El mundo debe estar loco





1) Este título puede deberle algo a la película "Los dioses deben estar locos", aunque girando el carrete, la película en sí es esencialmente de naturaleza cómica, y lo que surge aquí no está inclinado en absoluto hacia ese lado.





La pel√≠cula comienza en el desierto de Kalahari y se centra en una simple botella de Coca-Cola, lanzada inadvertidamente desde un avi√≥n, que cae cerca de un lugar donde jugaba un grupo de ni√Īos bosquimanos. La botella abultada con las letras rojas muy prominentes de la marca despierta mucha curiosidad tanto en ni√Īos como en adultos, el s√≠mbolo de la botella de la civilizaci√≥n moderna, porque es un producto muy diferente de los que estaban acostumbrados a ver. Primero se divierten, lo han visto y lo han dado vuelta, imaginan usos extra√Īos para la botella.

Pero después de un tiempo, este simple objeto comienza a causar serias disputas de propiedad dentro del grupo de miembros de la comunidad. La película procede con mucha hilaridad y comedia.

Quizás una de las ideas más interesantes para evitar la película apunta a las dificultades que todos tenemos y sentimos al enfrentar y resolver situaciones nuevas o diferentes, ya sea en el campo de la política, la economía o lo social.

2 Volviendo al tema, ¬Ņest√° el mundo realmente loco? Mi punto de vista no es as√≠. El mundo est√° en un proceso de efervescencia en varios ritmos. Casi dir√≠a que hay pocas excepciones en las que nada "hierve". Incluso en esos lugares donde todo parece tranquilo.

Con una simple mirada a través de las muchas y variadas zonas / países en movimientos de protesta, lucha, guerras, nos enfrentamos a revueltas a veces anárquicas y objetivos poco claros, diferencias contradictorias y claramente evidentes entre ellos.

Pero, en t√©rminos generales, predominan las razones pol√≠ticas, econ√≥micas o sociales, donde la corrupci√≥n, la explotaci√≥n, la evasi√≥n fiscal, la mala gesti√≥n pol√≠tica y corporativa siempre est√°n unidas y alcanzan un alto grado de aversi√≥n y revuelta de las poblaciones, siendo todas esa es la causa √ļltima de las terribles desigualdades en la distribuci√≥n de la riqueza.





Mirando a Hong Kong o Catalu√Īa, son claramente los motivos pol√≠ticos los que impulsan esos concursos, esas peleas callejeras. Y aunque muchas razones los separan, hay una que los une, la represion de la libertad. Y otra muy importante tambi√©n, la falta de di√°logo entre las partes.

Si miramos a Chile, Líbano, Irak, Argelia, ya son principalmente problemas económicos, con corrupción en el terreno, que son la fuente de estos disturbios o los despidos de los líderes políticos.

Pero el mundo est√° cambiando, dir√©, m√°s o menos visible. Estos son los pa√≠ses de Am√©rica Latina, casi todos. Es √Āfrica Es el mundo musulm√°n. Es la propia Europa, de una forma u otra, donde no podemos olvidar la reciente contestaci√≥n de los chalecos amarillos y Catalu√Īa. Son los propios Estados Unidos. Todo se mueve.

3 Y si profundizamos un poco más en esta situación, llegaremos al punto en que todo se une: la distribución muy desigual del valor de la riqueza creada.

Y si a√ļn nos detenemos en las grandes transformaciones tecnol√≥gicas que no se agotan en la designaci√≥n de transici√≥n digital que tendremos que enfrentar a corto, mediano y largo plazo y la necesidad de prepararnos para enfrentarlas, nos queda la angustia y la desesperaci√≥n de muchas personas. En algunos casos, estamos perdiendo el tren, sintiendo que las desigualdades tienden a profundizarse.

Este sentimiento y angustia, que impregna a todas las sociedades con más o menos fuerza, asume una situación específica en Portugal, debido al bajo ingreso promedio obtenido.

Por otro lado, las √©lites asocian y justifican esta distribuci√≥n muy desigual de la riqueza con la cuesti√≥n de la productividad. Con √©l uno intenta explicar todo sin explicar nada. ¬ŅAlguna vez te has preguntado, por ejemplo, d√≥nde est√°n las causas de la baja productividad en nuestro pa√≠s? Ser√≠a bueno para las confederaciones de empleadores, las asociaciones empresariales, analizar seriamente este tema porque, en mi opini√≥n, es en estos medios donde se ubican.

Y no puedo resistirme a terminar este art√≠culo de opini√≥n haciendo dos citas sobre productividad, tomadas de "El valor de todo" por Mariana Mazzucato, profesora en el University College de Londres, donde tambi√©n fund√≥ y dirige el Instituto para la Innovaci√≥n y el Prop√≥sito P√ļblico.

En el prefacio titulado "Historias sobre la creaci√≥n de riqueza", escribe: "Entre 1975 y 2017, el PIB real de los Estados Unidos, el tama√Īo de la econom√≠a ajustada a la inflaci√≥n, triplicado alrededor de $ 5.49 mil millones a $ 17.29 mil millones. Durante este per√≠odo, la productividad creci√≥ aproximadamente un 60 por ciento, pero desde 1979 en adelante los salarios reales de la gran mayor√≠a de los trabajadores estadounidenses se han estancado o incluso ca√≠do. En otras palabras, durante aproximadamente cuatro d√©cadas una √©lite diminuta atrapado todas las ganancias de una econom√≠a en auge. Esto se debi√≥ a que hab√≠a miembros especialmente productivos de la sociedad estadounidense.?

La segunda cita se refiere a Goldman Sachs: "En 2009, Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs, dijo:" Los empleados de Goldman Sachs se encuentran entre los m√°s productivos del mundo ". Pero solo un a√Īo antes, Goldman Sachs hab√≠a hecho una contribuci√≥n importante a la peor crisis financiera y econ√≥mica desde la d√©cada de 1930. Los contribuyentes estadounidenses tuvieron que pagar $ 125 mil millones para canjearla.

A la luz del terrible desempe√Īo del banco de inversi√≥n solo un a√Īo antes, una declaraci√≥n de este tipo hecha por el director ejecutivo fue extraordinaria. El banco despidi√≥ a 3.000 empleados entre noviembre de 2007 y diciembre de 2009 y las ganancias se desplomaron ".

Todas las historias para justificar quién crea riqueza cuando en realidad solo extrae valor. Por cierto, la semana pasada, cuando discutía el Programa del Gobierno, Rui Rio escuchó algo muy similar: la productividad portuguesa difícilmente retrasará el aumento del salario mínimo a 750 euros que el Gobierno del PS propone que suceda para 2023. Para él, 700 euros ya era muy bueno.

Otra historia para la distribución de la riqueza creada para distribuir en beneficio de una élite, como siempre.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *