El lío de la votación anticipada





Traté de poder votar por adelantado. Acceso inmediato a la plataforma MAI, indicación del Municipio elegido y rápida respuesta por SMS y correo electrónico. La víspera del día de la votación, un nuevo SMS de confirmación indicando el colegio electoral. Todo anticipaba una votación rápida y fluida. Solo que no. Tan pronto como me acerqué al lugar de votación, una escuela secundaria, la fila compacta de votantes rodeó la cuadra. No todos debidamente separados y algunos sin máscaras. El retraso esperado era de dos horas.





En todas las elecciones anteriores (desde 1976 no me he perdido ninguna) nunca tardé más de 15 minutos en votar. Así que decidí volver a media tarde. La cola había aumentado. Nuevo intento ya cerca de las 19 horas. Como gente esperando en la acera. Gabo la urbanidad de los portugueses. Pero, al poder votar el próximo domingo, lo haré. Más tarde me di cuenta de que en la mayoría de los municipios los retrasos eran idénticos o peores, lo que generaba críticas generalizadas.

El caso sirve para registrar dos aspectos:

  1. a) la solución de votación anticipada ahora consagrada, que en su modelo teórico merece un aplauso, debió haber cuidado su viabilidad para no caer en el lío en que se ha convertido, promoviendo prácticas totalmente opuestas a las que se pretendía evitar, como las tertulias, y la invitación la retirada de muchos portugueses (que ni siquiera sabrán que pueden votar el domingo 24 de enero);
  2. b) pero, en verdad, no se entiende por qué aún no se ha adelantado a votar por correspondencia de forma generalizada o incluso, con otros requisitos, a votar «online». Ciertamente porque sería necesario revisar la Constitución (art. 121º nº 3). ¿Pero no habría tiempo, ya que parece haber consenso, habiendo estado en una pandemia durante casi un año?

En el momento en que en Estados Unidos, fuertemente golpeado por la pandemia, se puso en funcionamiento un enorme procedimiento de votación postal, con alrededor del 60% del total de 150 millones de votos en esta modalidad, con estados en los que ese porcentaje llega al 85%, tendría sentido adoptar esta solución para nuestras presidenciales.

El voto presencial sigue siendo un vestigio cultural del siglo XIX, estrechamente vinculado a la afirmación del sufragio universal. Y lo cierto es que seguirá siendo el mejor ejemplo de la fiesta cívica de la democracia representativa. Pero debemos reconocer que los tiempos han cambiado. No hay nada como aprovechar los inconvenientes de la pandemia y la ineficacia de las soluciones ahora improvisadas, para poner en marcha mecanismos que realmente faciliten el ejercicio del derecho al voto.

El autor escribe según la ortografía antigua.





Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *