el museo pospuesto





Han pasado tres décadas desde la última vez que se expuso el tesoro de la Casa Real -la primera exposición tuvo lugar en los años 50 con acceso restringido- hasta que, finalmente, se construyó un museo dedicado a esta colección, que había permanecido oculta al público durante tanto tiempo. largo público





No fue el coste lo que justificó este retraso, ya que el Real Museo del Tesoro no presupuestó más de media docena de kilómetros de autopista, sino el poco valor que le damos a la cultura y al patrimonio, junto con la moda, también una especie de patrimonio nacional patrimonio, por indecisión y postergación en la ejecución de obras, que tiene en el dicho popular “las obras de Santa Engrácia” su expresión emblemática.

El Palacio de Ajuda, donde se instaló el Museo, es en sí mismo una metáfora de piedra caliza de esta inclinación portuguesa. Después de la destrucción de Paço da Ribeira por el terremoto y el incendio que siguió, la familia real se mudó a un palacio de madera construido en una propiedad real en Ajuda. Sin la debida dignidad para albergar al soberano, escenario de una corte mediocre, en la que “ningún esplendor ni exhibición pública del Estado se mantuvo por parte del Rey de Portugal”, como señaló el inglés Wraxall, el edificio fue pensado como morada temporal , pero fue residencia real durante cuatro décadas, hasta su destrucción por un incendio en 1794.

A la falta de compromiso del rey D. José en la construcción de un nuevo palacio de sólida construcción, por temor a la ocurrencia de terremotos más intensos, se sumó la indecisión en el reinado siguiente. Se sabe que D. María I hizo consultar al embajador de Francia, Marqués de Bombelles, sobre la contratación de un arquitecto francés para diseñar un nuevo palacio, pero las circunstancias acabaron forzando el propósito; Reducida a cenizas la Real Barraca da Ajuda, el Príncipe D. João, que desde 1792 había sustituido a su madre en el Gobierno, ordenó finalmente la construcción de un palacio real.

Las convulsiones políticas que vivió el país en las tres primeras décadas del siglo XX. XIX y el crónico problema de falta de medios económicos, hizo que las obras quedaran incompletas, levantándose sólo un tercio del edificio, quedando el lado oeste del palacio con aspecto de ruina.

D. Luís, único monarca que habitó el palacio, tampoco avanzó en las obras. Ante las limitaciones económicas de la Casa Real, cuyos ingresos permanecieron congelados durante toda la monarquía constitucional y, aun así, objeto de críticas, como recuerda Eça de Queiroz, quien dijo que se criticaba a la Casa Real tanto “por los gastos que hace [quer] por la pobreza en que vive”, el monarca sólo dispuso de medios para decorar la casa y dotarla de las comodidades características de la segunda mitad del siglo XIX.

Abandonado por la viuda de D. Luís, D. Maria Pia y por su segundo hijo, el Infante D. Afonso, tras la proclamación de la República, el edificio quedó inacabado hasta el presente siglo. Recién después de casi doscientos años se terminó el palacio y, a finales de los 30, se instaló el museo, resolviendo a la vez dos proyectos que llevaban mucho tiempo, demasiado tiempo.





Los portugueses, acostumbrados a tales avances y retrocesos, suelen decir, en una mezcla de resignación y optimismo, “más vale tarde que nunca”, dicho popular que se aplica perfectamente en este caso. ¡Al fin!

El autor escribe según la ortografía antigua.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *