El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,



Joe Biden entendió el recado. A los 76 años, el ex vicepresidente de Estados Unidos decidió adaptar el discurso y agitar a la izquierda para no perder el favoritismo en el Partido Demócrata en la disputa por la Casa Blanca.

Presionado por el ala progresista que embala a los demócratas desde el año 2016, Biden vio que era necesario clavar los pies en la defensa de temas caros a ese grupo para consolidarse como el nombre de oposición a Donald Trump en 2020.

El guión en que se despojó de parte de su figurín centrista fue puesto en marcha la semana pasada.



En tres días, el líder de las encuestas demócratas -con 32 %- lanzó ambicioso plan de combate al cambio climático y cambió de posición sobre el uso de fondos federales para financiar el aborto: ahora se dice favorable a la medida.

La plataforma del clima promete ir más allá de las políticas del gobierno de Barack Obama, de quien Biden fue vicepresidente, y tiene la meta de poner en cero las emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos para 2050.

Pero lo que sorprendió incluso aliados cercanos fue la revisión de Biden sobre el apoyo a la llamada Enmienda Hyde.

Desde 1976, la regla limita el uso de dinero público para financiar el aborto en casos de violación, incesto o riesgo de vida de la madre.

Católico, es contra interrumpir el embarazo en cualquier circunstancia y apoyó por décadas la regla que impide al gobierno de pagar por el procedimiento.

El cambio de postura vino forzado por críticas de otros precandidatos de oposición, que atacaron a Biden por mantener el respaldo en medio del esfuerzo de republicanos para aprobar medidas estatales que restringen el aborto.

Legalizada en los Estados Unidos, la práctica es más difícil de realizar por las mujeres pobres, que dependen justamente del dinero federal para realizar el procedimiento.

El principal exponente progresista y segundo lugar en las encuestas demócratas-con el 18 %-, el senador independiente Bernie Sanders hizo la contraposición directa y dijo que era necesario derribar la enmienda Hyde.

Fue eco de Elizabeth Warren, que también disputa la nominación del partido y continúa en tercer lugar, con el 7%. "No apoyo la enmienda Hyde y luchará por su derrocamiento", afirmó la senadora.

La arena de ataques entre Biden y progresistas alarmó a líderes demócratas al ser inaugurada antes de los debates dentro del partido, marcados para comenzar a finales de junio.

La evaluación en el Congreso es que la disputa pública anticipada entre los 23 nombres que quieren competir contra Trump sólo debilita el discurso y expone la racha de la oposición.

El Partido Demócrata se trasladó al centro desde el gobierno Bill Clinton (1993-2001), pero la campaña de 2016 cambió los paradigmas adoptados hasta entonces.

Hace tres años, Sanders perdió el nombramiento para Hillary Clinton, pero ganó la agenda que dominó las elecciones legislativas del año pasado, en la que los demócratas recuperaron el mando de la Cámara de Diputados.

Con un discurso fuerte, él llevó al centro del debate electoral propuestas como salud y educación gratuita para todos, combate al cambio climático y aumento de impuestos para los ricos – temas que vuelven a figurar este año.

La marca pro-trabajador y anti-establishment, sin embargo, no es más sólo de él. Warren ha ganado fuerza entre los electores y disputa con Sanders la retórica más a la izquierda de la oposición.

En la economía, la senadora arrastra a los demócratas lejos del libre comercio, que siempre fue la marca del partido, y obliga a Biden a adaptarse también a ese escenario.

Todavía no está claro cuál será el discurso más eficaz para convencer a la oposición a Trump el año que viene, pero Biden entendió que no puede renunciar a ciertos debates y banderas.

De abril a junio, el ex vicepresidente cayó del 39% al 32% en las encuestas demócratas, mientras que Sanders se mantuvo en el nivel del 20%.

El escenario de la elección estadounidense es inédito: a pesar de los buenos índices económicos y el desempleo bajísimo, el presidente no encabeza la carrera para 2020.

Según la encuesta divulgada por CNN esta semana, Trump hoy perdería de al menos seis candidatos de oposición, Biden (53% a 40%), Sanders (51% a 42%) y Warren (49% a 42%) entre ellos.

En el caso de que la estrategia de Biden correcto será interesante observar la disputa entre dos candidatos con más de 70 años en una elección que era prevista para ser también generacional en Estados Unidos.


Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *