El número de inmigrantes se duplica en una década, con menos blancos y más mujeres





En 2010, el censo mostró que cerca de 600.000 inmigrantes vivían en Brasil, principalmente portugueses y otros europeos. Diez años después, esa cifra se ha más que duplicado, llegando a 1,3 millones, según un estudio presentado este martes (7) por el Observatorio de Migraciones Internacionales (OBMigra).





Sin embargo, la gran diferencia de volumen es solo uno de los cambios que se han producido en la última década. Los datos también revelan una diferencia radical en el perfil de este extranjero que vino a vivir a Brasil: los países de origen, la proporción de mujeres, el salario promedio, la distribución en todo el país, todo eso ha cambiado en este decenio. .

«Desde la posguerra, Brasil no ha tenido una década tan efervescente y dinámica en términos de migración y refugio», dice Leonardo Cavalcanti, coordinador científico de OBMigra y profesor de la UnB.

También fue un período de cambio legislativo en la materia, con la sustitución del Estatuto de Extranjería, desde la época de la dictadura militar, por la Ley de Migración, en 2017. Esta transformación jurídica estuvo impulsada por el propio incremento de la llegada de inmigrantes al país, dice Duval Fernandes, profesor de la PUC Minas. «La ley de migración trae una gran noticia, en cuanto al inmigrante como sujeto de derechos».

Para delinear el panorama de la inmigración en Brasil entre 2011 y 2020, la encuesta del Observatorio analizó bases de datos gubernamentales, incluidos refugiados reconocidos, solicitantes de asilo y otros inmigrantes.

Para Tadeu de Oliveira, coordinador estadístico de OBMigra, a pesar del gran aumento de llegadas en los últimos años, el número —menos del 1% de la población brasileña— es bajo «considerando un país con la extensión territorial y el tamaño de la economía brasileña». «Estamos viviendo una transición demográfica, avanzando hacia el envejecimiento y la reducción de la población. La inmigración tiene el potencial de aportar a nuestro país. Logramos absorber más», dice.

Vea algunas revelaciones del estudio:





De europeos a latinoamericanos

Si en 2010 la mayoría de los inmigrantes que vivían en Brasil eran de Portugal, diez años después Venezuela y Haití son los dos primeros países de origen. De los diez principales flujos migratorios hacia el territorio brasileño, solo dos son de países del Norte global: Francia y Estados Unidos.

Este cambio sigue una tendencia global, con migraciones Sur-Sur superpuestas con migraciones Sur-Norte Global. Las barreras implementadas por los gobiernos ricos para vetar la entrada de inmigrantes son una de las explicaciones del fenómeno. “De un país de emigración, también nos hemos convertido en un país de inmigración y tránsito, es decir, un camino para quienes quieren ir a otros lugares”, dice Duval Fernandes, de la PUC Minas.

En los primeros cinco años de la década, la nacionalidad de los recién llegados ya ha comenzado a cambiar, con la llegada de muchos sudamericanos, haitianos, senegaleses, congoleños y bengalíes. A partir del segundo semestre, haitianos y venezolanos fueron los responsables de consolidar la inmigración latinoamericana y caribeña.

La mayoría repartidos por Brasil

En 2010, más del 60% de los inmigrantes se concentraron en los estados de São Paulo y Río de Janeiro. Ahora, los dos estados juntos han reducido su participación al 38%, y los inmigrantes se distribuyen en otros estados.

Roraima, en la frontera con Venezuela, fue el principal, con 21,9%. Los estados de la región Sur, con un 16,8%, también empezaron a recibir muchos inmigrantes, así como Amazonas, Minas Gerais y Bahía.

migración más femenina

Siguiendo otra tendencia global, Brasil experimentó una «feminización» de las migraciones, con la llegada de más mujeres, especialmente haitianas y venezolanas. Aunque los hombres siguen siendo mayoría, el perfil más familiar de estos dos flujos ha aumentado la proporción de mujeres inmigrantes.

En el caso de los refugiados y solicitantes de asilo, su participación se duplicó de 2013 a 2019, del 22% al 46%.

Este cambio no significa, sin embargo, que estén alcanzando un mayor grado de igualdad con los hombres. Los datos muestran que los inmigrantes perciben el 70% del salario de los trabajadores varones, y que su empleo se realiza en empresas con un alto nivel de explotación laboral.

más negros y marrones

La diversificación de los países de origen ha provocado un cambio en el perfil racial de los inmigrantes. Si en 2011 los negros y pardos representaban el 13,9% del total de los que estaban en el mercado laboral formal, al final de la década ya son mayoría (54,4%).

En los primeros años, la llegada de personas de países africanos, y especialmente de Haití, hizo que aumentara la proporción de negros. El crecimiento de los trabajadores de color marrón comenzó en 2018, con los venezolanos.

Aunque son minoría, los blancos han recibido salarios en estos diez años muy superiores al resto.

matrimonios mixtos

Los hombres inmigrantes se casan con mujeres brasileñas más que al revés. De los 65.000 matrimonios con al menos un cónyuge inmigrante en la década, el 62,2% fueron este tipo de arreglos. Luego vienen los hombres brasileños casados ​​con mujeres inmigrantes (28,6%) y, finalmente, los matrimonios entre dos inmigrantes (9,2%).

Este último grupo viene creciendo desde 2017, pero sigue siendo inferior a los sindicatos mixtos.

Para Tadeu Oliveira, una hipótesis es que las mujeres inmigrantes esperan más, hasta tener una inserción más definida en la sociedad brasileña, para optar por el matrimonio y la maternidad.

gotas de escolarización

A principios de la década, entre los inmigrantes en el mercado laboral formal, la mayoría (52%) había completado la educación superior. Hoy son el 21,2% del total, siendo la educación secundaria la más común (44,5%) y la proporción de sin instrucción o con primaria incompleta ha pasado del 5,8% al 14,1%.

Esta composición refleja la entrada de nuevos inmigrantes de países pobres o en vías de desarrollo, a diferencia de los flujos anteriores, en los que predominaban los trabajadores europeos más educados.

Empleo más formal, salarios más bajos

De 2011 a 2020, el número de inmigrantes en el mercado laboral formal brasileño se triplicó, de 62.400 a 181.300.

Sin embargo, su ingreso promedio ha ido cayendo a lo largo de los años, a diferencia del promedio general, que se ha mantenido estable, observa André Simões, responsable de esta parte del estudio. “Una explicación es la inserción ocupacional de inmigrantes, que vienen ocupando puestos de trabajo en el sector agroindustrial, en el sector avícola y de faena porcina”, dice, refiriéndose especialmente a haitianos y venezolanos.

Considerando todas las nacionalidades, el ingreso promedio mensual de los inmigrantes (R $ 4.900) es superior al promedio nacional. Pero este número no refleja la realidad de la mayoría del grupo: el 65% gana hasta 2 salarios mínimos.

El promedio es impulsado por los altos salarios de los trabajadores de algunas nacionalidades: mientras que en 2020 el ingreso promedio de un noruego en Brasil fue de R $ 33.000 mensuales, el de un venezolano fue de R $ 1.521, por ejemplo. En 2019, los refugiados latinoamericanos tenían un ingreso 53% más bajo que el salario promedio en el mercado general.

Acceso a beneficios sociales

El número de familias con al menos un afiliado inmigrante inscrito en el Registro Único de Programas Sociales (CadÚnico) pasó de 12 mil en 2012 a 132 mil en 2020. De estas, 44% recibe Bolsa Família, 21% recibe Tarifa Social de Electricidad y El 18% recibió Ayuda de Emergencia Pandémica el año pasado. Venezolanos, haitianos, bolivianos y paraguayos son las principales nacionalidades entre los inscritos.

Más chinos entre los ejecutivos

La composición de un grupo específico de inmigrantes, los que se trasladan a Brasil a pedido de una empresa local, también ha cambiado en la última década. Suelen ser hombres, con cargos directivos, altos sueldos y residentes del Sureste. Aunque europeos y norteamericanos todavía tienen una fuerte presencia entre ellos, existe una demanda creciente de trabajadores chinos, la mayoría de ellos trabajando en los sectores de infraestructura para el comercio mayorista de electricidad, telecomunicaciones, agua, alcantarillado y tecnología. Por otro lado, el número de latinoamericanos entre estos ejecutivos ha ido disminuyendo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *