El plan de paz de Trump apunta a mantener la situación actual





Estados Unidos ya no necesita el Medio Oriente como lo hacía en el pasado. Con el crecimiento de su producción de energía, los EE. UU. Comenzaron a distanciarse de la región (por ejemplo, de Irak, Siria, Yemen, Libia). Y, sin la necesidad de mantener una paz más amplia en el Medio Oriente por el bien de sus intereses energéticos, Estados Unidos tiene hoy el lujo de elegir qué batallas quiere combatir.





Más recientemente, esto ha significado proponer un plan de paz entre israelíes y palestinos que es mucho más favorable a Israel que cualquier cosa promovida por cualquier gobierno estadounidense anterior.

Abundan los críticos del plan, y eso es comprensible. Si la paz hubiera sido el objetivo inmediato de la propuesta, el equipo de Trump habría discutido con ambas partes, no solo con Israel.

La decisión de la administración de transferir la embajada estadounidense a Jerusalén dio un golpe fatal a cualquier participación palestina. Pero ese es precisamente el punto: esta propuesta no fue solo un plan de paz.

En cambio, tiene como objetivo consagrar la situación real en el campo. Y, visto desde esta perspectiva, el plan constituye una evaluación realista de la situación actual (para disgusto de los defensores de la creación de un estado palestino).

Mirando hacia atr√°s, este intento m√°s reciente de formalizar la situaci√≥n actual ha sido posible gracias a dos desarrollos geopol√≠ticos distintos que han tenido lugar en los √ļltimos 20 a√Īos, o desde que el presidente Bill Clinton intent√≥ mediar un acuerdo de paz condicional entre las dos partes.

El primero es el continuo aumento de la primac√≠a israel√≠ en el Medio Oriente. Los √ļltimos 20 a√Īos han estado marcados por una gran volatilidad en la regi√≥n, desde guerras hasta agitaciones pol√≠ticas, hasta el dep√≥sito de dictadores.





A lo largo de todo esto, Israel ha continuado su marcha hacia la hegemonía técnica y militar en la región, reforzada por un crecimiento económico envidiable. A medida que Israel se fortaleció, también lo hicieron los ultranacionalistas para quienes Cisjordania y la Franja de Gaza pertenecen a colonos judíos que construyeron estratégicamente sus asentamientos para fragmentar cualquier futuro estado palestino.

Bajo el primer ministro Bibi Netanyahu, se permitió que estos asentamientos continuaran creciendo, hasta el punto de que si se legalizaran hoy (como lo propone el acuerdo propuesto por Trump), solo el 70% de Cisjordania quedaría para formar un estado palestino, contra 94 % a 96% ofrecido por el equipo de Bill Clinton.

El segundo hecho geopolítico que deja a EE. UU. En condiciones de ofrecer este tipo de acuerdo está relacionado con el primero: a medida que Israel se ha consolidado como una potencia genuina en Oriente Medio, también se ha convertido en un socio mucho más atractivo con el que otros países árabes pueden quiero trabajar

Esto es especialmente cierto ahora que Irán, ofendido, está comenzando a reaccionar y convertirse en una amenaza creciente para muchos de estos países (piense en el ataque iraní a la instalación petrolera de Abqaik en Arabia Saudita).

Vilipending Israel ya no es tan políticamente convincente como lo era en el pasado, y en un mundo lleno de amenazas crecientes (muchas de las cuales están en el campo cibernético), no hay escasez de líderes árabes que prefieran cooperar con el liderazgo israelí que hablar en contra de él.

Para decirlo sin rodeos, la causa palestina ya no es una causa com√ļn en el mundo √°rabe.

Esto crea una oportunidad que Israel quiere aprovechar, al tiempo que presenta otra tragedia a los palestinos en una larga sucesi√≥n de ellos. Y aunque entidades como la Liga √Ārabe y la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n Isl√°mica (OCI) se han pronunciado oficialmente en contra del plan, la propuesta ha ganado el apoyo de algunos gobiernos √°rabes, como lo demuestra la presencia de embajadores de los Emiratos √Ārabes Unidos en la Casa Blanca, Bahrein y Om√°n cuando se anunci√≥.

Los críticos de todo lo que proviene de Trump se han apresurado a deshacer el plan, calificándolo de poco práctico. Ese no es su problema: en realidad, el plan es demasiado práctico, en vista de la realidad en el campo. Y, en comparación con otras propuestas de política exterior presentadas por Trump que estaban cargadas de promesas pero carecían de sustancia, la propuesta para Oriente Medio, un texto de 50 páginas, realmente refleja la realidad actual en la región. Pero lo que no hará es traer la paz al Medio Oriente.

Durante a√Īos, la gente tem√≠a que Washington estuviera demasiado involucrado en esta parte del mundo y terminara poniendo sus pies en sus manos. Ahora estamos entrando en una era en la que Estados Unidos est√° menos involucrado … pero est√° tomando partido activamente.

Solo el tiempo dirá si esto aumentará o reducirá la confusión en la región.

Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *