El siglo del populismo





El populismo es un fen√≥meno sociopol√≠tico global y su car√°cter emocional y debilitante de la democracia liberal es uno de sus rasgos caracter√≠sticos. En todo el mundo, los l√≠deres personalistas han tratado de debilitar las instituciones de la contramayor√≠a para ejercer el poder pol√≠tico sin obst√°culos. ¬ŅEl siglo XXI estar√° marcado por el auge constante de gobiernos populistas o tendr√°n alg√ļn tipo de l√≠mite?





La reciente publicaci√≥n de Pierre Rosanvallon, ‚ÄúEl siglo del populismo‚ÄĚ (Ediciones Manantial, 2020), nos ayuda a comprender las diferentes caracter√≠sticas de los l√≠deres populistas, de izquierda y de derecha, en el siglo XXI a nivel mundial.

Esto, a través del abordaje de una anatomía de la cultura política populista con la identificación de los cinco elementos que la constituyen: concepción del pueblo, teoría de la democracia, modalidad de representación, política y filosofía de la economía y un régimen de pasiones y emociones.

En el caso de Estados Unidos, el comportamiento político y la recurrencia discursiva de Donald Trump encarnó algunos de estos elementos y, aunque ya no está en el cargo, ha dejado una huella en la historia del país que será difícil de borrar.

La emotividad plasmada en los discursos pol√≠ticos de Trump, estructurada en la l√≥gica ¬ęnosotros¬Ľ contra ¬ęellos¬Ľ, y el torpedo permanente de las instituciones democr√°ticas, ha sido una constante que alcanz√≥ su punto √°lgido el 6 de enero.

Seg√ļn Nancy Pelosi, presidenta de la C√°mara de Representantes, ‚Äúel objetivo de los seguidores del presidente era acabar con nuestra democracia‚ÄĚ, luego de que enviara un mensaje pol√≠tico a sus seguidores con una frase fulminante que dice mucho de su filosof√≠a de vida: ‚Äú luchar como el infierno ‚ÄĚ.

Esta es una estrategia discursiva que tuvo como terreno f√©rtil las noticias falsas, las teor√≠as de la conspiraci√≥n y el ‚Äúestado profundo‚ÄĚ, una supuesta red de funcionarios p√ļblicos que act√ļan en secreto, como el poder de facto que est√° fuera del ojo p√ļblico, controlando los hilos. y manipulando cosas.





Un c√≥ctel perfecto para mantener vivo un r√©gimen de pasiones y emociones, principal connotaci√≥n de la cultura pol√≠tica populista en la que, como dice Rosanvallon, ¬ęlos objetos se magnifican en medio de la oscuridad. A la sombra, todo parece hostil y gigantesco¬Ľ.

Este problema solo ha aumentado en un mundo donde la desinformación, las revelaciones y los escándalos surgen en todo momento, mientras las sospechas contra los poderosos se renuevan constantemente y la confianza en las instituciones se derrumba.

Otro elemento destacable del universo populista es la polarización y destrucción del centro político, el lugar donde es posible deliberar, consensuar y respetar las reglas del juego. En Bolivia, Evo Morales se postuló por cuarta vez consecutiva a la presidencia en 2019, a pesar de haber perdido un referéndum constitucional con el que intentaba renovar su candidatura.

Esto debilit√≥ la institucionalidad democr√°tica del estado, gener√≥ malestar ciudadano, polarizaci√≥n social y una rebeli√≥n ciudadana que llev√≥ a la renuncia del expresidente. Seg√ļn Carlos de la Torre, ‚Äúaunque los populismos latinoamericanos desde Per√≥n hasta Ch√°vez inclu√≠an a los pobres y los desamparados, sus pr√°cticas en el poder han sido autoritarias‚ÄĚ.

De hecho, el Tribunal Constitucional actuó como un títere del Poder Ejecutivo administrado por Evo en beneficio de su postulación, pero en detrimento del voto popular y el resultado legal y legítimo de un referéndum constitucional que le fue adverso. Desde el punto de vista de la democracia política y en contraste con la cultura política populista, el Tribunal Constitucional implica restricciones a las autoridades independientes y una reducción de su área de intervención.

Las consecuencias de este hecho pol√≠tico han sido el debilitamiento paulatino de las instituciones contra mayoritarias. Seg√ļn el c√©lebre polit√≥logo Adam Przeworski, ¬ęla funci√≥n de los tribunales constitucionales es proteger los derechos contra los caprichos de las mayor√≠as temporales¬Ľ. Pero en Bolivia sucedi√≥ lo contrario: la Corte Constitucional cedi√≥ al capricho de un l√≠der de mayor√≠as temporales que perdi√≥ bajo las reglas de la democracia.

En perspectiva, este fue un evento que perjudic√≥ la democracia pol√≠tica del pa√≠s. Pero, m√°s que eso, hizo que la ciudadan√≠a desconfiara de las instituciones p√ļblicas y convirti√≥ la constante violaci√≥n de las normas de convivencia social y pol√≠tica en un comportamiento habitual y casi natural.

Sin duda, Pierre Rosanvallon nos permite tener una comprensi√≥n m√°s amplia y profunda del populismo como fen√≥meno pol√≠tico. Con sus herramientas conceptuales, es posible distinguir e interpretar ciertos eventos pol√≠ticos liderados por l√≠deres pol√≠ticos que rompen las reglas del juego al identificar un enemigo para atacar y destruir, consider√°ndose como la encarnaci√≥n √ļnica de los intereses colectivos.

Sin embargo, el avance de la cultura pol√≠tica populista parece no tener l√≠mites en el siglo 21. Los seguidores de l√≠deres mesi√°nicos contin√ļan en aumento y se ubican en diferentes espacios del espectro ideol√≥gico. Sus argumentos pol√≠ticos son polarizantes y se basan en noticias falsas. Peor a√ļn, diluyen la cordura del centro pol√≠tico, donde las instituciones democr√°ticas deben servir como reguladoras de pasiones y emociones.

* Traducción de Maria Isabel Santos Lima

www.latinoamerica21.com, un medio pluralista comprometido con la difusión de información crítica y veraz sobre América Latina.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *