El ir y venir de la enfermedad de las vacas locas









Uno prion – t√©rmino que viene del ingl√©s part√≠cula infecciosa proteica – es la versi√≥n de ‚Äúmal genio‚ÄĚ de una prote√≠na normal, esencial para el sistema nervioso. De la manera convencional (y buena), la prote√≠na mantiene el neuronas integridad, crecimiento y comunicaci√≥n. En la forma anormal y mala, el pri√≥n, comienza a sabotear el funcionamiento de las c√©lulas nerviosas, que se vuelven porosas y finalmente mueren.

Mientras esto sucede, el cerebro se llena de agujeros microscópicos, como una esponja. Pero el prión tiene otra habilidad impresionante: si toca un gemelo bueno (otra proteína), también se convierte en prión.

Cuando miramos una prote√≠na, podr√≠amos pensar que se pliega como un origami, y lo que hace el pri√≥n es que toma un origami normal y lo vuelve a doblar a voluntad. Pero hay una reacci√≥n en cadena: cada nuevo pri√≥n convertido ahora puede convertir m√°s prote√≠nas en la ¬ęsecta pri√≥nica¬Ľ.

Pero, ¬Ņc√≥mo aparece un pri√≥n y acaba en el sistema nervioso central? mutaciones gen√©ticas raro, presente en un gran n√ļmero de animales, incluyendo vacas y seres humanos, dan lugar, internamente, a estas prote√≠nas defectuosas y diseminables.

En el ganado, los priones provocan la llamada encefalitis espongiforme bovina y, en humanos, el enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, enfermedades que, muy lentamente, despu√©s de a√Īos de incubaci√≥n, conducen a p√©rdida de coordinaci√≥n motora y cambios de comportamiento que puede culminar en la muerte. Esta es una forma de enfermedad pri√≥nica que no se propaga entre individuos y se denomina at√≠pica.

+ LEE TAMBI√ČN: Descubrimientos y lecciones del coronavirus variante Delta





Para que el problema se convierta transmisible, ser√≠a necesario colocar el pri√≥n listo dentro de otro organismo. ¬ŅDe que manera? Ingerir priones, por ejemplo. Resulta que el procesamiento de ganado en mataderos para consumo humano puede dar como resultado subproductos como la harina elaborada a partir de la carne y los huesos restantes de estos animales. Y esta harina se utiliz√≥ para preparar raciones para alimentar a los bueyes y vacas en las granjas, en un reciclaje can√≠bal.

¬ŅY qu√© pasar√≠a, entonces, si un animal con priones formados por generaci√≥n interna de forma at√≠pica (como en la mencionada encefalitis espongiforme bovina) se convirtiera en harina y entrara en este ciclo de reciclaje? Todo el ganado que se alimentara con el pienso a base de harina estar√≠a sujeto a contrae la misma enfermedad, ahora llamado t√≠pico, el que nace de la ingesti√≥n de pri√≥n listo.

Eso es lo que sucedi√≥ en la d√©cada de 1980 en el Reino Unido, generando una Epidemia de encefalitis espongiforme bovina, posteriormente tambi√©n detectada en Canad√°. Y as√≠ llegamos a conocer el ¬ęenfermedad de las vacas locas¬Ľ – ¬ŅRecuerdas que el pri√≥n altera el comportamiento del animal?

Pero, ¬Ņy si una persona comiera carne de res con esta enfermedad pri√≥nica? S√≠, corre el riesgo de desarrollar la variante humana Creutzfeldt-Jakob. Y no sirve de nada dejar el bistec bien cocido para escapar: los priones son extremadamente resistente a altas temperaturas.

La enfermedad de las vacas locas volvió a ser el centro de atención en septiembre, cuando se encontraron dos vacas ancianas con encefalitis espongiforme bovina en el Brasil (uno en Mato Grosso, otro en Minas Gerais). Pero tenían la forma atípica y no epidémica de la enfermedad. En otras palabras, estos animales tenían esas mutaciones que internamente hacen brotar priones. No tiene nada que ver con el uso de harina de res y el reciclaje caníbal, una práctica que ya no existe en Brasil y en los países que controlan la enfermedad.

Despu√©s del sacrificio, las vacas no fueron destinadas al consumo y el caso se cerr√≥ correctamente, sin riesgo para otros animales y humanos. As√≠, nuestro pa√≠s se mantiene en el ranking internacional de ¬ęriesgo insignificante¬Ľ para la encefalitis espongiforme bovina.

M√°s peque√Īo y mucho menos complejo que un virus, los priones son prote√≠nas, no microorganismos. Pero es gracias a su estructura y capacidad para camuflar el sistema inmunol√≥gico, as√≠ como a su capacidad para convertir a los buenos hermanos en parias, que esconden su secreto: son verdaderos devoradores de cerebros.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *