El mundo de 8 mil millones será más religioso y los musulmanes engañarán a los cristianos

Ya somos 8 mil millones en el planeta, dice la ONU. Y Dios no solo sigue en ascenso, sino que será más popular que nunca a medida que nos acerquemos a los 10 mil millones de humanos, algo previsto para poco más de 30 años.

La pregunta es, ¿qué Dios es ese? Contrariamente a predicciones pasadas, que hablaban de secularización masiva, el mundo tiende a volverse aún más religioso, según proyecciones del Pew Research Center, una organización estadounidense que aborda temas de fe en sus investigaciones. También se volverá más musulmana.

La creencia con la mayoría de los afiliados seguirá siendo cristiana, pero el Islam crecerá más rápido que cualquiera de las principales religiones mundiales. Para 2050, el bloque musulmán solo será residualmente más pequeño que el bloque cristiano: si redondeas la estadística, ambos tendrán 3 de cada 10 personas viviendo en la Tierra.

Otra consecuencia de este tráfico religioso será la reducción de un grupo que, hasta hace poco, simboliza el debilitamiento de este marco de fe, que es precisamente el de los que no declaran ninguna creencia en particular.

Palabra clave para entender esta dinámica: demografía. El director asociado de Pew, Conrad Hackett, estima que los seguidores del Corán crecerán de 1800 millones en 2015 a casi 3000 millones en 2060, con una expansión dos veces más rápida que el promedio de la población general. “La razón principal de esta tendencia es la dinámica demográfica: los musulmanes tienen poblaciones más jóvenes y más hijos por mujer que cualquier otro grupo religioso importante”, explica.

Es lo contrario de lo que sucede en muchos de los países más ricos. «Una proporción cada vez mayor de personas que se criaron en una religión se está alejando voluntariamente de ella», dice Hackett. «Sin embargo, nacen menos niños de estas mujeres, lo que limita el crecimiento global de la población no religiosa».

La alta fecundidad de religiosas garantizará la alta circulación de la fe en las naciones más pobres. La dilatación del estrato que no se identifica con una creencia específica se verá frenada por la lenta expansión de la población, o incluso por la reducción en algunos casos.

Este nicho es bastante plural, incluye ateos, agnósticos (aquellos que no creen que haya elementos suficientes para demostrar ni que Dios existe ni que no existe) y tipos que no descartan necesariamente la prevalencia de una fuerza superior, pero no lo sistematicéis en una religión.

Las proyecciones indican que los no religiosos disminuirán en el porcentaje global, pero aumentarán en lugares como Estados Unidos y Francia, donde la tasa de fecundidad ya no se desacelera por el flujo migratorio. En tres décadas, se espera que el 10% de Europa sea musulmana, por ejemplo.

En los EE. UU., se espera que los cristianos, que ahora representan las tres cuartas partes de la población, disminuyan a dos tercios para el 2050. El judaísmo ya no será la religión no cristiana más grande en la nación más rica del mundo, si los EE. UU. para mantener ese puesto hasta entonces, son otros quinientos. Se espera que los musulmanes asuman este puesto.

Como Pew no analiza subgrupos religiosos en esta encuesta, no distingue entre diferentes matrices cristianas. Pero la deshidratación católica hacia el evangelicalismo es un fenómeno fuerte especialmente en América Latina, con ecos también en África.

El apetito conversor hace que los pentecostales, la rama más importante del segmento evangélico, lideren las tasas de crecimiento religioso en la región. Es lo que sucede en Brasil, donde el catolicismo reinó casi soberano hasta la década de 1980, cuando nueve de cada diez brasileños se reconocieron en él, pero empezaron a perder terreno frente a herederos de la Reforma protestante y también frente a personas sin filiación religiosa. Hoy son la mitad de la población, en una sangría que debería durar unos años más hasta que se frene.

Aquí no hay una estadística precisa, sobre todo porque hay muchos movimientos censales desactualizados, como es el caso del propio Brasil. Pero los creyentes representan al menos el 20% de la región, según el sociólogo peruano José Luís Pérez Guadalupe, quien investiga el surgimiento del evangelicalismo en América del Sur y Central. En países como Guatemala y Honduras, el doble. Aquí, deberían alcanzar cerca del 40% en la próxima década.

Esta expansión de la población ni siquiera necesita desplazar a los católicos para producir efectos en cadena, dice Guadalupe. “No es solo el porcentaje, sino la militancia. El tema es cuánto de esta porción religiosa está comprometida, comprometida. La gran mayoría de los evangélicos en América Latina están comprometidos con su fe, y los católicos no. Eso es lo que marca la diferencia. » ¿Cuántos evangélicos no practicantes hay por ahí? Bueno, mucho menos que el adepto contingente del catolicismo.

Más que el ascenso numérico de los cristianos, «lo que vivimos es visibilidad pública», dice la guatemalteca Brenda Carranza, coordinadora del Laboratorio de Antropología de la Religión de la Unicamp. Los pastores se han articulado en los últimos 30 años para poner la suya en el Poder Legislativo, Judicial y Ejecutivo.

Aquí es necesario recordar la Teología del Dominio, dice Carranza. «Permitirá que la derecha cristiana, en la década de 1970, tome su lugar en el Partido Republicano. [nos EUA]. Es extremadamente conservador, con rasgos fundamentalistas, y siembra la idea de que hay una guerra espiritual en la que el diablo contamina radicalmente la política, y hay que rescatarla en nombre de Dios”.

Esta premisa de que los evangélicos tienen el deber moral de restaurar los valores cristianos en el planeta ha contaminado el ala religiosa del bolsonarismo. Está muy abierto cuando la Primera Dama Michelle Bolsonaro dice que el Palacio del Planalto fue consagrado a los demonios antes de la llegada de su esposo y ahora pertenece «al Señor Jesús».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *