El problema en Cachemira no es el territorio, es la dominación hindú.





Hace dos semanas, Cachemira, el único estado de mayoría musulmana en India, ha estado en un estado surrealista de inexistencia. Dado que un decreto presidencial abolió el estado, revocó su autonomía y lo dividió en dos territorios administrados por el gobierno federal, se cerró Internet, se desactivaron las redes de teléfonos celulares e incluso se cortaron los teléfonos fijos.





Las reuniones públicas están prohibidas y los ciudadanos están bajo toque de queda. Un soldado estaba estacionado frente a cada casa en algunas aldeas. Ocho millones de personas estaban aisladas del mundo, y unas de otras. Las farmacias se están quedando sin medicamentos, las familias no tienen comida y los hospitales están llenos de manifestantes heridos.

Narendra Modi, primer ministro de la India, insiste en que todo esto es para el bien de los ciudadanos de Cachemira. El gobierno indio en Cachemira rara vez fue más fuerte. Sin embargo, su control sobre los cachemires nunca ha sido más frágil.

La toma repentina de Modi de la región es el cumplimiento de un viejo anhelo ideológico de hacer que una población predominantemente musulmana se rinda a su visión de una nación hindú homogénea.

También es una forma de comunicar al resto de la India, una unión de estados vertiginosamente diversa, que nadie está libre del paraíso del poder hindú que desea construir en el subcontinente. Cachemira es a la vez una advertencia y un modelo: cualquier estado que se desvíe de esta visión puede colocarse bajo el pulgar de Delhi en nombre de la "unidad".

Aquellos que creen que ese día nunca llegará, que las instituciones democráticas de la India y las protecciones de las minorías se afirmarán, nunca pensaron que alguien como Modi algún día lideraría el país.

Modi una vez pareció destinado a desaparecer en la historia como una curiosidad fanática. Como recién nombrado primer ministro de Gujarat, presidió el peor derramamiento de sangre de la comunidad en la historia reciente de la India en 2002, cuando miles de musulmanes, según estimaciones conservadoras, fueron masacrados por hindúes armados con espada en su estado durante varias semanas.





Algunos acusaron a Modi de alentar a las multitudes; otros dijeron que hizo la vista gorda. La carnicería convirtió a Modi en un paria: los indios liberales lo compararon con Hitler, los Estados Unidos le negaron una visa y Gran Bretaña y la Unión Europea lo boicotearon.

Pero Modi ha expandido y solidificado su atractivo entre los indios hindúes, una mayoría religiosa cuyo resentimiento por haber sido invadido y gobernado durante siglos por los musulmanes ha sido velado durante décadas con clichés de las élites seculares de la India.

Utilizó tres poderosas herramientas para avanzar en su ascenso. El primero fue el sadismo, una sugerencia según la cual los radicales hindúes podrían apagar una sed de sangre latente: después de la muerte de un musulmán bajo custodia policial, por ejemplo, Modi reflexionó en una manifestación de 2007: "Si AK- 57 (sic) se encuentran en la residencia de una persona … ¿no debería matarlos? " (La multitud gritó: "¡Mátenlos! ¡Mátenlos!")

El segundo fue una exultación con el tormento de las minorías indefensas: en una manifestación previa en 2002, Modi reflexionó sobre el destino de los musulmanes desplazados por los recientes disturbios de Gujarat, preguntando: "¿Qué debemos hacer? ¿Abrir campamentos de socorro para ellos? Queremos abrir centros de producción para bebés? Su audiencia estalló en carcajadas. "Tenemos que enseñar una lección a aquellos que están aumentando la población a un ritmo alarmante", dijo.

El último recurso fue la autocompasión, una licencia para que los hindúes se consideren las verdaderas víctimas. Le dijo al Parlamento que la India había sido una nación esclava durante más de mil años y afirmó que había fuerzas que querían matarlo.

Desde su elección en 2014 como primer ministro, el fanatismo se ha ennoblecido como una forma saludable de autoafirmación. Lynches of Muslims, constantemente demonizados como yihadistas dedicados a seducir y convertir a mujeres hindúes, por grupos de hindúes enojados se han convertido en un deporte tan común que circulan docenas de terribles videos de asesinatos en grupos de WhatsApp dirigidos por nacionalistas hindúes.

El verano pasado, un ministro del gabinete de Modi elogió a ocho hombres que habían sido condenados por linchar a un musulmán. En este universo, Cachemira nunca podría permanecer autónoma, un lugar impermeable a los deseos de una mayoría feliz de ver cumplida su voluntad a través de la violencia.

La reelección de Modi este año alentó a los partidarios cuya ira incitó hábilmente. El primer ministro rara vez reconoce asesinatos minoritarios. Aún más raros son los casos en que los condena. De hecho, ni una sola vez recordó por su nombre a los musulmanes asesinados por los fundamentalistas hindúes. Esto no es una casualidad. Está a un paso de dejar que los observadores hindúes sometan a sus vecinos musulmanes y luego los sometan, utilizando el poder del estado, como lo ha hecho en Cachemira.

El despertar político de Modi tuvo lugar en los campos de entrenamiento de Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), el grupo paramilitar de derecha que incubó la política moderna del nacionalismo hindú. El RSS presenta a los jóvenes "voluntarios" al vasto panteón de presuntos villanos que saquearon y destruyeron la India a lo largo de los siglos: los invasores islámicos, los acomodacionistas como Mohandas Gandhi y el Partido del Congreso que dirigió, los nacionalistas musulmanes que mutilaron a la India. creó Pakistán y trató de secuestrar Cachemira, y les insta a abandonar su impotencia hindú.

El efecto en la mente joven de Modi fue tan poderoso que llegó a considerar a RSS como su familia, abandonó a su esposa y su madre, y vagó por la India como catequista por la causa nacionalista hindú.

Al tomar Cachemira, Modi aplacó a los seguidores del nacionalismo hindú y se estableció como el padre de lo que orgullosamente llaman "Nueva India". Cachemira siempre ha estado en la cima de su lista de deseos, que incluye la construcción de un templo en Ayodhya, donde hubo una mezquita durante 500 años antes de que los nacionalistas hindúes la destruyeran en 1992; la eliminación de los privilegios menores otorgados a las minorías (como un subsidio para la peregrinación musulmana a La Meca); un fin legal a las conversiones religiosas de los hindúes; una supresión extralegal de las citas interreligiosas y el matrimonio, especialmente cuando la novia es hindú y el novio musulmán; y finalmente la revisión de la constitución para declarar a India un estado formalmente hindú.

Pero, ¿puede la India, la sociedad más heterogénea de la tierra, sobrevivir al surgimiento de una mayoría como esta? En su emocionante discurso inaugural ante la primera asamblea de Cachemira elegida libremente en 1951, el jeque Abdullah, el popular líder socialista que defendió la entrada de Cachemira a la India, presentó las opciones ante los cachemires. El compromiso de la India con la "democracia secular basada en la justicia, la libertad y la igualdad", explicó, negó el "argumento de que los musulmanes de Cachemira no pueden tener seguridad en la India".

La constitución de India, según Abdullah, "ha repudiado en gran medida y definitivamente el concepto de un estado religioso, que es un revés para el medievalismo". Abdullah denunció a Pakistán, una cuasi-teocracia que libró una guerra en 1948 para apoderarse de Cachemira como "un estado feudal", en el que "apelar a la religión es un enfoque sentimental e incorrecto".

Pero su rechazo a Pakistán también fue un recordatorio para India de que el secularismo era la condición no negociable de la lealtad de Cachemira. Cachemira, dijo, "nunca aceptará un principio que busque favorecer los intereses de una religión o grupo social frente a otro". Esta frase estaba destinada a Pakistán. Ahora se aplica a la India.

Los separatistas de Cachemira, que una vez calificaron a la India de "Estado hindú", en ese momento podían considerarse chovinistas, y la India podía defender con credibilidad el lugar de Cachemira en su manada políglota: la religión de los cachemires era irrelevante en su totalidad. Ciudadanía del estado indio.

Pero ahora el reclamo de los separatistas contra India tiene tanto peso y sustancia como el reclamo de Abdullah contra Pakistán. El argumento del "nacionalismo inclusivo" utilizado por los predecesores de Modi para persuadir a los separatistas de Cachemira para que participen en las elecciones no es accesible para él, un nacionalista religioso.

Una India que ya no es secular habrá perdido su argumento por Cachemira para siempre. La calma actualmente impuesta en la región esconde un profundo odio que está a punto de estallar. El abuso de Cachemira justificado por Modi como "integración", si no se confronta y revierte, podría ser el comienzo del fin de la unidad de la India.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *