El uruguayo marc贸 gol hist贸rico, enfureci贸 la dictadura y abandon贸 el f煤tbol





Qui茅n marca el gol es una pregunta com煤n que los periodistas hacen a los jugadores despu茅s de un partido de f煤tbol, 鈥嬧媝ero cambi贸 la vida del joven delantero uruguayo Julio Filippini, de 19 a帽os, en su debut con el Defensor.





芦Le env铆o un saludo a mi hermano y a los compa帽eros de Penal Liberdade禄, respondi贸, antes de darse la vuelta y marcharse, sin importarle lo que hab铆a dicho.

Tan pronto como sali贸 del vestuario, encontr贸 a su novia, desesperada. 芦驴Qu茅 tonter铆a fue eso que hiciste?禄, Pregunt贸.

Su padre lo estaba esperando a la salida del estadio Centenario, con el motor del autom贸vil en marcha, y no lo llev贸 a su casa. Hizo que su hijo se escondiera durante casi una semana. El d铆a despu茅s del partido, polic铆as se presentaron en el estadio Luis Franzini, la sede del club, en busca de Filippini. Como no lo encontraron, llevaron a otros jugadores a la estaci贸n de polic铆a para darles aclaraciones.

En su debut como profesional, el delantero hab铆a marcado el empate de su equipo contra Nacional, para el Campeonato Uruguayo de 1976. Fue un momento hist贸rico porque el Defensor, con la ventaja final de un punto, gan贸 ese a帽o, el primero momento en que un equipo fuera del d煤o nacional y de Pe帽arol gan贸 el t铆tulo en la era de la profesionalidad, que comenz贸 en 1932.

El escenario de la victoria fue el Uruguay de la dictadura dirigida por el presidente Juan Mar铆a Bordaberry, con detenciones arbitrarias, torturas, c谩rceles pol铆ticas y desaparecidos. Filippini dedic贸 el gol a su hermano Eduardo, encarcelado en la prisi贸n, ir贸nicamente llamado Liberdade.

Ese primer juego deber铆a haber sido su comienzo, pero fue el final. Julio Filippini nunca m谩s jug贸 al f煤tbol como profesional.





鈥淪ab铆a que mi hermano hab铆a escuchado el juego anterior en la radio y tal vez escuch茅 ese. Quer铆a enviarle un saludo a 茅l y a los compa帽eros de celda que conoc铆a. No ten铆a intenci贸n de provocar, pero me di cuenta de que tal vez podr铆a interpretarse como algo m谩s fuerte 芦, Hoja el ex delantero, ahora contador retirado y todav铆a empleado de la ciudad de Montevideo.

El periodista que lo entrevist贸 y pregunt贸 qui茅n dedic贸 el gol tambi茅n fue llamado por los militares. Cuando V铆ctor Hugo Morales, quien a帽os m谩s tarde se mud贸 a Argentina y se convirti贸 en uno de los narradores m谩s importantes del pa铆s, ingres贸 a la sala, un comandante del Ej茅rcito lo estaba esperando con una grabadora sobre la mesa. Presion贸 una tecla, y la entrevista de Filippini reson贸 en la habitaci贸n.

鈥淓l oficial me mir贸 y me dijo: voy a darle un mensaje que ser谩 f谩cil de entender. Recibiste una tarjeta amarilla 鈥, dijo Morales. Luego fue despedido.

La dictadura de Uruguay, iniciada por un golpe de estado en 1973, dur贸 hasta el 28 de febrero de 1985, exactamente hace 35 a帽os. Seg煤n una encuesta realizada por la Comisi贸n de Paz, creada en 2000 para investigar cr铆menes pol铆ticos, 174 personas desaparecieron en Uruguay durante el per铆odo y alrededor de 100 presos pol铆ticos fueron asesinados.

Filippini se convirti贸 en uno de los nombres m谩s buscados debido al objetivo dedicado a su hermano, pero la dictadura ten铆a otras preocupaciones en ese equipo Defensor que har铆an historia.

El mediocampista Pedro Graffigna, 14 juegos para el equipo nacional, fue un nombre marcado por el sistema de represi贸n. Solo su condici贸n de atleta famoso en el f煤tbol nacional lo hizo escapar de grandes problemas. Cuando fue detenido por la polic铆a en la calle, se encontr贸 un libro de pagos con 茅l en la CNT, centro sindical que era ilegal en ese momento.

Las autoridades sab铆an que, cuando jugaba en Chile, Graffigna hab铆a participado en movimientos comunistas.

El defensor Javier Beethoven fue arrestado a punta de pistola mientras jugaba f煤tbol en la calle con su hijo. Pas贸 la noche en la sede del Cuerpo de Marines y fue liberado al d铆a siguiente. Todav铆a no sabe el motivo del arresto. El gobierno sab铆a que muchos de los jugadores eran militantes o simpatizantes del Frente Amplio, la uni贸n de partidos de izquierda.

Y luego estaba el 芦gur煤禄 o 芦dios禄, los dos apodos de Jos茅 Ricardo de Le贸n, el entrenador comunista que llev贸 los m茅todos de baloncesto al f煤tbol y se convirti贸 en el campe贸n nacional Defensor. Uno de los precursores de la presi贸n para recuperar la posesi贸n del bal贸n que se ha puesto de moda hoy en d铆a con el alem谩n J眉rgen Klopp, De Le贸n ha sido acusado durante a帽os de ser un partidario del 芦anti-f煤tbol禄.

Mucho m谩s tarde, la historia fue revisada y lleg贸 a ser considerado el creador de un estilo que se parec铆a al f煤tbol total de Holanda en la Copa del Mundo de 1974. 鈥淛uego para ganar. Lo 煤nico importante es ganar 鈥, dijo.

Era tan fundamental que no acept贸 comprometer la posibilidad de ganar debido a las preferencias pol铆ticas. Creyendo que el ataque necesitaba un anotador experimentado, indic贸 Luis Cubilla, de 36 a帽os, simpatizante del Partido Colorado, un acr贸nimo alineado con los militantes y un amigo del presidente Bordaberry.

Su preferencia por la izquierda, la conexi贸n con los partidos socialistas y la imagen de ese Defensor impidieron que el entrenador llegara al equipo uruguayo.

鈥淟os militares no interfirieron en el campeonato para evitar que el Defensor ganara. La cuesti贸n pol铆tica surgi贸 solo m谩s tarde. Y la venganza fue no permitir que el maestro fuera a la selecci贸n 鈥, explica Filippini.

El jugador de 19 a帽os ya no jugaba m谩s, pero era parte de la imagen ic贸nica de ese t铆tulo y uno de los m谩s memorables en la historia del f煤tbol sudamericano. Cuando el equipo derrot贸 a Rentistas en la 煤ltima ronda y sell贸 la victoria, los jugadores decidieron tomar la vuelta ol铆mpica en sentido horario, al contrario de lo habitual.

鈥淔ue intencional. Era lo que quer铆amos hacer. Viv铆amos un momento muy especial y era una forma de demostrar que hab铆amos logrado algo considerado imposible 鈥, completa Filippini.

Al ser campe贸n en 2004, 2007 y 2014, Danubio convirti贸 la 芦vuelta ol铆mpica al rev茅s禄 en una tradici贸n.

El tono de voz de Julio, ahora de 63 a帽os, no muestra dolor porque ese empate con Nacional fue su 煤nico partido como jugador profesional. Si hubo alg煤n arrepentimiento, se qued贸 atr谩s.

鈥淓staba en las categor铆as de base. Fui elegido en ese juego debido a lesiones. Luego volv铆 a los menores de 20 a帽os y fuimos subcampeones. Cuando termin贸 el campeonato, me despidieron. No puedo confirmar si esto sucedi贸 debido a la pol铆tica, pero a帽os despu茅s algunos oficiales del club me dijeron que saludar a mi hermano molest贸 a mucha gente 鈥, explica.

芦Ahora hay un comentario cada a帽o sobre cu谩ndo el equipo de un club fundado por trabajadores se dio la vuelta durante la dictadura. Eso es todo禄, concluye.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *