El liberalismo comienza en el cuerpo.





La aprobaci√≥n, en la Asamblea de la Rep√ļblica, de los proyectos de ley sobre la despenalizaci√≥n de la eutanasia significa otra posici√≥n liberal en Portugal.





Despu√©s de la interrupci√≥n voluntaria del embarazo, el consumo de estupefacientes (pero no su tr√°fico) y la pr√°ctica de la prostituci√≥n (pero no proxenetismo), habiendo consagrado el matrimonio entre personas del mismo sexo, Discriminaci√≥n negativa en el acceso a la adopci√≥n por parte de estas parejas y habiendo permitido el cambio de g√©nero a partir de los 16 a√Īos (en honor a los deseos de las personas transg√©nero), Portugal se convierte en uno de los pa√≠ses m√°s respetados por los derechos individuales, a escala mundial, en el polo a diferencia de pa√≠ses conservadores como Arabia Saudita, donde todo esto est√° prohibido.

Siguiendo el espíritu pionero en la abolición gradual de la esclavitud (desde 1570) y la pena de muerte (desde 1852), Portugal muestra, una vez más, que combina su tradición católica con una cultura humanista liberal. En este sentido, y a pesar de las críticas que algunos han hecho a la aprobación de la ley, estoy convencido de que refleja el sentimiento mayoritario de los portugueses.

Además, tanto en el caso del aborto como en el caso del uso de drogas, las leyes tuvieron los efectos previstos: menos drogas (heroína, cocaína e infectadas por el VIH) y menos abortos.

Fue curioso verificar, tanto en el debate parlamentario como en la sociedad civil, la dificultad que demostraron los llamados liberales para posicionarse, de manera coherente, con respecto a la despenalización de la eutanasia.

La verdad es que, en Portugal, la abrumadora mayor√≠a de los que se llaman liberales no lo son realmente. Dada la gran superposici√≥n entre las clases altas y el conservadurismo cat√≥lico, aqu√≠ casi no hay liberales reales. Lo que tenemos son los ¬ęliberales en la econom√≠a, conservadores en aduanas¬Ľ, que quieren beneficiarse del libre mercado y los bajos impuestos sobre sus negocios, pero imponen sus valores conservadores al Estado.

Como ya he escrito aquí, esta posición es contradictoria, ya que el mercado libre es un promotor del cambio cultural constante y la destrucción del status quo: el mercado crea fácilmente negocios de cambio de sexo, eutanasia o aborto, haciendo el encuentro entre demanda y oferta, como se ve en muchos países liberales. Además, defender que un individuo debe ser respetado en sus decisiones de producción, inversión y consumo, sin interferencia del Estado y, después, querer que el Estado interfiera en la posición del individuo en relación con su cuerpo, es una paradoja insaciable.





De hecho, no hay liberalismo sin libertad del cuerpo. Esta es la primera esfera de libertad: cada individuo, y solo √©l, decide qu√© hacer con su cuerpo. Mientras sea adulto y mentalmente capaz, y mientras no impida la libertad de otros cuerpos, seg√ļn el liberalismo, el cuerpo es nuestro terreno sagrado.

Por lo tanto, si una mujer est√° comenzando un embarazo y quiere interrumpirlo, solo ella puede decidir y nadie puede obligar a su cuerpo a continuar el proceso. Del mismo modo, si alguien necesita ayuda para morir, tiene derecho a solicitarla, sin ser penalizado por otra persona que acepte proporcionarla. Cualquiera que quiera cambiar su sexo tambi√©n tiene todo el derecho. Adem√°s de casarte con quien quieras, de com√ļn acuerdo.

Más superficialmente, todos deberíamos tener derecho a usar lo que queramos (incluso si no era nada o un burka), vestirnos como queramos o leer los libros que queramos. Lamentablemente, la cultura liberal es muy reciente, y los países donde reinan los valores castradores y puritanos siguen siendo mayoría.

Las leyes que tenemos en estos asuntos están bien pensadas, protegiendo la libertad de decisión de posibles desviaciones y malas interpretaciones, porque obligan a la conciencia de los beneficios, costos y consecuencias de estas decisiones, tanto para el individuo como para la sociedad.

Por lo tanto, nunca debemos olvidar esta regla de oro: si desea defender el liberalismo, comience dejando los cuerpos de los dem√°s en paz.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *