El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,





Es f谩cil escribir r谩pidamente una ley, un decreto-ley o un reglamento. Pero el f谩cil y barato sale, bastantes veces, muy caro. Tan costoso que puede incluso tener, a pesar de que no es esa la intenci贸n de quien legisl贸, los efectos inversos de aquellos que se pretend铆a obtener.





En efecto, es posible legislar de manera tan errada que los objetivos pol铆ticos que se persigue son cilindrados, en particular, por el retorno perverso resultante de ese texto. Lo que es especialmente degradante en 谩reas como la del arrendamiento urbano. As铆 lo reflej贸 muy recientemente la Unidad T茅cnica Presupuestaria en el estudio de evaluaci贸n de los efectos econ贸micos del paquete fiscal sobre los rendimientos de la propiedad, referente a un conjunto de proyectos legislativos en discusi贸n en el Parlamento. Para citar un ejemplo, se lee que excluir los arrendamientos vivos del acceso al beneficio fiscal inducir el efecto perverso de precarizaci贸n de los v铆nculos existentes y socavar la eficacia de la mayor铆a de las iniciativas legislativas.

Son ya muchos los estudios, nacionales e internacionales, que aconsejan a Estados, regiones, municipios, reguladores y dem谩s entidades con poder legislativo o reglamentario a organizarse para mejorar la calidad de la legislaci贸n y de la reglamentaci贸n.

Es lo que muestra tambi茅n el reciente Regla de pol铆tica de Outlook 2018 de la Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸mico (OCDE). En 茅l se defiende, en particular, que hay la necesidad de dise帽ar reglas transparentes, basadas en datos concretos, que tengan en cuenta los riesgos, as铆 como las realidades presentes sobre el terreno. Y que debe buscarse la participaci贸n de las partes interesadas, as铆 como la evaluaci贸n de los impactos, antes y despu茅s de la adopci贸n de las normas.

Puede insistir un incauto que la evaluaci贸n del impacto legislativo y la defensa de las pol铆ticas p煤blicas, en particular las sociales, ser谩n materias sin relaci贸n. Pero la tienen, y estrecha. Por ejemplo, en lo que se refiere a la liquidaci贸n y consideraci贸n de las consecuencias de la "ley de las 35 horas", pensemos como habr铆a sido diferente haber identificado y resuelto a tiempo los efectos nefastos que la misma implic贸 para el sistema de salud.

La Uni贸n Europea, la OCDE y los diferentes pa铆ses han percibido y explorando el potencial de las herramientas de evaluaci贸n de impacto de las normas, integr谩ndolas en iniciativas destinadas a legislar mejor (v茅ase, por ejemplo, Better Regulation).

En realidad, podemos con la evaluaci贸n, en particular, prever de forma m谩s cuidadosa los resultados de diferentes escenarios de actuaci贸n p煤blica en ecuaci贸n, identificar ventajas y desventajas de cada escenario, garantizar mayor adhesi贸n a lo que es la realidad y, en particular, anticipar y evitar efectos no deseados.





Este instrumento apoya la toma de decisiones pol铆ticas, en particular en la elecci贸n del escenario que persigue de la forma m谩s conveniente las finalidades pol铆ticas visadas y la mayor racionalidad econ贸mica en la opci贸n adoptada. Conf铆a en la seguridad al decisor, especialmente por el mayor anclaje en la realidad, por la mejor percepci贸n de ventajas, inconvenientes y riesgos, por el di谩logo que puede promover con los interesados, as铆 como por la mejor fundamentaci贸n y consistencia de los caminos a recorrer.

No se quiere este instrumento para sustituir al decisor pol铆tico. Es el decisor pol铆tico que tiene aqu铆 otro instrumento de sustentaci贸n de su acci贸n. Instrumento que, adem谩s, ofrece tambi茅n mayor transparencia al proceso decisorio, quedando m谩s claras las razones de las opciones adoptadas, aunque ideol贸gicas. Instrumento que puede exponer presiones indebidas y fen贸menos conexos. Instrumento que prosigue, despu茅s de todo, principios b谩sicos de un Estado de Derecho.

Se trata aqu铆, tambi茅n, de un instrumento capaz de identificar diferentes grados de impacto, positivos y negativos, de las medidas a adoptar, frente a diferentes territorios, generaciones u otros grupos.

Portugal ya conocen estas herramientas, acostado en importantes iniciativas en marcha del asunto, pero tambi茅n sabemos que una cultura de "leyes f谩cil" no cambia con rapidez.

Es importante, pues, estructurar la actuaci贸n p煤blica en el terreno normativo, especialmente para que los errores como los citados, desde luego en pol铆ticas con elevada proyecci贸n social, no contin煤en siendo cometidos.

Y es importante que los ciudadanos seamos m谩s exigentes.

Que no aceptemos de 谩nimo leve que en legislaci贸n como la resultante del Reglamento General de Protecci贸n de Datos la Asamblea de la Rep煤blica se pueda bastar con una apreciaci贸n que se limita a indicar que a la vista de la informaci贸n disponible, no es posible determinar o cuantificar las cargas resultantes de la aprobaci贸n de la presente iniciativa.

O que en las discusiones sobre aumentos de pensiones, u otras del tipo, permitimos limitarnos a o铆r hablar en las perspectivas de tienda de comestibles estancada en el tiempo, circunscrita a las preocupaciones de debe-y-haber.

La evaluaci贸n de impacto de las normas es, resumidamente, una herramienta de determinaci贸n de la calidad de las leyes y un tamiz de transparencia, as铆 como reflejo de una democracia madura y responsable, tambi茅n por la aproximaci贸n entre decisor y ciudadano que implica. Seamos todos m谩s exigentes. Legislar barato sale caro.

Abogado, Investigador del Centro de Investigaci贸n en Derecho P煤blico, Facultad de Derecho de Lisboa

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *