El suegro del siglo





¬ŅQu√© tienen en com√ļn Donald Trump y Peter Griffin? Bueno, adem√°s de ser ambas criaturas deformadas en el camino a la enfermedad cardiovascular, profundamente inconscientes de la compleja realidad que las rodea y tener un coeficiente intelectual y la madurez emocional de una pelota de f√ļtbol, ‚Äč‚Äčson lo que se puede llamar un ¬ęPadre de familia¬Ľ ( ¬ęHombre de familia¬Ľ, en el idioma de Cam√Ķes).





Ahora, si Peter Griffin es un personaje de dibujos animados m√°s o menos divertido seg√ļn la tolerancia de cada espectador a las diversas formas de insulto, Trump es demasiado real como para querer re√≠r; pero el resto es b√°sicamente lo mismo. Y ambos tienen relaciones muy peculiares con sus respectivas hijas.

En una actitud cl√°sica de un suegro malicioso, Trump le dio a su yerno, un inversionista y desarrollador de propiedades de 39 a√Īos llamado Jared Kushner, la tarea imposible de organizar un acuerdo de paz entre Israel y Palestina.

Este joven, que ingres√≥ a Harvard despu√©s de una generosa donaci√≥n de US $ 2.5 millones de las papas, habr√° utilizado su vasto conocimiento de la construcci√≥n y los bienes ra√≠ces para escribir lo que modestamente llam√≥ ¬ęAcuerdo del Siglo¬Ľ, un pseudo-tratado de paz para lo que ser√° la tensi√≥n sociopol√≠tica m√°s grande y compleja del mundo. Un tipo altamente calificado para el trabajo (e imparcial, ya que ni siquiera es un jud√≠o ortodoxo). Pero no se preocupe: Kushner dice que ya ha le√≠do ¬ęunos 25 libros¬Ľ sobre el tema.

En realidad, este ¬ęacuerdo¬Ľ tiene muy pocos aspectos dignos de tal palabra. Kushner lo present√≥ en una conferencia ¬ęsimilar a Davos¬Ľ en Bahrein, donde la banca, los bienes ra√≠ces, los magnates de relaciones p√ļblicas e incluso el presidente de la FIFA estuvieron presentes, pero no la autoridad palestina.

Quizás imaginándose a sí mismo como un gran innovador, anunció que, en lugar de centrarse en un proceso político para lograr el objetivo de paz, abordarían el tema desde un punto de vista económico, proponiendo invertir alrededor de US $ 50 mil millones en la construcción de infraestructura y (el de una administración que redujo los fondos de ayuda a los palestinos).

Empezamos mal: el problema nunca fue económico. Los palestinos no están dispuestos a vender su dignidad, ni renunciarán a sus tierras a cambio de unos pocos dólares. El hecho de que hayas comprado en Harvard no significa que compres paz en el otro lado del mundo, Jared.





Kushner continu√≥ su gira promoviendo esta farsa – perd√≥n, este acuerdo – atacando a las autoridades palestinas, diciendo que el rechazo del documento ser√≠a otra ¬ęoportunidad malcriada¬Ľ, como todos los dem√°s que se les hab√≠an dado. S√ļper conciliador y nada condescendiente.

Y, por supuesto, los palestinos, que desde 2017 no han sido consultados para la redacci√≥n del documento, solo si fueran est√ļpidos aceptar√≠an la imposici√≥n de una supuesta paz en la que no tienen control sobre su espacio a√©reo, no pueden constituir un ej√©rcito ni ning√ļn tipo de fuerzas las fuerzas armadas, no pueden hacer acuerdos internacionales sin la aprobaci√≥n de Israel y ver los territorios ocupados de Cisjordania (que violan claramente el derecho internacional y no son reconocidos como Israel por ning√ļn pa√≠s decente e imparcial) formalmente anexado por Israel, esto a cambio de dos bolsillos del desierto cerca de la frontera con Egipto.

Ni siquiera Jerusal√©n ser√≠a la capital de hecho de este pseudoestado palestino, ya que solo tendr√≠an media docena de vecindarios fuera de la ciudad (un poco como si los espa√Īoles ahora reclamaran Lisboa y, para silenciarnos, dijeron que tambi√©n era nuestra capital, pero solo nos quedamos con Fanh√Ķes y Bucelas, ¬Ņfirmar√≠as este acuerdo?

La autoridad moral de Estados Unidos para ser la policía mundial se ha agotado hace mucho tiempo. Sin embargo, y siendo el ejército más poderoso que existe, los estadounidenses están utilizando tácticas de intimidación e imponiendo sus visiones en territorios de los que deberían haberse retirado hace décadas. En este caso específico, vemos una receta perfecta: actores brutalmente comprometidos con un lado del conflicto, con una profunda ignorancia y falta de preocupación por la realidad de los hechos y una agenda de intereses económicos y políticos (nada) oculta que guía las decisiones tomadas.

Es curioso tiempo de estos anuncios, en un momento en que Trump se enfrentaba a un proceso de juicio pol√≠tico y, sobre todo, Netanyahu fue acusado de corrupci√≥n, mientras se preparaba para una elecci√≥n cr√≠tica en marzo, la tercera en un a√Īo.

¬ŅC√≥mo se puede encontrar que un pa√≠s tiene autoridad conciliadora cuando traslada la embajada de Israel a una ciudad que la comunidad internacional no reconoce como completamente israel√≠ o reconoce que la ocupaci√≥n de los Altos del Gol√°n es leg√≠tima (ya que es el √ļnico pa√≠s en el mundo con esto posici√≥n)?

¬ŅC√≥mo es que un jud√≠o ortodoxo que nunca ha hecho pol√≠tica internacional puede mediar en un conflicto milenario entre jud√≠os y musulmanes, a pesar de que todav√≠a se las arregla para tomarlo como ¬ęEl crecimiento de los asentamientos israel√≠es es imparable¬Ľ?

Si Kushner y Trump quieren prosperidad para Palestina, intente presionar a sus amigos israel√≠es para que levanten el bloqueo a Gaza, desalojen los territorios de Cisjordania, les den las riendas de su propio destino y ver√°n una econom√≠a con potencial de crecimiento, por el contrario de lo que ha sido por a√Īos. Yo deseo

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *