El nuevo comisionado de derechos humanos intenta escapar del ataque burócrata de la ONU





La semana pasada, apenas un mes después de convertirse en el nuevo jefe de derechos humanos de la ONU, Volker Turk estuvo en la región de Darfur en Sudán para reunirse con las víctimas de un conflicto que ya ha desplazado a millones de personas.





Posteriormente, en la capital, Jartum, se reunió con los generales que han tomado el poder con la ayuda de las tropas y que utilizan la fuerza letal contra los manifestantes. Turk dijo que Sudán necesita una transición a un gobierno civil y necesita garantizar que los derechos humanos sean la fuerza impulsora detrás de ese proceso político.

Los anteriores Altos Comisionados de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a menudo pasaban unos meses en la sede de la organizaci√≥n en Ginebra para familiarizarse con las complejidades de su trabajo antes de partir en visitas a otros pa√≠ses. Pero Turk comenz√≥ a organizar su visita a Sud√°n incluso antes de que comenzara oficialmente en su nuevo cargo. Se est√° organizando para hacer uno o dos viajes m√°s hasta fin de a√Īo. Seg√ļn los informes, una misi√≥n a Ucrania est√° en su agenda.

El jueves, la agitación en Irán estaba en lo más alto de su lista. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU decidió en una sesión de emergencia investigar la respuesta de Teherán a las protestas contra el gobierno teocrático, una ola de represión que ya ha provocado cientos de muertes.

El Consejo solicitó el nombramiento de una misión internacional para investigar la reacción de las autoridades iraníes ante las protestas populares generalizadas provocadas por la muerte bajo custodia policial en septiembre de Mahsa Amini, detenida por violar la ley sobre el uso del velo.

Turk critic√≥ duramente las acciones de las autoridades iran√≠es y dijo que hab√≠an provocado 300 muertes, incluidos m√°s de 40 ni√Īos, 14.000 arrestos, que describi√≥ como espantosos, y las sentencias de muerte de al menos seis manifestantes.





¬ęLas viejas costumbres y la mentalidad de fortaleza de quienes est√°n en el poder simplemente no funcionan¬Ľ, dijo. ¬ęEl cambio es inevitable. Avanzar requiere reformas significativas¬Ľ.

La disposición con la que Turk está aceptando su nuevo rol apunta a las ventajas prácticas que aporta a este puesto, ya que es un funcionario experimentado que conoce la ONU de adentro hacia afuera y está familiarizado con su compleja burocracia.

El turco de 57 a√Īos tiene 30 a√Īos de experiencia trabajando para Naciones Unidas, primero en su agencia de refugiados -para la que visit√≥ Darfur hace 11 a√Īos- y, durante los √ļltimos tres a√Īos, como asesor pol√≠tico del secretario general Antonio Guterres. en Nueva York, incluso para cuestiones de derechos humanos.

Pero su experiencia como ¬ęinsider¬Ľ contribuy√≥ a la fr√≠a reacci√≥n de las organizaciones internacionales de derechos humanos a su nominaci√≥n. En el pasado, los jefes de la ONU han elegido a exjefes de gobierno, juristas o diplom√°ticos eminentes para el puesto notoriamente dif√≠cil de jefe de derechos humanos, un cargo cuyo titular debe tratar con l√≠deres mundiales y, en ocasiones, reprenderlos por sus fracasos en el tema. derechos humanos.

Los cr√≠ticos dijeron que, dada su experiencia y temperamento, Turk no estaba preparado para este delicado papel. Y el hecho de que fuera designado por un secretario general de la ONU considerado d√©bil en materia de derechos humanos aliment√≥ los temores de que Guterres hubiera elegido a un diplom√°tico de bajo perfil, alguien que probablemente compartir√≠a la preferencia de su jefe por la diplomacia m√°s que tras bambalinas que hacer uso de la poderosa arma de la presi√≥n p√ļblica.

Pero el flujo constante de declaraciones p√ļblicas realizadas por Turk en su primer mes en el cargo ha dado esperanza a algunos cr√≠ticos. En su segundo d√≠a, conden√≥ los ataques et√≠opes contra objetivos civiles en Tigray, calific√°ndolos de ¬ęcompletamente inaceptables¬Ľ. Cuando Elon Musk adquiri√≥ Twitter, Turk public√≥ una carta abierta record√°ndole al multimillonario la responsabilidad de su plataforma de ¬ęevitar la difusi√≥n de contenido que viole los derechos de las personas¬Ľ.

Y cuando se inauguró la conferencia climática COP27 en Egipto, Turk provocó la ira del gobierno anfitrión cuando lo instó a liberar al preso político Alaa Abdel-Fattah, quien recientemente inició una huelga de hambre, y a otros presos condenados injustamente.

Hay desafíos más grandes por delante.

Una prueba clave de la efectividad de Turk será su seguimiento del informe publicado por su predecesora, Michelle Bachelet, minutos antes de dejar el cargo. El informe concluyó que China puede haber cometido crímenes contra la humanidad con su represión contra los uigures y otros musulmanes en su región de Xinjiang.

China descartó el informe como una colección politizada de mentiras occidentales, algo que la ONU no debería haber publicado. Los diplomáticos chinos en Ginebra intentaron desacreditar el informe, diciendo que la Alta Comisión no apoyaba el texto.

Beijing puede estar decepcionado por la reacci√≥n de Turk. Dijo que considera que el documento es importante y el resultado de una cuidadosa investigaci√≥n. ¬ęEs un informe producido por mi entidad y cuenta con todo mi apoyo. Contiene recomendaciones s√≥lidas y buscar√© formas de comprometerme con las autoridades chinas en su implementaci√≥n¬Ľ.

En t√©rminos m√°s generales, Turk dijo a los periodistas este mes: ¬ęHablar√© cuando sintamos que nuestras voces pueden marcar la diferencia o cuando sea necesario, especialmente para reforzar las voces de las v√≠ctimas o hacer sonar la alarma¬Ľ.

El activismo de Turk no sorprende a los colegas que han seguido su carrera en la agencia de refugiados de la ONU. Después de servir en misiones en el Congo, Kosovo y el Sudeste Asiático, Turk se convirtió en jefe de protección, un rol descrito por algunos como derechos humanos en acción.

¬ęTurk es el tipo de persona que se arremanga y se pone manos a la obra, no alguien que se queda en la oficina¬Ľ, dice Kirsten Young, su compa√Īera de trabajo en la ONU y amiga que ha trabajado junto a Turk en Kosovo y m√°s all√°. ¬ęMuchas de las obras en las que particip√≥ salvaron vidas¬Ľ.

Ahora, las ambiciones de Turk como alto comisionado incluyen construir una presencia de derechos humanos de la ONU mucho m√°s fuerte sobre el terreno y recaudar mucho m√°s dinero para financiar un organismo que no cuenta con suficientes recursos para las demandas que enfrenta.

El mayor desafío que Turk ve por delante es recuperar un consenso global que reconozca los derechos humanos como universales y fundamentales para abordar los problemas más apremiantes, incluida la Guerra de Ucrania y el cambio climático.

Lucha contra lo que considera la visi√≥n err√≥nea de que la Declaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos, la piedra angular de las protecciones internacionales de los derechos humanos adoptadas desde la Segunda Guerra Mundial, es un c√≥ctel de valores occidentales. El deterioro de los derechos humanos, dice, ‚Äúno puede ser el da√Īo colateral de la geopol√≠tica y la divisi√≥n‚ÄĚ.

Traducido por Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *