El país de la "bébé milagro"





María de Lourdes de los Santos Alves estuvo casi a no dejar de ser María de Lourdes dos Santos. Todo a causa de una "revolución".





Los 7 de febrero de 1927, casi cuatro meses después de nacido María de Lourdes, cientos de marineros, la GNR soldados y civiles de Lisboa se unió a la revuelta contra la "dictadura militar" que cuatro días antes había roto en Porto y tenía adherencias un poco por todo el país. Por esa época, la revuelta ya estaba casi suprimida, y por mucho que pudieran haber intentado, los lisboetas no invertirían el rumbo de las cosas.

En ese d√≠a, el "Carvalho Ara√ļjo" o la "Ibo", en alg√ļn lugar del Tajo, comenzaron a disparar sobre el Cuartel General del Palacio de las Necesidades, cerca del edificio donde viv√≠an Luis y Laura dos Santos, padres de Mar√≠a de Lourdes. Laura, tal vez con miedo de que algo grave pudiera suceder, resolvi√≥ sacar al ni√Īo de la cuna y acostarse en su cama. De repente, la d√©bil punter√≠a de los "sediciosos" les hizo acertar en el tejado del edificio de la familia de los santos, que se derrumb√≥ sobre la habitaci√≥n donde dorm√≠a la reci√©n nacida.

Sin ver nada, su padre caminó a las palomitas por la habitación, y al sentir algo caliente en la mano, tomó lo que juzgó ser sólo la pierna de María de Lourdes, que aparentemente juzgaba ya muerta y descuartizada. Al salir de la nube de humo y polvo, Luís se dio cuenta de que la hija "venía toda". Unos días después, un periódico (no quedó memoria del nombre) noticiaba el episodio y la "bébé milagro" que le había sobrevivido. Los revoltosos, esos, acabarían fusilados unos días más tarde.

Presumiblemente, el pronunciamiento del "28 de mayo", que ayer hizo 93 a√Īos, se hab√≠a hecho para poner fin a tribulaciones de √©stas. "La Rep√ļblica," Vieja "o" Nueva ", fuera una sucesi√≥n de gobiernos, golpes," terror ", violencia y persecuciones, que victimizaron no s√≥lo a los" mon√°rquicos "que hab√≠a sacado del poder, sino tambi√©n al" buen pueblo "que buscaba" "liberar", por no hablar de algunos de sus h√©roes (Luis, que trabajaba en el Arsenal de la Marina, si no particip√≥, seguramente habr√° visto o sabido de voz cercana lo que all√≠ se hab√≠a hecho a Machado dos Santos, el "h√©roe de la Rotonda" Octubre de 1910, en la "noche sangrienta" de 19 de octubre de 1921).

No era de sorprender que, en 1926, gran parte del pa√≠s deseara el fin del "desorden". Pero la violencia no par√≥ despu√©s del 28 de mayo. En los a√Īos siguientes, se sucedieron los pronunciamientos, las revueltas y las luchas por el control del nuevo r√©gimen. Y cuando Salazar lleg√≥ al poder y lo consolid√≥, la violencia apenas cambi√≥ de naturaleza: con la polic√≠a pol√≠tica y la subordinaci√≥n de las Fuerzas Armadas al poder pol√≠tico personal del Presidente del Consejo, se institucionaliz√≥ y se convirti√≥ en represor.

Lo que a su vez implic√≥ que no pudiera ser capaz de producir el "orden" que Salazar tanto dec√≠a desear: no s√≥lo forzaba la inevitable oposici√≥n pol√≠tica, una vez fuera del orden institucional, actuar de forma "desorientada", como el car√°cter dictatorial del r√©gimen lo hac√≠a esencialmente arbitrario, s√≥lo distinguiendo de la Rep√ļblica en los blancos que eleg√≠a.





El fracaso del "Que 28", y luego el régimen de Salazar construyó y Marcello heredado, como resultado de la naturaleza de la sociedad portuguesa de la época, y un problema que lo aquejaba desde los "liberales" habían tratado de "dar a la Nación" un régimen representativo de "ciudadanos libres".

El pa√≠s estaba dividido entre una poblaci√≥n urbana, radical, anticlerical y m√°s o menos letrada, y otra franja rural, conservadora, profundamente cat√≥lica, numerosa pero esencialmente analfabeta, y tanto la clase pol√≠tica como los "radicales" que quer√≠an "democratizar" pa√≠s desconfiaban de ese vasto n√ļmero de personas que pod√≠an ser f√°cilmente manipuladas por el "cacique" o por el sacerdote de la tierra.

El problema se fue agravando a medida que el peso de la población urbana fue creciendo frente al de las regiones rurales, y el régimen abandonó el viejo estratagema de la restricción del universo electoral (con que negaba el voto a la plebe) y lo amplió: que el voto "arrebatado" de las "ovejas" de la "provincia" podía "ahogar" el voto urbano más radical, "cocinando" todas las elecciones, pero tenía la desventaja de dejar el "pueblo" letrado cada vez más incómodo con el " el peso de las "carneros" y la forma en que su voto permitía que una clase política cada vez más desacreditada se perpetuara en el poder. Fue una desventaja que costó la supervivencia del régimen.

La Rep√ļblica busc√≥ otra soluci√≥n para la incompatibilidad pol√≠tica entre esos dos "Portugais": una dictadura terrorista del "radicalismo" urbano sobre el resto del pa√≠s. El resultado no fue mejor que el obtenido por el "liberalismo": el r√©gimen no ten√≠a como sobrevivir a largo plazo, pues si los "liberales" hab√≠an descubierto que era imposible gobernar el pa√≠s sin el favor de la poblaci√≥n armada y radicalizada de la capital, los republicanos descubrieron que esa poblaci√≥n tampoco podr√≠a gobernar sin la tolerancia del resto del pa√≠s.

S√≥lo hab√≠a una alternativa, que Salazar comenzar√≠a a poner en marcha en 1928: una dictadura de Portugal conservadora y cat√≥lica en la franja m√°s urbana y la poblaci√≥n radical. Pero su adopci√≥n s√≥lo mostraba algo que el "liberalismo" y la Rep√ļblica ya hab√≠an revelado: la manifiesta imposibilidad de una parte del pa√≠s de reconocer la legitimidad de la otra para participar en la vida pol√≠tica, y c√≥mo esa imposibilidad hac√≠a inevitable la violencia pol√≠tica.

En la década de 1970, por primera vez, el problema pudo ser superado: no sólo el país se tornó acentuadamente más urbano, como la "opinión" de las ciudades y de la "provincia" se compatibilizaba: es verdad que las elecciones de 1975 mostraron un país "dividido entre un" norte "más católico y conservador y un" sur "más" revolucionario "y comunista, pero casi el 72% de los votantes depositó su voto en los tres partidos democráticos (PS, PPD y CDS), mostrando que veían en el voto periódico y no en las rifles el medio de resolución de las divergencias políticas.

El pa√≠s que vino despu√©s, aquel en que Mar√≠a de Lourdes, mi abuela, hoy vive, ya no es lo mismo en que casi muri√≥ en 1927. En 1974, la implosi√≥n del "Estado Nuevo" puso a desnudo ese cambio. Es verdad que en los a√Īos que siguieron, todav√≠a hubo unos espasmos de violencia "revolucionaria", promovidos aqu√≠ y all√° por grupos pol√≠ticos con poco entusiasmo por la democracia. Pero, a diferencia de lo que hab√≠a sucedido hasta entonces, cualquier dictadura tendr√≠a que enfrentar al menos tres cuartos del pa√≠s en una guerra civil, que inevitablemente perder√≠a y nadie quer√≠a.

Por lo tanto, Portugal ya no tendrá que recurrir a la violencia como un sustituto de la representación política, pero fue entregado a otro problema antiguo que lo atormenta desde al menos 1834: estar entre la espada de la necesidad de utilizar el estado de acortar la brecha entre los deseos populares de una vida mejor y la pared de los límites de los recursos a disposición de ese Estado, poniéndolo así entre otra espada (la necesidad de tener "déficit" presupuestario y de endeudarse "allá afuera") y otra pared (la necesidad de que ese déficit y esa deuda no son demasiado elevados hasta el punto de que ya nadie está dispuesto a alimentarlos). Un problema que tan pronto no desaparecerá.

El autor escribe de acuerdo con la antigua ortografía.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *