El Racismo aumentaría niveles de inflamación en los negros, lo que causa enfermedades



la racismo causa daños a la salud – y eso no se restringe al aspecto psicológico. Una nueva investigación de la Universidad del Sur de California en Estados Unidos muestra que las víctimas de prejuicio racial corren mayor riesgo de quedarse con el cuerpo inflamado, lo que aumenta la probabilidad de enfermedades crónicas a lo largo del tiempo.



Los estadounidenses reunieron a 71 individuos, siendo 48 negros y 23 blancos. El promedio de edad era de 53 años. Antes del análisis de laboratorio, todos respondieron a un cuestionario para determinar situaciones en las que ya habían vivido una discriminación étnica.

Además, 37 participantes del grupo entero también eran seropositivos. Esto permitió a los científicos diferenciar lo que era causado por el racismo y lo que sería provocado por una infección como la del VIH.

A partir de ahí, se extrajeron muestras de las células de los voluntarios y medidas las moléculas inflamatorias y antivirales presentes en ellos.

Los científicos, entonces, encontraron mayores tasas de inflamación en los afroamericanos que en los blancos. También constataron que el prejuicio racial está detrás de más del 50% de esa diferencia, incluso entre los portadores del VIH.

La relación entre inflamación, enfermedades crónicas y segregación

Para descubrir la importancia de ese resultado, es necesario entender primero cómo los procesos inflamatorios están ligados a las enfermedades crónicas.

Cuando la inflamación aparece en una parte del cuerpo, significa que nuestro organismo está reaccionando a alguna infección, daño o estrés. Este proceso estimula nuestro sistema inmunológico y sirve para alejar agentes infecciosos y reparar los tejidos dañados.

En resumen: la inflamación no es más que un mecanismo de defensa para combatir amenazas o reparar daños. Esto no engloba sólo la acción de virus y bacterias, sino también el estrés y la ansiedad – reacciones que ocurren debido a las más diversas formas de manifestaciones racistas. El que controla esta respuesta del organismo es un conjunto de genes.

El problema es que si el cuerpo se siente amenazado en todo momento, la inflamación se convierte en un problema, no una solución. "Si estos genes permanecen activos durante un período prolongado de tiempo, la inflamación puede promover ataques cardíacos, enfermedades neurodegenerativas y cáncer", afirma, en un comunicado de prensa, el psicólogo Steve Cole, profesor de la Universidad del Sur de California que participó en el estudio.

En investigaciones anteriores, Cole ya había descubierto que la inflamación es más intensa en grupos socialmente marginados. "Hemos visto esto antes en casos de soledad crónica, pobreza, estrés postraumático y otros tipos de adversidad. Pero, hasta ahora, nadie había mirado los efectos del prejuicio ", cuenta el psicólogo.

El nivel socioeconómico no influenció los resultados

Que quede claro: la pobreza también desencadena procesos inflamatorios. Sin embargo, hasta entonces los científicos sólo seleccionaron voluntarios del mismo nivel socioeconómico para la investigación. Incluso con ese control, aún así surgieron aquellos resultados discrepantes entre blancos y negros.

En otras palabras, el racismo es un problema adicional para el cuerpo. "Discriminación racial es un tipo diferente de estresante crónico en relación a la pobreza", apunta la psicóloga April Thames, profesora de la institución que encabezó la investigación.

La especialista explica que la situación financiera es pasible de algún grado de influencia individual: puedo intentar cambiar de empleo, buscar otra fuente de renta o ahorrar en uno u otro ítem. Aunque, por supuesto, no siempre es posible.

En cambio, el racismo es algo sobre el que la víctima no tiene control. "Cuando se trata de la discriminación, usted no siempre se da cuenta de que está ocurriendo. Y no puede cambiar su color de piel "añade April.

Una limitación del trabajo reside en el bajo número de participantes. Sin embargo, según la profesora, la conclusión es una señal de que los científicos deben repetirlo en una escala mayor para determinar los efectos inflamatorios del prejuicio en las personas negras.

Fuera de eso, el levantamiento no acompañó a los individuos por un largo período de tiempo, ni investigó directamente si el grado inflamatorio observado causaría una enfermedad. Por otro lado, experimentos anteriores ya asociaron esa reacción del cuerpo a males graves -como dijimos antes.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nací en Asturias pero llevo varios años afincada en Madrid. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los sucesos económicos, financieros y políticos. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir los sucesos de interés general, tanto económicos como políticos y sociales. Editora experta y colaborara destacada en distintos noticieros online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029 Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *