El menor costo de las pequeñas ciudades en Portugal atrae a los brasileños





El precio récord de los inmuebles en Portugal, con aumentos significativos tanto para la compra como para el alquiler, ha hecho que los inmigrantes brasileños busquen localidades pequeñas o en el interior del país, donde todavía hay opciones más asequibles.





El pequeño tamaño del territorio portugués —casi del tamaño de Pernambuco—, combinado con una buena infraestructura de carreteras y fibra óptica, que cubre más del 87% de los hogares, permite a los profesionales trabajar lejos de los centros sin mayores dificultades adicionales.

Mudarse a ciudades más pequeñas es una tendencia en la última ola de inmigración brasileña, según Casa do Brasil en Lisboa, una ONG que brinda asistencia comunitaria en Portugal.

“Hay muchos perfiles diferentes, desde estudiantes hasta trabajadores de todas las áreas. La gente ha estado buscando ciudades más pequeñas motivada principalmente por el precio de la vivienda”, dice Cyntia de Paula, presidenta de la institución.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran un aumento en los precios de las propiedades en todo el país. Comprar una casa ahora cuesta en promedio un 50% más que hace cinco años.

En busca de una vida más tranquila, combinada con un costo menor que en las grandes ciudades, la publicista carioca Rafaela Salles se mudó con su familia, en julio de 2021, a la pequeña Freamunde.

Con unos 7.500 habitantes, el municipio se encuentra en el norte de Portugal, a unos 45 kilómetros de Oporto, la segunda ciudad más grande del país. Salles, que trabaja de forma remota para una empresa brasileña, dice que la experiencia hasta ahora ha sido positiva.

«En Río, todos los días tenía dos horas de atascos. Tenía miedo de que me robaran. Ahora, estamos en un lugar seguro, trabajamos desde casa y mi hijo estudia en una escuela cercana. Tenemos la paz de mente que buscábamos», dice.

Según el publicista, la oferta cultural y de servicios de las ciudades vecinas complementa lo que no se encuentra en Freamunde, y el precio asequible de los inmuebles es uno de los grandes destaques de la región. «Aunque aquí las cosas ya se están poniendo más caras, todavía es posible encontrar una buena propiedad para alquilar por menos de 500 euros [R$ 2.570] por mes. Vivo en un piso de tres habitaciones, que ahora es mío, pero cuando lo alquilé costaba 350 euros. [R$ 1.800]. En Lisboa, ese es el precio de una habitación».

La principal queja, por ahora, es la dependencia del coche para algunas situaciones. Salles dice que no hay mucho transporte público, lo que dificulta, por ejemplo, a quienes necesitan ir a Oporto con frecuencia, ya que la estación de tren más cercana no está en la ciudad.

En Portugal desde 2017, la chef y empresaria Jessica Torres no pensó en dejar Lisboa hasta el comienzo de la pandemia de Covid y el desarrollo de una condición de agotamiento.

Inspirada por una amiga que también se fue de la capital a una ciudad más lejana, decidió que era hora de reducir la velocidad y tomar un poco de aire fresco. Además de la calidad de vida, el precio de la vivienda influyó en la decisión de mudarse a Vialonga, a 20 kilómetros de Lisboa.

“Pasé de un departamento de una recámara a uno de dos recámaras. Ahora tengo una terraza y una gran cocina, un patio trasero para tomar el sol y sigo pagando menos que antes”, dice ella, quien ya está pensando en comprar una casa rural. propiedad.

Tras años como socio en restaurantes de la capital portuguesa, el chef empezó a trabajar desde casa, elaborando tartas por encargo. «La gente aquí es muy amable. Ya conozco a muchos vecinos. Tengo cuatro supermercados cerca de casa, una manicurista y un mecánico de confianza. Son cosas que, en cuatro años, nunca he tenido en Lisboa», dice.

Las empresas de reubicación y los asesores de inmigración también identificaron el movimiento y comenzaron a ampliar sus carteras, incluyendo muchas ofertas fuera de las opciones tradicionales concentradas en Lisboa y Oporto.

Dueña de la consultora Vou Mudar para Portugal, la empresaria Patrícia Lemos dice que tuvo que crear un equipo especializado en atender a quien busca pueblos pequeños. «Los brasileños con planes de mudarse a Portugal comenzaron a enfrentar una realidad muy dura, que fue el aumento brutal de los bienes raíces. Entonces, debido al precio, muchas personas terminaron considerando ciudades más pequeñas», dice.

En la evaluación de la empresaria, muchos brasileños todavía tienen cierta resistencia a la idea, basada principalmente en la idea de que los municipios más pequeños no tienen una buena infraestructura para las familias.

Tras el éxito de Braga, ciudad vecina a Oporto que ha sido la mimada de los brasileños en los últimos años, Leiria, en el centro de Portugal, viene destacándose entre los recién llegados.

El distrito, cuya capital lleva el mismo nombre, cuenta con una buena oferta de servicios de salud y educación, así como opciones comerciales. La región también tiene un importante centro industrial. “Leiria está a 140 kilómetros de Lisboa y tiene propiedades a precios excelentes. Es una zona tranquila y con un buen mercado laboral gracias a las fábricas”, dice Lemos.

Las estadísticas del SEF (Servicio de Extranjería y Fronteras) muestran el creciente interés de los inmigrantes por la región. En 2020, último dato disponible, había 24.788 ciudadanos extranjeros residiendo en el distrito de Leiria, un 14,5% más que el año anterior. En comparación con 2015, hubo un aumento del 69,2% en la población inmigrante.

Las ciudades pequeñas y medianas también tienen éxito en las redes sociales, dice Lemos, quien comparte consejos e información sobre cómo vivir en Portugal en su perfil de Instagram, donde tiene casi 350.000 seguidores.

El gobierno portugués y las autoridades municipales tienden a dar la bienvenida al interés de los brasileños en las regiones menos exploradas del país. Con una de las tasas de natalidad más bajas de Europa, el país intenta contener la despoblación del campo y las pequeñas ciudades. En algunos casos, incluso es posible contar con fondos específicos para apoyar el cambio, a través del programa Empleo Interior Mais (Movilidad Apoyada por un Interior Sostenible).

Como una forma de incentivar la instalación de una población más joven, el gobierno ofrece hasta 4.827 euros (R$ 25.800) para quienes se trasladen de la costa al interior del país para trabajar. Los extranjeros pueden aplicar al programa, siempre y cuando obtengan la documentación adecuada para residir en el país.

En 2021, el número de brasileños en Portugal alcanzó el récord de la serie histórica, con la marca de 209.072 personas que residen legalmente en el país.

Aunque ya expresivo —los brasileños representan casi el 30% de todos los extranjeros en Portugal—, la cifra es mayor. El número no incluye a aquellos que tienen doble ciudadanía de Portugal o de otro país de la Unión Europea o aquellos que se encuentran ilegalmente en el país.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *