El sector tur√≠stico presiona a Espa√Īa para contener la ola de inmigraci√≥n africana en Canarias





Dos grupos de personas han atravesado los pasillos de los hoteles en Canarias: turistas europeos de vacaciones, en busca de un descanso junto al mar, y inmigrantes africanos recién llegados, tras largas y precarias travesías del Atlántico.





Los africanos est√°n siendo colocados all√≠ por el gobierno de Espa√Īa, que es criticado por su forma de afrontar la ola de inmigraci√≥n hacia Canarias.

Territorio espa√Īol, este archipi√©lago a unos 100 km de la costa de √Āfrica registr√≥ un r√©cord en el n√ļmero de inmigrantes este a√Īo. 20.000 personas llegaron de forma irregular por mar en los primeros 11 meses de 2020, y 8.157 solo en noviembre. El total de este a√Īo es diez veces mayor que el de 2019.

Algunos hechos nuevos explican el aumento. Otras rutas de √Āfrica a Europa a trav√©s del Mediterr√°neo han aumentado su aplicaci√≥n en los √ļltimos a√Īos. Y la pandemia ha debilitado a√ļn m√°s la econom√≠a de pa√≠ses como Senegal, Mali y Marruecos. Entonces, entre tener una vida pobre y probar suerte en Europa, m√°s j√≥venes africanos decidieron arriesgarse.

El pescador Djiby Dieng, de 21 a√Īos, lo intent√≥. Dijo a la AFP que sali√≥ de su casa en Mbour, Senegal, el 18 de octubre, con una peque√Īa mochila a la espalda, sin decirle a su madre ad√≥nde iba.

A las 10:00 de ese domingo, se reuni√≥ con un peque√Īo grupo. Antes de continuar, los intermediarios confirmaron que todos hab√≠an pagado la tarifa acordada. La traves√≠a suele costar entre 150 mil y 300 mil francos CFA (R $ 1.400 a R $ 2.800) por persona, monto que equivale a m√°s de dos meses de la renta de un pescador. En algunos casos, familiares y amigos hacen un ¬ęgatito¬Ľ para cobrar el dinero.

Dieng no pag√≥, ya que hizo un trato para ser uno de los pilotos. Los viajeros dejaron la costa en peque√Īas embarcaciones, que pasan desapercibidas entre las decenas de embarcaciones pesqueras.





Luego, en alta mar, se dirigieron a una gran canoa, de unos 20 metros, donde harían la travesía. El viaje puede durar hasta diez días, dependiendo del clima, la habilidad de los pilotos y la calidad del barco. Hay unos 1.500 km de Senegal a Canarias, una distancia comparable de la costa de São Paulo a Salvador, en Bahía.

¬ę√Čramos 131. Hab√≠a gente de todas las edades, j√≥venes, viejos. Pero nos quedamos sin agua y sin comida. Ten√≠amos unas 15 personas deshidratadas. As√≠ que, cerca de la costa de Marruecos, decidimos parar¬Ľ, dice Dieng.

Los problemas de cruce son comunes. Tambi√©n el senegal√©s Saliou Diouf, de 22 a√Īos, dijo que el motor del barco en el que estaba se rompi√≥ el segundo d√≠a. El equipo se incendi√≥ durante un intento de reparaci√≥n y los pasajeros saltaron al agua. Muchos no sab√≠an nadar. De los aproximadamente 200 viajeros, solo 50 fueron rescatados por otros barcos, estima Diouf.

Tambi√©n hay denuncias de embarcaciones improvisadas que se hundieron al intentar escapar de los acercamientos de las patrullas en alta mar, una apuesta de Espa√Īa para intentar frenar el flujo de inmigrantes. El n√ļmero total de muertes en el cruce supera las 500 este a√Īo, seg√ļn la OIM (Organizaci√≥n Internacional para las Migraciones, parte de la ONU). El n√ļmero es el doble que el de 2019.

Para pescadores como Dieng, es habitual navegar en mar abierto durante días, en busca de pescado. La pesca es una actividad habitual en las costas de Senegal y genera unos 600.000 puestos de trabajo directos e indirectos, pero hay muchas quejas de que las redes han estado cada vez más vacías.

La reciente renovaci√≥n de un acuerdo que autoriza a los barcos de Espa√Īa, Portugal y Francia a pescar at√ļn y merluza en aguas senegalesas contribuy√≥ a estimular esta ola migratoria. Fue una se√Īal para los africanos de que habr√° menos pescado disponible.

Además, la pandemia llevó a que los mercados populares operaran en turnos reducidos, lo que complica la venta de productos perecederos.

Los comentarios publicados en las redes sociales tambi√©n act√ļan como est√≠mulo. Amigos que lograron ir a Europa publican fotos de su nueva vida, que son vistas por conocidos que contin√ļan en condiciones precarias.

¬ęLos j√≥venes escuchan comentarios todos los d√≠as como ‘una persona as√≠ [que foi] construy√≥ una casa para los padres ‚ÄĚ, dijo N√©n√© Fatoumata Tall, ministra de j√≥venes de Senegal. El gobierno promete estimular la creaci√≥n de empleo, pero la falta de trabajo sigue presente.

Después de días en el mar, los que consiguen llegar a Canarias hacen cola para ser registrados por la policía y hacer una prueba de Covid-19. La espera se realiza en carpas instaladas en un muelle. Las condiciones de los refugios han sido criticadas por organizaciones humanitarias.

¬ęVi una hilera de tiendas de campa√Īa abarrotadas donde las personas permanecen durante d√≠as, durmiendo en el piso, con 30 o 40 personas usando el mismo ba√Īo qu√≠mico¬Ľ, dijo Judith Sunderland, directora de Human Rights Watch en Europa. ¬ęIncluso considerando las mejores intenciones de quienes trabajan all√≠, esas condiciones no respetan la dignidad de las personas¬Ľ.

Se prohibi√≥ a los periodistas que intentaron acercarse al sitio para registrar la situaci√≥n. El 2 de diciembre, el galardonado fot√≥grafo espa√Īol Javier Bauluz fue empujado por la polic√≠a espa√Īola y obligado a alejarse del muelle donde se encontraban los inmigrantes. El gobierno dice que el veto a la prensa local busca preservar la privacidad de los extranjeros y promete mejorar las condiciones en el servicio.

Después de la evaluación, los recién llegados son llevados a campamentos u hoteles, donde deben ser puestos en cuarentena y esperar la autorización de entrada o deportación. Cerca de 17 hoteles, que recibieron a 1.500 extranjeros, están siendo utilizados para albergar inmigrantes, con estadías pagadas por el gobierno.

Mientras estén en cuarentena, los inmigrantes no pueden usar la piscina del hotel ni otras áreas comunes. Al no tener nada que hacer, se paran en los balcones, charlando a distancia con vecinos en otras habitaciones.

A lo largo de las calles, grupos de jóvenes inmigrantes pasan su tiempo paseando por las playas y los parques. Con la falta de turistas, muchos establecimientos están cerrados.

Los empresarios turísticos critican la situación. Colocar inmigrantes en hoteles era una forma de ayudar a que los establecimientos permanecieran abiertos en un momento de viajes suspendidos debido a la pandemia, pero ahora la industria se queja de que la presencia de africanos está alejando a otros clientes.

¬ęTengo un cliente que se va a quejar en la agencia de viajes. No le dijeron que estaba lleno de inmigrantes aqu√≠. Se fue a la playa una vez y hab√≠a grupos de 15 a 20 personas sin m√°scara¬Ľ. Miguel Gonz√°lez, propietario del Bar Parada, en el sur de la isla de Gran Canaria, dijo a la AFP.

¬ęNo estamos en contra de la migraci√≥n, pero [eles] necesitan lugares espec√≠ficos. Si una persona gasta dinero para venir, no quiere compartir hotel con un inmigrante ‚ÄĚ, dice Carmelo Su√°rez, vocero de un grupo que busca defender el turismo en la regi√≥n.

A finales de noviembre, el gobierno espa√Īol prometi√≥ reanudar la deportaci√≥n de inmigrantes a √Āfrica, paralizada por Covid-19. Aquellos que se encuentren en situaci√≥n irregular y que no tengan derecho a protecciones legales internacionales, como asilo pol√≠tico, ser√°n devueltos. Tambi√©n prometi√≥ fortalecer la vigilancia mar√≠tima.

Los africanos quieren quedarse en Canarias o encontrar la forma de ir a otras partes de Espa√Īa y Europa. En muchos casos, tienen conocidos en el continente que pueden ayudarlos a comenzar una nueva vida.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *