El riesgo de prisión, las reuniones secretas y la necesidad de ocultar documentos de Trump contados por el hombre que derribó a Nixon





"Fear: Trump in The White House" a√ļn no ha llegado a las librer√≠as pero ya causa pol√©mica. Escrito por Bob Woodward, arrasa la presidencia de Trump con relatos del interior de la "Trumplandia".





Hace unos meses, en abril de este a√Īo, el mundo se enfrent√≥ a una noticia que pocos quer√≠an o√≠r: un ataque qu√≠mico en Siria, para numerosas organizaciones internacionales llevado a cabo por el r√©gimen de Bashar al Asad, pero para este "completamente fabricado" oposici√≥n, alcanz√≥ a civiles y provoc√≥ decenas de muertes en la provincia de Douma. El n√ļmero es dif√≠cil de cuantificar, debido a la gesti√≥n de la informaci√≥n hecha por el r√©gimen, pero habr√° superado las cuatro decenas, pudiendo hasta haber superado las ocho decenas de muertos. Donald Trump no le gust√≥ y, ante los micr√≥fonos, prometi√≥ una "respuesta r√°pida".

Lejos de las c√°maras, la reacci√≥n ha sido m√°s visceral. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunci√≥ que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Lo que Trump le desafi√≥ a hacer al presidente sirio, s√≥lo su c√≠rculo interno sab√≠a. Hasta el d√≠a de hoy. "¬°Vamos a matarlo, mierda! Vamos all√°. "Vamos a matarlos sin apelaci√≥n ni agravio", dijo "The Donald". Mattis le dijo que s√≠, que tratar√≠a del asunto. Mal apag√≥ el tel√©fono, empez√≥ a hablar en serio, como si antes estuviera accediendo a los caprichos de un ni√Īo y luego estuviera ya hablando con adultos: "No vamos a hacer nada de eso.

La revelaci√≥n es bomb√°stica, pero es s√≥lo una de muchas incluidas en un libro que s√≥lo ser√° publicado dentro de unos d√≠as, en una fecha que seguramente no fue elegida al azar (11 de septiembre, la fecha del mayor ataque terrorista en suelo estadounidense) pero que est√° ya agitar los medios de comunicaci√≥n, La pol√≠tica norteamericana y la administraci√≥n de Donald Trump. "El miedo: Trump en la Casa Blanca" – un t√≠tulo que en portugu√©s significa "miedo: Trump en la Casa Blanca" – fue escrito por el reconocido y premiado escritor y veterano periodista de investigaci√≥n Bob Woodward, de 75 a√Īos. Algunos medios de comunicaci√≥n social como CNN y, por supuesto, el Washington Post, donde Bob Woodward trabaja desde hace 47 a√Īos, ha tenido acceso anticipado al libro.

La portada del libro de Bob Woodward, que llega a las librerías norteamericanas el 11 de septiembre





Las 488 p√°ginas de "Fear: Trump in the White House" retratan a un presidente inestable, irritable, habitualmente poco informado sobre los expedientes m√°s apremios en la gesti√≥n de la mayor potencia occidental del mundo, capaz de insultar a enemigos y colaboradores y con una apetencia patol√≥gica para mentir , seg√ļn los relatos de los dos √≥rganos norteamericanos. Hasta aqu√≠, la obra no difiere mucho de reportajes, piezas period√≠sticas e incluso libros ya publicados sobre Donald Trump. Las novedades tra√≠das por este libro de Bob Woodward pasan por descripciones de conversaciones y reuniones (algunas de las cuales secretas y confidenciales) de Donald Trump con su staff y la percepci√≥n que sus colaboradores m√°s cercanos tienen de su car√°cter y capacidades. Una percepci√≥n traducida en palabras poco simp√°ticas, de "mentiroso incorregible" a "idiota", "desequilibrado", "alguien con naturaleza err√°tica", "relativamente ignorante", "incapaz de aprender", con "ideas peligrosas" y una persona con " el razonamiento de un alumno de la quinta o de la sexta clase ".

Lo peor de eso, el libro retrata a alguien que, de acuerdo con lo que ser√≠a la convicci√≥n del antiguo abogado de Trump, John Dowd, podr√≠a pasar "Vestir un traje de color naranja" (es decir, de presidiario), si hubiera venido a declarar en las investigaciones sobre la posible conexi√≥n de su campa√Īa presidencial a la interferencia de Rusia de Vladimir Putin en las elecciones de 2016.

El método para la escritura de "Fear: Trump in The White House" fue diferente de los utilizados en la mayoría de los libros de Bob Woodward. Para las cuatro obras que escribió sobre George W. Bush ("Bush at War", "Plan de ataque", "State of Denial: Bush at War, Part III" y "The War Within: The Secret White House History (2006- 2008) "), por ejemplo, Bob Woodward hizo seis entrevistas al entonces presidente norteamericano, que resultaron en cerca de 11 horas de conversación.

Para el primer libro escrito sobre Donald Trump, Bob Woodward no entrevist√≥ al protagonista y personaje principal de la obra. No que no tuviera ganas de hacerlo. Seg√ļn revel√≥ el veterano periodista y escritor, desde el inicio del proceso de investigaci√≥n y escritura fueron varios los intentos de llegar a Trump, a trav√©s de diferentes intermediarios. Nunca fue posible. Trump s√≥lo se ofreci√≥ para responder a las preguntas a principios de agosto de este a√Īo, cuando el libro ya estaba finalizado. Lo hizo a trav√©s de una conversaci√≥n telef√≥nica, grabada y recientemente divulgada por The Washington Post.

Al teléfono, Donald Trump se quejó de nunca haber sido invitado directamente por Bob Woodward para participar en el libro o para ser entrevistado. Sólo lo fuera indirectamente. Bob Odwaard le dijo que el libro era una "mirada dura sobre el mundo, sobre su administración y sobre sí" y Trump respondió "bueno, asumo que eso significa que será un libro negativo. Pero estoy 50% acostumbrado a eso, todo está bien. Algunos son buenos, otros son malos. Parece que éste será malo ".

Para escribir "Fear: Trump in the White House", Bob Woodward alega haber hecho muchas entrevistas de fondo a colaboradores cercanos de Donald Trump, bajo la promesa de asegurarles el anonimato. "Oyó consejeros, elementos del personal de la Casa Blanca y figuras del ejecutivo de Trump, en" cientos de horas de entrevistas grabadas con decenas de fuentes del círculo cerca de Trump, como documentos, archivos, diarios y anotaciones, incluyendo una nota escrita por el propio Donald Trump ".

John Dowd era el antiguo abogado personal de Donald Trump y consideraba al presidente norteamericano "un mentiroso de m ****", seg√ļn revelaron fuentes cercanas a Dowd a Bob Woodward, que relata la opini√≥n del abogado en el libro. Los dos se habr√°n separado debido a la posici√≥n de Donald Trump sobre las investigaciones a las supuestas interferencias rusas en los resultados de las elecciones presidenciales de 2016, a trav√©s de campa√Īas de manipulaci√≥n y propagaci√≥n de informaci√≥n sesgada y falsa (las llamadas fake news) las redes sociales, seg√ļn relata Bob Woodward en "Fear: Trump in the White House".

En la víspera de la dimisión de John Dowd como abogado personal de Trump, los dos habrán estado juntos en la residencia de "The Donald", en la Casa Blanca. El encuentro sirvió para una investigación preliminar de Dowd a Trump, una especie de prueba al presidente norteamericano hecho para percibir si el testimonio de Donald Trump sobre el proceso era lo suficientemente fiable para ser presentado al líder de la investigación, el procurador especial Robert Mueller .

"No hay manera de conseguir salir de esto … no testimoniar, o no lo hace o tendr√° que vestir un traje naranja [de presidi√°rio]", dijo el antiguo abogado de Trump al presidente norteamericano.

La encuesta de prueba no ha funcionado bien. Seg√ļn relata Bob Woodward en su nuevo libro, el abogado ha percibido que un eventual testimonio de Trump ser√≠a "una pesadilla total" y le aconsej√≥ no declarar, dada la inconsistencia de discurso. "√Čl simplemente invent√≥. "Es parte de su naturaleza", dijo Dowd a Robert Mueller, quien insisti√≥ en que "necesitaba el testimonio del presidente". John Dowd y Trump discutieron. El presidente norteamericano no cre√≠a que su discurso fuera inconsistente y se juzgaba un testigo fiable. John Dowd juzgaba lo contrario: "No hay manera de conseguirlo de eso … no testigo. O no lo hace o tendr√° que vestir un traje naranja. Es decir, ir preso. "No es un buen testigo. sr. presidente, temo no poder ayudarle ". A la ma√Īana siguiente, Donald Trump recibi√≥ la carta de dimisi√≥n del abogado.

Una de las cr√≠ticas que los colaboradores cercanos hacen al presidente norteamericano es su impreparaci√≥n y leviendad sobre la gesti√≥n de la seguridad nacional. En su nuevo libro, Bob Woodward menciona reuniones confidenciales y ultra secretas ("top-sccret") ocurridas el 27 de julio de 2017. Corri√≥ tan mal que, a la salida, el secretario de Estado Rex Tillerson se desahog√≥: "√Čl es un idiota de m **** ".

La reunión sirvió para intentar persuadir a Donald Trump a ser más diplomático y cuidadoso en su intervención. Para Trump, nada de eso tenía sentido. Las negociaciones con Corea del Norte, por ejemplo, deberían ser simples: "Esto simplemente tiene que ver con un líder contra otro líder, hombre contra el hombre, contra el Kim". Con generales del Ejército presentes en la reunión, Trump no fue simpático. "Deberían estar matando tipos [no Afeganistão]. No necesitan una estrategia para matar a las personas ", dijo.

El presidente estadounidense est√° cumpliendo el tercer a√Īo de mandato. En 2019 hay nuevas elecciones (Brendan Smialowski / AFP / Getty Images)

Otro de los puntos de discordia fue la presencia de tropas norteamericanas en la pen√≠nsula de Corea. Donald Trump no ve√≠a la necesidad de tener elementos del Ej√©rcito en Corea del Sur y quiso decirlo all√≠ ese d√≠a. Gary Cohn, que en aquel momento era el principal consejero econ√≥mico de Trump, le pregunt√≥, seg√ļn relata el libro: "Entonces, Sr. presidente, de lo que necesitaba tener en la regi√≥n para dormir bien de noche ". La respuesta ha sido desconcertante: "No necesitar√≠a de ninguna. Y dorm√≠a como un beb√©.

La obsesi√≥n de Donald Trump con el dinero, que ha resultado en una pol√≠tica menos intervencionista de Estados Unidos en la gesti√≥n de los conflictos internacionales, es uno de los puntos m√°s mencionados por Bob Woodward en su libro, seg√ļn CNN y The Washington Post, que tuvieron acceso previo a la " trabajo. Uno de los aspectos m√°s pol√©micos del libro es la citaci√≥n de opiniones de actuales colaboradores y elementos del personal de la Casa Blanca sobre Trump, opiniones que se recogieron bajo la condici√≥n de anonimato, tal como Woodward hizo con la famosa Garganta Funda del caso Watergate. A los colaboradores cercanos, el secretario de Defensa de Trump, James Matti, por ejemplo, ha dicho que sobre los asuntos de Defensa y Relaciones Internacionales, Donald Trump ten√≠a un conocimiento de un "alumno de la quinta o de la sexta clase". Su jefe de equipo John Kelly lo considerar√° un "idiota" y un "desequilibrado".

Para algunos colaboradores cercanos al presidente norteamericano, su intervenci√≥n en Twitter es tan arriesgada que puede "causar una guerra". Trump, sin embargo, nada teme. Por lo contrario. Cuando la red social decidi√≥ expandir el l√≠mite de sus mensajes de 140 a 280 caracteres, el presidente de Estados Unidos se habr√≠a comparado al escritor de Oak Park, Illinois, autor de "Por qui√©n las campanas dudan" y "Las vi√Īas de Irak ":" Es bueno, pero tengo alguna pena porque era el Ernest Hemingway de los 140 caracteres ".

"Robé [a carta] de su secretaria. No podía dejar que él la viera, él nunca podría ver ese documento. "Tenía que proteger al país", dijo Gary Cohn

Menos divertidos y m√°s preocupantes son episodios narrados por Bob Woodward que apuntan a la necesidad de que elementos del staff del presidente tuvieron que esconder documentos de Donald Trump para evitar acciones que consideraron poder poner en riesgo la seguridad del pa√≠s. Uno de esos relatos sirve, por lo dem√°s, para el inicio del libro. En el inicio, el veterano periodista de The Washington Post cuenta que, un d√≠a, el entonces consejero econ√≥mico de Donald Trump, Gary Cohn, vio en la secretaria de la Sala Oval un borrador de una carta que podr√≠a impedir un importante acuerdo comercial entre Estados Unidos y Corea del Sur. Seg√ļn Woodward, Cohn habr√≠a temido que la carta pusiera en juego un programa inform√°tico de los Servicios Secretos que permite detectar el lanzamiento de un misil en territorio norcoreano en apenas siete segundos. Cohn habr√≠a quedado "sorprendido" con lo que ley√≥ y con la posibilidad de que Trump firmar la carta. A un colaborador, habr√° dicho: "Roba de su secretaria. No pod√≠a dejar que √©l la viera, √©l nunca podr√≠a ver ese documento. "Ten√≠a que proteger al pa√≠s".

Rob Porter tambi√©n ha utilizado una estrategia similar en "m√ļltiples ocasiones", seg√ļn la obra. Reince Priebus, antiguo jefe de personal del ejecutivo de Trump que tuvo con √©ste una relaci√≥n conturbada y que dimiti√≥ despu√©s de haber sido acusado de violencia dom√©stica por dos de sus ex esposas, habr√° dicho, seg√ļn Bob Woodward: "Un tercio del" mi trabajo era intentar reaccionar a algunas de las ideas verdaderamente peligrosas que ten√≠a y tratar de explicarle, hacerlo creer que tal vez no fueran buenas ideas ". Para Woodward, los numerosos intentos de sortear Trump y ocultar documentos "no son menos que un golpe de Estado administrativo".

Casi dos a√Īos despu√©s de la elecci√≥n de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, despu√©s de que tanto se haya escrito sobre la victoria y la presidencia de "The Donald", el protagonismo dado a un nuevo libro sobre el sucesor de Barack Obama depende en gran medida, de quien lo escribe. No era Bob Woodward el autor de "Fear: Trump in White House" y dif√≠cilmente el libro suscitar√≠a tantas noticias y tanto comentario antes de ser publicado.

Woodward no es un simple reportero o escritor norteamericano. En primer lugar, fue √©l quien, junto con Carl Bernstein, encabez√≥ la investigaci√≥n al caso Watergate y "oblig√≥ a" Richardo Nixon a dimitir de la presidencia norteamericana para no ser objeto de un proceso impeachment – la misma sombra que flota sobre la cabeza de Trump. En m√°s de 40 a√Īos de carrera, ayud√≥ a The Washington Post a ganar dos premios Pullitzer y ya ha escrito obras de referencias sobre varios presidentes de Estados Unidos. Es el autor de algunos de los libros de referencia sobre los √ļltimos presidentes del pa√≠s, como George HW Bush ("The Commanders", que aborda la Guerra del Golfo y las pol√≠ticas del primer Bush en llegar a la presidencia del pa√≠s), Bill Clinton (" "The Agenda"), George W. Bush (cuatro obras) o Barack Obama ("Obama's Wars", sobre la gesti√≥n de Obama de las guerras de Afganist√°n e Irak). En todo, Woodward tiene m√°s de 15 t√≠tulos escritos por usted, algunos de los cuales en sociedad. Para el portugu√©s, obras han sido traducidas como "Bush en guerra" (ed. Gradiva, 2003), "Plan de ataque" (ed. Difel, 2004), "El hombre secreto" (ed. Quidnovi, 2006), "State of Denial "(Reloj de Agua, 2007) y" La Verdadera Guerra "(ed. Mill Books, 2009).

El inter√©s de Bob Woodward en el periodismo y la pol√≠tica norteamericana comenz√≥ temprano, a√ļn en la juventud. En la universidad de Harvard se admiti√≥ en la universidad de Harvard y se neg√≥ a ingresar a la instituci√≥n, prefiriendo solicitar un trabajo en el Washington Post que concili√≥ con cursos sobre William Shakespeare y sobre relaciones internacionales en la Universidad George Washington, atestigua bien el inter√©s del hombre nacido en Ginebra, una peque√Īa ciudad del estado de Illinois, el 26 de marzo de 1943. Esto a pesar de haber tenido derecho a s√≥lo dos semanas a la experiencia, no siendo contratado debido a la falta de experiencia. Un a√Īo en el m√°s peque√Īo Montgomery Sentinel acab√≥ por servir de "etapa" al trabajo en el "The Post", que comenz√≥ en 1971.

Bob Woodward, el autor de "Fear: Trump in the White House" (Kena Betancur / AFP / Getty Images)

Los libros que publicó lo convirtieron en una celebridad en el mundo de las artes y las letras, aunque fuera criticado por algunos debido al uso de fuentes anónimas ya declaraciones polémicas como la de que no creía que Irak no poseía armas nucleares, frente a la extensa cobertura que había hecho de la administración de George W. Bush y las muchas conversaciones que había tenido con él.

Los grandes trabajos, sin embargo, comenzaron en los peri√≥dicos. Al servicio del The Washington Post, Bob Woodward cubri√≥ el esc√°ndalo Watergate, al lado del reportero Carl Bernstein. El esc√°ndalo llev√≥ a la dimisi√≥n del entonces presidente Richard Nixon, fue revelado de primera mano por Woodward, Bernstein y el "The Post", result√≥ en un emblem√°tico libro (posteriormente aprovechado por la industria cinematogr√°fica de Hollywood) llamado "All The President's Men" al diario norteamericano un premio Pullitzer en la categor√≠a Servicio P√ļblico. A pesar del caso Watergate nacido del trabajo de la dupla Woodward / Bernstein, el primero tuvo siempre m√°s destaque en la comunicaci√≥n social (y en la pel√≠cula realizada por Alan J. Pakula) por haber sido √©l el interlocutor de la c√©lebre fuente an√≥nima apodada "Garganta Funda" con sus encuentros misteriosos en aparcamientos y en otros lugares en Washington. Fue el caso Watergate que catapult√≥ al Washington Post de un peri√≥dico esencialmente local para una publicaci√≥n nacional y un verdadero competidor del New York Times.

Más tarde, en 2001, Bob Woodward conquistó incluso un Pullitzer para Cobertura Nacional, tras los reportajes sobre el atentado a las Torres Gemelas, del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, ya surgieron las primeras reacciones a la divulgación de noticias sobre el contenido de "Fear: Trump in The White House". La coordinadora de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, le llamó "nada más que un conjunto de historias fabricadas, muchas de ellas por antiguos funcionarios insatisfechos, que tienen la intención de transmitir una mala imagen del Presidente".

El jefe de staff de Trump John Kelly tambi√©n reaccion√≥, negando haber llamado "idiota" y "desequilibrado" a Donald Trump: "La idea de que alguna vez llam√© idiota al Presidente no es verdadera. "Es otro intento pat√©tico de manchar a las personas cercanas al Presidente Trump y sacar el foco de los muchos √©xitos de la administraci√≥n", apunt√≥, a√Īadiendo que tiene una relaci√≥n "incre√≠blemente c√°ndida y fuerte" con "The Donald". Tambi√©n John Dowd, antiguo abogado del presidente de los EAU, neg√≥ alguna vez haber llamado mentiroso a Trump o haber sugerido que √©ste acabar√≠a preso si testific√≥ ante Rober Mueller, el fiscal especial responsable de las investigaciones sobre la relaci√≥n de la campa√Īa de Donald Trump a la interferencia rusa las elecciones presidenciales.

John Kelly negó alguna vez haber dicho a alguien que Trump era "idiota" y "desiquilibrado". (Getty Images)

En Twitter, el antiguo "Ernest Hemingway de los 140 caracteres", es decir, el Presidente de los Estados Unidos de Am√©rica, a√ļn no ha reaccionado. El debate sobre la veracidad de los testimonios citados por Bob Woodward en "Fear: Trump In The White House" y sobre el impacto que la obra podr√° tener o no en la popularidad del presidente norteamericano deber√° intensificarse en los pr√≥ximos d√≠as.

Sin embargo, ha resistido a numerosas polémicas: a la grabación de un vídeo en el que "The Donald" se escuchaba a defender la estrategia de "agarrarlas por la c ***" como acercamiento a las mujeres, a la afirmación de que podría disparar sobre alguien que no perdería electores "o al ataque a John McCain, antiguo prisionero de guerra en Vietnam, que Trump consideró no ser un héroe de guerra por haberse dejado capturar. El empresario inmobiliario, se refiera, no fue movilizado a Vietnam por supuestos problemas óseos en el pie.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *