El referéndum de Putin busca legitimar la maniobra para mantener el poder





En el eterno retorno de las simbologías políticas, sucede algo muy malo cuando hay una conjunción entre Vladimir Putin y las muñecas.





En 2002, el canal NTV, comprado recientemente por el gigante energético estatal Gazprom, tuvo que cerrar el popular programa de sátiras Kukli (muñecas, en ruso).

Putin, entonces un joven presidente en su segundo año en el cargo, aparentemente no le gustó la muñeca que lo representaba en el video.

Casi 20 años después, al borde del final de otro ciclo de putinismo, fue el turno de una colección de muñecas del grupo activista Vesna (primavera).

El domingo pasado (21), el grupo extendió Pokémon, Trolls y Little Ponies a través de puntos de referencia en San Petersburgo.

Los fotografió con mini-carteles en protesta por el referéndum que definirá si Putin podrá permanecer en el poder después de 2024, cuando su último mandato legal expira hoy.

«Este plebiscito [o referendo] es un juguete para nosotros ”, decía uno de los textos, sobre la votación del miércoles (1º).





Sin embargo, dos décadas después, la reacción fue más dura que una llamada molesta de un burócrata del Kremlin.

«La policía vino a mi casa para averiguar cuál es mi afiliación civil y partidista», dijo la activista Sonia Uliacheva a Radio Eco en Moscú, del mismo grupo al que le compraron NTV.

Lo absurdo de la situación ejemplifica el clima político que rodea el referéndum, elaborado después de que el Parlamento ruso y el Tribunal Constitucional (el Supremo local) aprobaron el plan esbozado por Putin en enero de este año.

El paquete, que cambia 14 puntos de la Carta modificada por última vez en 1993, tiene un poco de todo. Comenzando con una serie de populismos, como la indexación a la inflación de beneficios y pensiones.

La cosa comienza a tomar forma con el poder de intervención en el Poder Judicial, que ya está alineado con el Kremlin.

Las enmiendas permiten a Putin sugerir el despido de los jueces, además de reducir el Tribunal Constitucional de 19 a 11 miembros.

Los valores del conservadurismo putinista, que los comercializadores de poder definen como el sentido común ruso promedio, están entronizados.

El matrimonio, solo un hombre con una mujer: los homosexuales ya no pueden unirse legalmente en el país, de todos modos. La historia rusa es sagrada, en la versión triunfalista actual, por supuesto. Y la patria teme a Dios, una delicia para la Iglesia Ortodoxa, el socio político del Kremlin.

Pero todo esto solo oculta el propósito principal: la permanencia de Putin y su grupo en el poder.

En el Kremlin desde que se convirtió en primer ministro en 1999, el presidente ha tratado de dar barniz legalista a sus acciones. Putin no cambió la constitución en 2007 para ser fácilmente reelegido por segunda vez consecutiva, y prefirió nominar a un representante.

Asumió el cargo de Primer Ministro del gobierno del alumno Dmitri Medvedev, quien hoy ocupa la presidencia que ocupó el jefe de 2008 a 2012.

Por lo tanto, una limitación a dos términos para una persona en la Presidencia se incluyó en la lista de enmiendas. Y, «en passant», la definición de que, a medida que cambia la regla, el recuento se pone a cero para aquellos en el cargo.

Putin, de 67 años, podrá competir en las elecciones de 2024 y 2030, dejando el Kremlin dentro de 16 años. En 2028, si está en el poder, supera a Josef Stálin como el líder más antiguo en la historia moderna del país.

En primer lugar, necesita que el cambio sea respaldado por la gente en la votación, ese candelabro democrático.

Luego la policía entra al departamento de Sonia y al asedio de los críticos. «Esto no es una dictadura, pero el clima es dictatorial, opresivo», dice el politólogo de Moscú Dmitri Antonenko.

Para él, la población ve con apatía las quejas de presión sobre los servidores públicos para que voten y la sospecha de que la votación anticipada, que comenzó el jueves (25), podría ser manipulada.

La investigación realizada por el centro independiente Levada señala que el 44% apoya los cambios, en comparación con el 32% de oposición y el 24% de incertidumbre.

Solo Levada escucha a todos. El centro estatal VTsIOM solo pidió a aquellos que votarán con seguridad, y luego la aprobación sube al 61%, y el rechazo cae al 22%, con un 17% indeciso.

Para el esquema de poder de Putin, paradójicamente, la popularidad es central. Y ella camina en el nivel más bajo de su vida pública, 59%, según Levada. Entonces, la alta asistencia es vital. El Kremlin quiere repetir al menos el 67% de la reelección de 2018.

De ahí el llamado de la oposición a un boicot, liderado por figuras como el blogger Alexei Navalni. Si la abstención es del 50%, el voto no es válido.

Dado que generalmente no hay rivales impopulares de Putin para votar, el «no» galvanizó a casi todo el campo opositor del Kremlin. Los opositores albergan la esperanza de que sea posible romper la apatía y dar un mensaje. Esto da lugar, por supuesto, al miedo a la manipulación.

Según el grupo Golos (voces), que se especializa en transparencia, la posibilidad de recabar votos en la calle, para evitar aglomeraciones en la pandemia, es una invitación al fraude.

El nuevo coronavirus ya había forzado el aplazamiento de la votación, inicialmente programada para el 22 de abril.

Un reportero del canal independiente Dojd (lluvia) logró votar en línea y también en una mesa electoral.

Además, Rusia relajó gradualmente la cuarentena Covid-19 en el mes anterior al referéndum, a pesar de ser el tercer país con la mayoría de los casos de la enfermedad en el mundo.

El miércoles (24), Putin dirigió un gran desfile por 75 años de victoria en la Segunda Guerra Mundial, un tema muy querido por cualquier ruso.

En Moscú, los cuatro operadores móviles enviaron mensajes que prometían un sorteo de premios, ofrecido por empresas amigas del Kremlin, a cualquiera que vote.

Con la probable victoria de Putin, surgen otras preguntas. Los observadores sugieren que el ruso solo quería quitarle presión de los hombros, ya que los rumores de sucesión lo han seguido desde 2018.

«Si eso [a mudança legal] no sucede, en unos dos años la gente comenzará a buscar un sucesor. Tenemos que trabajar ”, dijo Putin a la agencia Tass la semana pasada.

Según esta lógica, Putin ganaría tiempo, sobre todo porque no tiene un heredero obvio, solo una colección de príncipes rivales en su corte.

Como zar, una figura metafórica que lo acompaña, trata de mantenerse por encima de las disputas. El hecho es que nadie sabe lo que piensa, y los analistas ven a un presidente más táctico, decidiendo de acuerdo con las circunstancias, más que estratégico, mirando a largo plazo.

Ciertamente, solo el de los desafíos por delante. El mercado del petróleo, vital para la economía rusa, se ha estabilizado de manera muy precaria después del colapso resultante de la pandemia.

Sars-CoV-2 agregó dificultades. Se espera que la economía caiga un 5,5% este año, después de salir de la recesión 2015-16 de manera vacilante. El verdadero poder adquisitivo del ruso, que casi se quintuplicó en la era de Putin y ayuda a explicar su éxito, cae en una fila.

La impresión que dejó hasta ahora fue que estaba remolcado de Covid-19. Al igual que otros líderes personalistas, inicialmente minimizó la crisis.

Esto contribuyó a hacer del referéndum un referéndum sobre el presidente. «Por mi parte, espero ganar un mezclador después de votar», bromea Antonenko. Las muñecas no son parte de la promoción.


Comprender el referéndum en Rusia

Poderes presidenciales

  • El presidente solo puede cumplir dos mandatos, y la ley borra el conteo de Putin cuando entra en vigencia.
  • El presidente debe indicar los viceprimeros ministros y ministros, que deben ser aprobados por la Duma (Cámara), excepto en el área de defensa y seguridad, para ser aprobados por el Consejo de la Federación (Senado)
  • El presidente puede nombrar y destituir al fiscal general, sus diputados y fiscales federales de todo el país.
  • El presidente puede pedirle al Consejo de la Federación que renuncie a los presidentes y jueces de la corte si cree que hay daños al honor o la dignidad.
  • El presidente formará el Consejo de Estado.
  • El presidente tendrá inmunidad al dejar el cargo y se convertirá en senador vitalicio.
  • Los candidatos a presidente deben ser rusos que vivan en el país durante al menos 25 años, sin residencia ni documentos extranjeros.

Poderes legislativos

  • El primer ministro tendrá que ser aprobado por la Duma, pero él responde al presidente sobre la gobernanza diaria, incluidas las cuestiones ambientales.
  • El Consejo de la Federación estará compuesto por senadores y representantes regionales, además de ex presidentes.
  • El Parlamento puede abrir consultas sobre jefes de agencias estatales federales y locales

Judicial

  • El número de jueces en el Tribunal Constitucional (Supremo ruso) se reducirá de 19 a 11.
  • La Constitución rusa está por encima de los tratados internacionales.

Organización política

  • Los servidores públicos en puestos sensibles pueden no tener nacionalidad extranjera, documentos o residencia en el extranjero, ni pueden guardar dinero en el extranjero en bancos no rusos
  • Los gobiernos locales se integrarán en un sistema unificado de autoridad pública
  • Rusia debe proteger la paz internacional y evitar la interferencia en los asuntos internos

Economía y bienestar social

  • Indización anual del salario mínimo
  • Indización anual de pensiones
  • Indización de beneficios sociales
  • El Estado asumirá la educación de los huérfanos.

Cultura y comportamiento.

  • El Estado es responsable de los elementos que van desde la protección del matrimonio, como la unión entre un hombre y una mujer, el matrimonio homosexual ya no está legalmente permitido en el país, en cualquier caso, hasta la promoción de un estilo de vida saludable, incluidas las actividades en el espacio
  • El estado protegerá lo que describe como la cultura única de Rusia, un país multiétnico que hereda tradiciones como la fe en Dios
  • Rusia salvaguarda la verdad histórica y honra a los defensores de la patria. Está prohibido criticar los hechos de los defensores
  • El país apoya a los ciudadanos en el extranjero para ejercer sus derechos y protege sus intereses y los de la identidad cultural rusa.
  • Rusia es el estado sucesor de la Unión Soviética, el resultado de un milenio de historia

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *