nelson, un hombre que vacila poco, ancha la manguera que riega las inmediaciones de la casa y sube a la pick-up. Vayan a atacar las llamas y coger el avance hacia algunas casas.

Tiago Miranda

Son exitosos y Antonio sonr√≠e, orgulloso por el pron√≥stico dos horas antes. "Fue f√°cil. ¬ŅNo fue lo que dije? ", Muestra su vena m√°s gabarola. "La gente de la tierra es lo que saben", insisti√≥.

Esa victoria llena a aquellos hombres de orgullo y coraje. Quieren atacar el fuego que va allá adelante, ya fragmentado y menor. Es improbable que las autoridades que cortan las carreteras los dejen pasar. Es ahí donde entra en acción José Silva, hasta allí un fantasma. Con una gorra con patrones tropa a decir "Vogue", la barba de tres días y anteojos oscuros, amenazó: "Si no pasa civil, visto el uniforme de militar", arranca unas risas.

Pero ellos tenían otro plano, la ratonera ya estaba montada. Llenaron los depósitos nuevamente y salieron por la puerta de atrás, en una carretera de tierra. En dos minutos ya estaban en el lugar que querían. Y el humo blanco hablaba al mundo de otra rendición. Y de otra victoria.

Tiago Miranda

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *