Electores: condenados a votar de cruz?





El electores portugueses poco lo que respecta a la elección de diputados de la nación. Lo que se le pide, cada cuatro años, es que coloque una cruz en un boletín de voto con los símbolos de los partidos. Y lo que la gran mayoría de los votantes en Portugal si el voto, ni molestar a conocer a los candidatos. Tiene sentido. ¿Por qué movilizar energía mental para algo en que no nos es necesario que participemos? Esta no es, sin embargo, la realidad de la abrumadora mayoría de los países europeos, en los que, con sistemas electorales variados para la cámara baja del parlamento, se permite la expresión de un voto preferencial, en algunos (a) candidato (a).





En un artículo en una obra colectiva organizada por André Freire, presenté los argumentos favorables a la necesidad de esa reforma así como los criterios que debían ser satisfechos por el nuevo sistema electoral. Por sugerencia del organizador puse incluso la reproducción de los boletines de voto de tres sistemas diferentes que permiten voto personalizado (ver Anexo 2). El complejo y creativo voto único transferible de Irlanda, en el que el elector ordena a los candidatos y donde se puede ver la foto del candidato, pasme, y su morada (!); el simple voto preferencial danés, en el que el elector hace sólo una cruz en un nombre de un candidato de un partido en un círculo electoral pequeño y finalmente el doble voto alemán en el que el elector debe votar tanto en un partido como en un candidato a ser elegido en un círculo uninominal , pero con la determinación plurinominal.

En breve saldrá por Almedina un ebook, coordinado por Marina Costa Lobo, con las intervenciones en un seminario organizado por el Instituto de Políticas Públicas (IPP) y el ICS sobre la reforma del sistema electoral.

Este tema llegó de nuevo a debate esta semana con el seminario sobre la reforma electoral en la Facultad de Derecho de la Universidad de Lisboa en torno a una propuesta (una variante del sistema alemán) por la Asociación Portuguesa de Calidad Democracia (APDQ) y SEDES con la participación del Presidente de la República (PR), de representantes de partidos políticos y de algunos diputados constituyentes (Vital Moreira y António Barreto). La sensación que he retirado del debate es que, por regla general, las generaciones superiores a los sesenta años, y que acompañan estos debates desde hace décadas, ya no creen en la posibilidad de reforma. Por otro lado, los partidos políticos se dividen y defienden propuestas mutuamente incompatibles. Los pequeños partidos están en contra pues creen que esta propuesta les perjudica. En los grandes, PSD insiste obstinadamente en la reducción del número de diputados (que los otros partidos no aceptan) y apoya (?) Voto preferencial en lista, mientras que PS sigue apoyando una variante del sistema alemán, como recuerda Pedro Delgado Alves.

Aquí llegados, con pesimismo de los que más se han inclinado sobre esto y desacuerdo entre partidos, estaremos condenados a en los próximos 30 años ser observadores de las elecciones de diputados de los directorios y distritos partidistas? Como no suscribo las tesis del materialismo histórico y de la inevitabilidad de los recorridos evolutivos de las sociedades, sólo puedo responder con esto: depende del desempeño del régimen democrático, de la economía y del compromiso en una reforma que todos tengamos en los próximos años.

Es necesario que haya individuos y organizaciones emprendedores de la reforma. José Ribeiro e Castro, ha sido un emprendedor y con la propuesta de la APDQ / SEDES, que es muy meritoria, existe, como ha dicho, un punto de partida para un debate y mejoramiento de la misma. Es necesario continuar el debate académico y profundizar técnicamente las propuestas. En este caso la separación de los círculos de Madeira y Azores me parece inevitable y hay que trabajar concretamente el diseño de los círculos uninominales. Esto acentuaría más la propuesta. De los sistemas electorales de voto personalizado una variante del modelo alemán es, en mi opinión, lo más posible de ser aceptada en el futuro por los partidos que no lo suscriben hoy, pues a pesar de todo mantienen un control estricto sobre quién son los candidatos que podrán ser elegidos. La diferencia es que en este sistema serían conocidos. Sabiendo que los partidos no están muy movilizados para la reforma, y ​​que los más viejos son naturalmente pesimistas, es bueno que las organizaciones de la sociedad civil y los individuos, sobre todo de las generaciones más jóvenes, se movilicen y presionen a los partidos para este cambio.

Profesor catedrático del ISEG, diputado independiente elegido por el PS





Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *