El terremoto en el sur de México





Desprecio por evidencias científicas es un ítem que no suele faltar en la canasta básica de la derecha populista. No sorprende, por tanto, que el terraplén tenga lugar cautivo en ese kit, lado a lado de ideologías como el ultranacionalismo.





En declive desde que Nicolás Copérnico (1473-1543) revolucionó la ciencia al mostrar que la Tierra no es el centro del universo, el entusiasmo por la teoría de que nuestro planeta es plano es catapultado por los mismos canales virtuales que abastecen a los partidarios de la derecha del mundo.

Es en este nuevo orden global que terraplén se convirtió en sinónimo de conservador, dice Christopher Sabatini, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Columbia.

"Es s√≥lo un atajo para etiquetar su rechazo a la ciencia. La etiqueta transmite que, as√≠ como aquellos que resisten desde hace 600 a√Īos a hechos cient√≠ficos, la extrema derecha se niega a aceptar evidencias sobre cambio clim√°tico, homosexualidad, etc. "

La comunidad científica puede incluso contabilizar una minoría enana dentro de consensos casi absolutos, como el debate sobre el calentamiento global. Pero no se tiene noticia de un científico serio que no rechace la hipótesis de una Tierra que más parece una panqueque que una naranja.


CINCO ARGUMENTOS CONTRA LOS TERRAPLANISTAS

ECLIPSES DE LA LUNA

La √ļnica manera de explicar los eclipses lunares es la alineaci√≥n entre Sol, Tierra y Luna, de tal manera que la sombra de la Tierra est√° proyectada sobre el sat√©lite natural. Esta sombra es redonda -lo que s√≥lo es posible si la Tierra es una esfera, no una tabla





circunnavegación

Desde el comienzo del siglo 16 los navegadores -y, desde el siglo pasado, los aviadores- saben que da para salir de un punto del planeta y avanzar en línea recta toda vida hasta volver al mismo lugar de donde vinieron. Esto sólo es posible en un planeta redondo

FUSOS HORARIOS

La √ļnica manera de explicar las diferencias de horario entre lugares distantes en la Tierra es por medio de la rotaci√≥n y del formato esf√©rico del planeta. Si el sol iluminara algunos lugares primero y otros despu√©s, hecho un proyector, ser√≠a posible verlo en un rinc√≥n del cielo mismo por la noche

OTROS PLANETAS

No es s√≥lo una foto de la NASA: desde el siglo 17 hasta la m√°s humilde luneta muestra que otros planetas y sat√©lites suelen ser esf√©ricos. ¬ŅPor qu√© s√≥lo la Tierra ser√≠a la excepci√≥n?

ESTRELLAS EN EL CIELO

Si estuviéramos todos encima de un tablero de mesas de proporciones planetarias, todos veríamos las mismas constelaciones en el cielo. Como la Tierra es un globo, quien vive en Nueva York no puede ver nuestro Cruzeiro do Sul, mientras que los moradores de San Pablo no logran ver la estrella Polar, de la constelación de la Ossa Menor


Esto no impide que un tercio de los milenios de los EEUU den al menos la ventaja de la duda para el mito de la Tierra plana. En una encuesta con 8.215 entrevistados en 2018 por el instituto YouGov, el 66% de los que tienen entre 18 y 24 a√Īos dijeron: "Siempre cre√≠ que el mundo es redondo".

¬ŅDe verdad? La duda es esparcida por Internet por gente como Mark Sargent.

"Estamos dentro de un mundo cerrado como el" Show de Truman ", con miles de kilómetros de ancho?" Así inicia la descripción del canal de YouTube de este americano que comenzó la carrera jugando videojuego profesionalmente y se convirtió en un líder en lo que llama "ejército "tierraplanista" -a hoja él calcula que hay al menos cien millones como él, sin considerar que "el 90% de nuestro batallón está en el armario".

El Truman de la ficción, interpretado en 1998 por Jim Carrey, fue adoptado bebé por una red de televisión y vivía sin desconfiar en un estudio creado artificialmente para él. Una burbuja.

Los terraplenes se aferran al presupuesto de que la humanidad habita una superficie plana cubierta por un domo: una especie de cielo, donde el sol y la luna son astros mucho m√°s peque√Īos de lo que imagin√°bamos. Esta hip√≥tesis predica que un pared√≥n de hielo (la Ant√°rtida) de 360 ‚Äč‚Äčgrados no dejar√≠a que los oc√©anos vaciaran.

¬ŅLas im√°genes de una bellota azul en el espacio? Asambleas. Hace tiempo una conspiraci√≥n global, seg√ļn los detractores de la "tesis del globo", intenta ocultarlo a toda costa.

Si hay un buen momento para dejar el armario es ahora, defiende Sargent. Todo bien que Donald Trump reclam√≥ de la "pregunta est√ļpida" cuando un reportero quiso saber lo que cre√≠a de la teor√≠a, pero Sargent ve una contribuci√≥n del presidente estadounidense a la causa.

"Trump utiliza bastante la expresi√≥n 'fake news' para hablar de los medios, que tiene el poder de generar noticias falsas para desvalidar a quien quiera. Como la mayor√≠a de la gente cree en la prensa principal, esto puede causar mucho da√Īo. "

Una línea de pensamiento que no sorprende a Robert Shapiro, ex jefe del Departamento de Ciencias Sociales de Columbia. Para él, "el espíritu de negación de los hechos ha sido parte de la 'doctrina Trump' y de las teorías conspiratorias de la extrema derecha estadounidense.

Sargent recuerda, por ejemplo, de los reportajes diciendo que los terraplenes embarcar en un crucero hasta "el borde de la Tierra" en 2020. Falso. Ellos cogían, eso sí, zarpar para el Caribe, "por placer". Un periodista británico habría desvirtuado la historia, y el resto de los medios "creyó porque nadie más no veía nada".

La idea de que son las v√≠ctimas, sin ser tambi√©n ellos propagadores de lorotas, es com√ļn al presidente ya los terraplanistas. Otra similitud: el apoyo evang√©lico.

No todo terraplén es cristiano y no todo cristiano es terraplanista, pero que los grupos forman una gran asociación, eso ellos forman, dice Sargent.

Los evangélicos lo hacen con las conferencias sobre el tema, y, por razones obvias, afirma: por más de 15 siglos líderes del cristianismo sólo acepta la versión de que el hombre es el ombligo de todo, y no una esferita más en el espacio. "Sin esa comunidad el terraplén no sería tan poderoso."

Si la Tierra, en la concepci√≥n de ese grupo, queda paradita donde est√°, el mundo da vueltas. La difusi√≥n del terrapl√©n, antes relegado a la broma, gana terreno en el electorado conservador mundo afuera. Por aqu√≠, una conferencia de 2012 con Olavo de Carvalho, el escritor coqueluche de la familia Bolsonaro, rescat√≥ un experimento hecho por dos cient√≠ficos en 1887, a√ļn hoy exaltado por los amigos de Mark Sargent.

"Si de hecho la Tierra se mueve alrededor del Sol, entonces debe haber diferencias en la velocidad de la luz en varios puntos de la Tierra seg√ļn las varias estaciones del a√Īo. Y ellos midieron eso miles y miles de veces y vieron que no cambiaba nada. Entonces, de las dos, una. O la Tierra no se mueve o hay que modificar la f√≠sica entera.

El propio Olavo se quej√≥ en Twitter, en 2016: "Me meten en YouTube y luego se separan que defiendo la teor√≠a de la Tierra Plana. El n√ļmero de idiotas universitarios que creen es incalculable ", escribi√≥.

Buscado, el escritor dijo que no da entrevistas sobre temas que no investigó. Días después de hoja lo cuestionó, tujetó: "No estudié el asunto de la Tierra Plana. Sólo he visto unos videos de experimentos que muestran la planicidad de las superficies acuáticas, y no he podido encontrar hasta ahora nada que los refute.

Hace dos semanas, el ministro astronauta de Bolsonaro, Marcos Pontes (Ciencia y Tecnología), reprodujo cómics que trataban el ascenso del grupo como tragicómica: científicos se habían dedicado a "uno de los mayores desafíos puestos en práctica", colocar satélites en el espacio, sólo para que alguien pudiera tener el mismo internet que propaga que la Tierra es plana.

Con tantas personas as√≠ en el mundo, la tesis entr√≥ en la agenda, casi siempre de forma burlona, ‚Äč‚Äčde programas de televisi√≥n y de documental protagonizada por Sargent, "La Tierra es Plana" (disponible en Netflix).

La pel√≠cula muestra c√≥mo el movimiento tiene picuitas internas. Sargent, por ejemplo, es se√Īalado por uno de sus pares de ser un agente secreto al servicio del gobierno. Su amiga Patricia Steere, otra youtuber terraplanista, idem. Su propio nombre termina con "CIA", justifican sus acusadores.

√Čl odi√≥. Crees que el director fue injusto y s√≥lo mostr√≥ experimentos que resultaron mal. Para √©l, cuestionar premisas establecidas es b√°-b√°-b√° en la ciencia, y si nadie es capaz de probar sin una hilatura de duda que nuestro planeta es esf√©rico, entonces no tiene por qu√© comprar esa versi√≥n.

Los científicos están llenos de certezas que se deshacen con el tiempo, dice. Como la de que los dinosaurios eran "orugas", mientras hoy ya se admite que ellos pueden haber tenido plumas, como pájaros.

Para el geofísico Sérgio Sacani, doctor en geociencias por la Unicamp, ridiculizar a los adeptos del terraplanismo es un deservicio, y no ayuda a la academia a vivir en un mundillo aparte.

"Existe hasta la llamada teoría de la torre de marfil: los académicos están allí, en una torre, y son inalcanzables. Esto da la oportunidad de propagación de pseudociencias. El problema es que hoy ellos sintieron el agua golpear el culo: o hacen algo o se van a ahogar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *