El poder desgasta a los que no lo tienen





Giulio Andreotti domin√≥ la vida pol√≠tica italiana durante medio siglo. Sobrevivi√≥ a la guerra y siete papas, la ca√≠da de la monarqu√≠a, el fin de la rep√ļblica que ayud√≥ a fundar y el colapso de la Democracia Cristiana (DC) tras la operaci√≥n ¬ęManos Limpias¬Ľ. Durante d√©cadas fue uno de los hombres m√°s poderosos de Italia, varias veces primer ministro y otra eminencia, un hacedor de reyes y, al mismo tiempo, en sus propias palabras, un ‚Äúsoldado del Papa‚ÄĚ. Sibilino, resbaladizo, oscuro ya veces siniestro, fue un maestro consumado del maquiavelismo -en el sentido estricto del t√©rmino- y de la pol√≠tica como arte de lo posible.





A primera vista, nada sugerir√≠a que Andreotti se volver√≠a tan poderoso y lograr√≠a sobrevivir pol√≠ticamente durante tanto tiempo. Despu√©s de todo, no era particularmente carism√°tico y su facci√≥n de DC siempre estuvo en minor√≠a. Los enemigos fueron m√°s que muchos, la prensa lo llam√≥ ‚ÄúBelceb√ļ‚ÄĚ en la portada y su candidatura a jefe de Estado, que ser√≠a el colmo de una larga carrera, muri√≥ al nacer por sospechas de v√≠nculos con la mafia y su implicaci√≥n. en el asesinato de un periodista (habr√≠a sido absuelto de la mayor√≠a de estas acusaciones despu√©s de un largo proceso judicial). Sin embargo, Andreotti sobrevivi√≥ pol√≠ticamente a todo esto y se mantuvo activo hasta el final. Nombrado senador vitalicio, tuvo un retiro reparador y falleci√≥ a los 94 a√Īos, no sin antes contribuir de manera decisiva a la ca√≠da del √ļltimo gobierno de Prodi, al ‘quitarle la alfombra’ en una votaci√≥n cr√≠tica en el Senado.

Andreotti es recordado por aforismos famosos, como cuando dijo que le gustaba tanto Alemania que incluso prefer√≠a que hubiera dos. O como el momento en que, fingiendo cierta humildad evang√©lica, dijo reconocer sus l√≠mites como ser humano y pol√≠tico, luego agreg√≥ de inmediato: ‚Äúpero cuando miro a mi alrededor me doy cuenta de que no vivo propiamente rodeado de gigantes‚ÄĚ. Otra frase suya aconseja ‚Äúverlo todo, tolerar mucho y corregir una cosa a la vez‚ÄĚ, permitiendo vislumbrar c√≥mo ha prosperado en un sistema pol√≠tico marcadamente corrupto. Pero ninguno fue tan famoso como √©ste, por demostrar un profundo conocimiento de los mecanismos de poder que gobiernan las sociedades humanas: ‚Äúel poder desgasta a quienes no lo tienen‚ÄĚ.

En otras palabras, poderosa es aquella persona que consigue lo que quiere que suceda, o niega a los demás la posibilidad de conseguirlo. Esto se manifiesta a través de la capacidad de tomar decisiones que hacen que suceda lo que quieres, así como de influir o influir en las decisiones de otras personas. Quien domine este arte tendrá poder aunque no ocupe un puesto de autoridad formal ni dé órdenes a nadie. Mientras que otros, que piensan que tienen poder pero no lo tienen, luchan en vano y terminan agotados.

Andreotti fue poderoso porque desempe√Ī√≥ el papel de mediador entre diferentes facciones dentro de la Democracia Cristiana, jugando con los intereses de diferentes grupos para avanzar en su propia agenda.

La pol√≠tica portuguesa no tiene un car√°cter complejo como Andreotti, con sus conexiones peligrosas y dichos ingeniosos. Pero tenemos un primer ministro que conoce bien la naturaleza del poder y el arte de lo posible. Pero veamos: Ant√≥nio Costa torea sucesivamente al PSD y a su l√≠der, Rui Rio, que al parecer est√° entre los que se desgastan. Se ocupa de los partidos de izquierda con la habilidad de un judoka que usa el peso de su oponente (en este caso, sus intereses y sus ‚Äúboggarts‚ÄĚ favoritos) para tirarlo a la lona y detenerlo. Y maniobra inteligentemente a sus potenciales sucesores, distribuy√©ndoles obsequios envenenados, haci√©ndolos competir entre s√≠ y sin dejar que lo ensombrezcan.

El problema con esta forma de ejercer el poder es lo que viene a continuaci√≥n. Cuando Costa deje la direcci√≥n del PS, camino de Bruselas o Bel√©m, ¬Ņqui√©n podr√° sucederlo? Pedro Nuno Santos, ¬Ņcuya carrera corre el riesgo de asociarse con el destino de TAP, para bien o para mal? Fernando Medina, ¬Ņqui√©n frente al PS deber√≠a poder ganar las elecciones sin ser por falta de asistencia o dem√©rito de opositores? Ana Catarina Mendes, que hered√≥ el lugar de l√≠der en la Quadratura, ¬Ņquiz√°s creyendo que la Historia es un c√≠rculo? ¬ŅO Seguro resucit√≥?





Andreotti solía decir que en política el sol y la lluvia se alternan rápidamente. El PS todavía disfruta del sol, pero ya está por llegar la lluvia.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *