El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,





Una nueva política de inmigración, dirigida a las ciudades menos desarrolladas, podría ayudar a resolver uno de los principales problemas económicos de EEUU: el declive demográfico.





La idea es simple y, al mismo tiempo, desafiante: el gobierno estadounidense concedería visas para inmigrantes calificados desde que ellos vivían y trabajasen en estados en el corazón del país.

Seg√ļn la encuesta del Grupo de Innovaci√≥n Econ√≥mica (EIG, por sus siglas en ingl√©s), estas regiones han perdido mano de obra para centros urbanos ubicados en las zonas costeras, como Nueva York, Los √Āngeles, Boston y San Francisco, y quedado atr√°s cuando el asunto es escolaridad y desarrollo econ√≥mico.

El debate se produce en medio de la escalada de las medidas anti-inmigración del presidente Donald Trump, que defiende la construcción de un muro en la frontera con México y dijo que podría enviar inmigrantes ilegales detenidos a las llamadas "ciudades santuarias" -locales comandados por demócratas que, se oponen a las políticas migratorias de la Casa Blanca.

Los problemas de inmigraci√≥n son la trama central del gobierno Trump, que busca caciparse para una posible reelecci√≥n el a√Īo que viene con el mismo discurso nacionalista y proteccionista que lo llev√≥ a la Presidencia en 2016.

S√≥lo en marzo de este a√Īo, por ejemplo, m√°s de 100 mil inmigrantes ilegales fueron llevados bajo custodia, estimulando la ret√≥rica del presidente de que hay una grave crisis inmigratoria que necesita ser resuelta en el pa√≠s.

La mayor√≠a de la poblaci√≥n estadounidense, sin embargo, parece no estar de acuerdo con este discurso de odio: los datos divulgados por el Pew Research Center el mes pasado muestran que el 59% de los inmigrantes son una fuerza y ‚Äč‚Äčno un peso para el pa√≠s, y destacan sus talentos en en vez de temer que ellos roben sus beneficios y puestos de trabajo.





La propuesta presentada por el estudio de la OIG, sin embargo, trata sólo de personas que entrarían legalmente en Estados Unidos como forma de impulsar la economía de las regiones más centrales del país -hoy menos desarrolladas.

Los expertos, sin embargo, avalan que el posicionamiento de la Casa Blanca -que ve a los inmigrantes como una amenaza a la seguridad nacional- no es suficiente para impedir que proyectos como éste avancen, ya que la legislación en los estados funciona de forma independiente en EEUU.

"Estoy de acuerdo en que esta es una propuesta desafiante en un escenario como este [governo Trump]pero no es asunto imposible de ser debatido ", afirma Ann Chih Lin, experto en pol√≠ticas p√ļblicas de la Universidad de Michigan.

"La cuestión de la inmigración se entiende como una disputa entre republicanos y demócratas es relativamente nueva, comenzó con Trump, pero muchos republicanos apoyan la inmigración, porque apoyan los negocios", concluye.

La profesora cree que la implementación de ese tipo de proyecto -que ya tuvo embriones en otras épocas en el Congreso estadounidense, capitaneados incluso por republicanos- cambiaría significativamente la política del país, pues obligaría a los estados a discutir la inmigración de manera más transparente.

Los economistas Adam Ozimek, Kenan Fikri y John Lettieri, autores de la investigaci√≥n de la OIG, se√Īalan que, de 2010 a 2017, m√°s del 85% de los municipios de los Estados Unidos crecieron menos que el resto del pa√≠s, mientras que las ciudades costeras se desarrollaron, las regiones m√°s centrales tuvieron una p√©rdida de poblaci√≥n, en algunos casos, de m√°s del 5%.

Este declive demográfico es una de las principales razones por las que varios analistas esperan que la economía estadounidense crezca menos a partir de ahora, lo que ha preocupado a los inversores.

Con la propuesta de canalizar inmigrantes a esas regiones más pobres y menos desarrolladas, dicen los investigadores, sería posible driblar el ciclo vicioso creado por la fuga de mano de obra de ciudades menores y más rurales.

En la evaluación de la profesora de Michigan, sin embargo, la solución no es tan simple y hay al menos dos problemas a considerar en la discusión del proyecto.

Seg√ļn ella, el empleo es el factor determinante para un trabajador temporal elegir el lugar donde va a establecerse, pero no est√° claro en la propuesta de los visados ‚Äč‚Äčquien llegar√≠a primero: los inmigrantes o las empresas.

La otra cuestión, dice, es por qué no priorizar a los propios estadounidenses para suplir esa necesidad de mano de obra en las regiones centrales del país, ya que hoy los inmigrantes también prefieren las ciudades más desarrolladas que, en consecuencia, tienen más opciones de mercado de trabajo.

En la propuesta de los economistas, los visados ‚Äč‚Äčpara ciudades espec√≠ficas no estar√≠an vinculados a un solo empleador, como es el caso del H-1B -destinado a quienes ya tienen trabajo en los Estados Unidos- permitiendo que las personas cambiar de empleo e incluso pudieran montar un negocio propio .

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *