El Senado recibe un juicio político contra Trump en medio de una ruptura republicana





La C√°mara de los Estados Unidos envi√≥ el lunes el art√≠culo de juicio pol√≠tico del ex presidente Donald Trump al Senado, que dar√° la √ļltima palabra sobre el proceso.





El republicano está acusado de alentar la invasión al Congreso el 6 de enero por parte de sus partidarios para intentar revertir por la fuerza el resultado de las elecciones que perdió. Aunque ya ha dimitido, el proceso puede retirarle sus derechos políticos y evitar que vuelva a postularse para presidente.

En un gesto simbólico, la entrega la realizó un grupo de nueve diputados, quienes salieron de la Cámara, con los documentos en mano, y caminaron hacia el Senado.

Liderados por el congresista Jamie Raskin (de Maryland), los congresistas cruzaron los espacios invadidos en el ataque a principios de este mes para comunicar que estaban entregando las conclusiones de su investigación.

Después de que Raskin leyó el texto completo, se fueron.Somos un negocio operado y de propiedad familiar.

En una entrevista con CNN el lunes, el presidente Joe Biden dijo que el juicio ¬ętiene que suceder¬Ľ. Sin embargo, seg√ļn √©l, no habr√° 17 republicanos que voten en contra de Trump, el n√ļmero m√≠nimo para aprobar el caso de la C√°mara.

¬ęEl Senado ha cambiado desde que yo estuve aqu√≠, pero no ha cambiado tanto¬Ľ, dijo el dem√≥crata.





El juicio ser√° conducido por el senador dem√≥crata Patrick Leahy, de 80 a√Īos, decano de la C√°mara. El primer juicio pol√≠tico de Trump fue presidido en el Senado por John Roberts, presidente de la Corte Suprema. Sin embargo, dado que el acusado no es el actual presidente de Estados Unidos, un senador puede guiar el juicio.

La prueba no comenzará de inmediato. Hubo un acuerdo entre las partes, y el análisis del caso debería comenzar el 9 de febrero, dándole a Biden dos semanas para avanzar con sus agendas en el Senado, especialmente el nombramiento de su equipo de gobierno y un paquete de estímulo económico.

Al mismo tiempo, el aplazamiento permitirá a Trump formular mejor su defensa. También les da a los republicanos más tiempo para tratar de entenderse: el juicio político solo pasará si parte de los senadores del partido votan en contra del expresidente.

El domingo (24), las entrevistas mostradas en la televisi√≥n estadounidense mostraron nuevos ecos de un partido dividido. El senador Mitt Romney de Utah dijo que planea votar a favor del juicio pol√≠tico. ¬ęLo que vimos, un est√≠mulo a la insurrecci√≥n, es un delito de acusaci√≥n. Si no lo es, ¬Ņcu√°l ser√≠a?¬Ľ, Dijo Romney, en CNN.

Es un cr√≠tico de Trump desde hace mucho tiempo y fue el √ļnico senador republicano que vot√≥ en contra del entonces presidente en el primer proceso de juicio pol√≠tico a principios del a√Īo pasado.

Por otro lado, otros republicanos leales a Trump argumentan que continuar el proceso no tiene sentido, porque el imputado ya se ha retirado, y que castigarlo aumentar√≠a las tensiones en la sociedad estadounidense. Marco Rubio, un senador de Florida, compar√≥ el proceso con ¬ęechar gasolina al fuego¬Ľ y dijo en Fox News que la iniciativa es est√ļpida y contraproducente.

Rubio comparó el caso de Trump con el de Richard Nixon, el presidente que renunció en medio de un proceso de juicio político en 1974, y posteriormente fue indultado por su sucesor, Gerald Ford, quien fue su suplente.

¬ęCreo que todos estar√≠an de acuerdo en que el perd√≥n del presidente Ford fue importante para que el pa√≠s pudiera avanzar, y la historia ha responsabilizado a Nixon por sus acciones¬Ľ, dijo Rubio.

El senador Tom Cotton, de Arkansas, argumentó en NBC que seguir el proceso de juicio político contra un ex presidente está fuera del Congreso. Sin embargo, la Constitución no establece plazos para el juicio, lo que deja espacio para que se produzca después de la salida del presidente del cargo.

El peso político de Trump para el futuro del partido es una de las mayores dudas. Tenía 74 millones de votos en las elecciones de noviembre, un récord para un candidato republicano, y demostró ser capaz de convencer a miles de personas para que sigan luchando por él, incluso después de la derrota.

Sin embargo, el expresidente perdió una de sus principales armas políticas, su perfil de Twitter, que enviaba varios mensajes al día a millones de seguidores, generó polémica y llamó la atención.

Desde que dej√≥ el cargo el mi√©rcoles, Trump no ha hecho declaraciones p√ļblicas. Despu√©s de dejar la Casa Blanca, se fue a Florida, donde es due√Īo de un resort.

Los senadores demócratas ya dejaron en claro que pretenden continuar con el caso contra Trump, responsabilizarlo por los actos del 6 que dejaron cinco muertos y evitar que ocurra una situación similar en el futuro.

¬ęCreo que tendremos cada vez m√°s pruebas en las pr√≥ximas semanas, como si no fuera suficiente que una turba enojada invadiera el Capitolio, luego no trat√≥ de detenerlos y un polic√≠a fue asesinado¬Ľ, dijo Amy Klobuchar. , un senador dem√≥crata.

¬ęNecesitamos responsabilidad, para Donald Trump y para todos los que participaron en ese levantamiento¬Ľ, dijo la dem√≥crata Elizabeth Warren.

Este es el segundo proceso de juicio político que enfrenta Trump. En el primero, fue absuelto por el Senado 21 días después de que la Cámara remitiera el caso. Esta vez, el juicio del Senado podría ir un poco más rápido: se espera que dure alrededor de dos semanas.

Una de las cosas que acelera es que el proceso se basa principalmente en acciones tomadas en p√ļblico, como las declaraciones de Trump en un mitin, pocas horas antes de la invasi√≥n, y no en informaci√≥n obtenida de las investigaciones. En la C√°mara, el proceso fue aprobado dos d√≠as despu√©s de su presentaci√≥n.

El Senado deber√° escuchar los argumentos de la fiscal√≠a -representada por diputados dem√≥cratas- y de la defensa antes de realizar la votaci√≥n. Los senadores act√ļan como si fueran el jurado. La acusaci√≥n y la defensa pueden solicitar la citaci√≥n de testigos y la inclusi√≥n de nuevas pruebas, lo que puede retrasar el final del juicio.

La aprobación del juicio político necesita el voto de 67 senadores. Actualmente, hay 50 parlamentarios demócratas, incluidos dos independientes que votan con el partido, y 50 republicanos en la Cámara.

Es decir, para que Trump sea destituido, será necesario votar al menos a 17 republicanos, además de todos los demócratas.

Si se aprueba el juicio pol√≠tico, habr√° una segunda votaci√≥n para retirar los derechos pol√≠ticos de Trump. Este veto debe ser aprobado solo por mayor√≠a simple (51 senadores). Seg√ļn la ley estadounidense, no es posible revocar los derechos pol√≠ticos del ex presidente si es absuelto de un juicio pol√≠tico.

Hasta la fecha, ning√ļn presidente estadounidense ha sido acusado, ni mientras estaba en el cargo ni despu√©s de salir de la Casa Blanca.

Seg√ļn la solicitud de remoci√≥n, el expresidente ¬ęhizo deliberadamente declaraciones que alentaron acciones ilegales¬Ľ y ¬ęcontinuar√° siendo una amenaza para la seguridad nacional, la democracia y la constituci√≥n¬Ľ. ¬ęImpulsado por el presidente, los miembros de la multitud a los que se dirigi√≥ […] violaron y vandalizaron el Capitolio, hirieron y asesinaron a equipos de seguridad, amenazaron a miembros del Congreso y al vicepresidente y se involucraron en actos violentos, mortales, destructivos y sediciosos ‚ÄĚ.

La carta tambi√©n cita las l√≠neas de Trump, como ¬ęsi realmente no peleas, ya no tendr√°s un pa√≠s¬Ľ, y menciona sus esfuerzos para subvertir las elecciones, como la llamada telef√≥nica al Secretario de Estado de Georgia, quien pregunt√≥ que ¬ęencontrar votos¬Ľ para cambiar el resultado, adem√°s de las repetidas e infundadas afirmaciones de que la victoria de Biden fue el resultado de un fraude generalizado.

¬ęEn todo esto, el presidente Trump ha puesto en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones gubernamentales. Amenaz√≥ la integridad del sistema democr√°tico, interfiri√≥ con la transici√≥n pac√≠fica del poder y puso en peligro un brazo del gobierno. As√≠, traicion√≥ su confiabilidad como presidente, en evidente detrimento del pueblo de Estados Unidos ‚ÄĚ, dice el texto.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *