El PS es adicto a fake news





1. La preocupación de muchos partidos con las consecuencias de las fake news para la democracia sería emocionante, si no fuera absolutamente hipócrita. Vamos a retroceder atrás, al siglo pasado, en los años 1990. ¿El héroe de los Demócratas norteamericanos se preocupó por la salud de la democracia de su país cuando juró en directo que no tenía una relación inapropiada con una pasante de la Casa Blanca? ¿Qué dirían hoy las brigadas de las buenas costumbres sobre el acoso de un político poderoso a una joven pasante? Esta gente sólo descubrió las fake news cuando Trump fue elegido. Clinton era el ejemplo del político progresista.





Pero no fue sólo la izquierda americana a mentir. La derecha francesa nunca dudó en mentir a los franceses. Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy fueron mentirosos compulsivos mientras habitaron el Eliseo. En el Reino Unido, durante el referéndum sobre Europa, el UKIP y los Brexiteers del partido conservadores mintieron sin ninguna vergüenza. Boris Jonhson, que conoce muy bien a la Unión Europea, después de haber sido corresponsal en Bruselas del Daily Telegraph, mintió sin ningún escrúpulo durante toda la campaña.

En nuestro país, el partido socialista ha usado la verdad en términos muy económicos y muy selectivos. La única MP socialista que nunca alcanzó la mayoría absoluta, Sócrates nunca dudó en mentir directamente a los portugueses. Mentiu sobre todo: sobre su licenciatura, sobre su recorrido profesional, sobre cómo ganó dinero, sobre su relación con empresas con participaciones del Estado. ¿Tendrá Sócrates hecho durante su vida política algo que no fuese falso?

Los antiguos amigos y antiguos camaradas de Sócrates, que nunca notaron la relación especial con la verdad del antiguo jefe, y que hoy nos gobiernan, andan ahora muy preocupados por las fake news que circulan por las redes sociales. A pesar de estas preocupaciones, parece que el actual PS no perdió los viejos hábitos de ser económico con la verdad.

Ayer, António Costa afirmó, una vez más, que su gobierno acabó con la austeridad. En realidad, la austeridad terminó en la segunda mitad de 2014 cuando la economía comenzó a crecer, y así continuó durante todo el año 2015, antes de que el PS llegar al gobierno. El crecimiento comenzó en 2014 y continuó hasta finales del año pasado simplemente porque el ciclo económico en Europa fue favorable. Ahora eso está cambiando, la economía portuguesa ha comenzado a enfriarse. El gobierno no tuvo ningún mérito al final de la austeridad. Fue el crecimiento económico que permitió la reposición de salarios y de pensiones.

Pero a pesar del crecimiento económico, la verdad es que hemos visto cada vez más países de Europa Central que nos superan en términos de riqueza y desarrollo económico. Debe tener muy poca vergüenza y poco respeto por la verdad decir que el gobierno quiere Portugal a crecer más que la media de la UE en los próximos diez años. Un gobierno de un partido que gobernó Portugal por 18 de los últimos 24 años, durante el cual la economía tuvo un crecimiento mediocre – ya través de la necesidad de intervención externa – y fueron alcanzados por varios países de la Unión Europea.

Las fake news siempre existieron. Pero ahora se utilizan de un modo, digamos, más democrático. ¿Cuánto cuesta a los partidos tradicionales, y especialmente a Portugal PS, no son las noticias falsas. Fue haber perdido el monopolio de la mentira.





2. comienzan a aparecer extraños episodios en la política portuguesa. De acuerdo con los informes que había leído, una empresa pública, Infraestructura Portugal, obligó a un nuevo partido, la iniciativa liberal, para quitar un cartel electoral, permitiendo que el PS como carteles, PCP y continuarse en el sitio.

Según Carlos Guimarães Pinto, el líder de la Iniciativa Liberal, el Presidente del Consejo de Administración de IP, António Laranjeiro, está cerca del PS. No sé si será. Pero fue nombrado por el actual gobierno. Esta alianza entre el capitalismo de Estado y los partidos en el poder comienza a convertirse en una amenaza para la democracia portuguesa. Sobre todo cuando la oligarquía se une para combatir a partidos nuevos que se pueden hacer molestos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *