El impacto social de los biosimilares en el sector de la salud.





Los medicamentos biológicos han cambiado la forma de tratar enfermedades endocrinas, reumatológicas, autoinmunes y cáncer. A pesar de parecer una innovación reciente, surgieron a principios de la década de 1980 con el desarrollo industrial de la insulina humana para controlar diabetes.

Utilizan una tecnología que permite la modificación de células vivas presentes en la naturaleza para producir remedios capaces de actuar específicamente frente a ciertas enfermedades. Desde entonces, hemos seguido un camino prometedor para el tratamiento de numerosas enfermedades complejas.

Aunque el salto en biotecnolog√≠a y la eficiencia de los medicamentos biol√≥gicos en la vida de los pacientes es evidente, el acceso es el principal desaf√≠o para un sistema de salud como el brasile√Īo, que atiende a m√°s de 200 millones de habitantes en el quinto territorio m√°s extenso del mundo.

Y es el desafío del acceso lo que nos lleva a biosimilar, medicamentos biológicos que se desarrollan a partir de una molécula existente (medicamento), con beneficios reconocidos y cuya patente ha expirado. La producción de biosimilares también tiene niveles complejos de investigación y desarrollo, que van desde la ingeniería genética inversa para identificar células capaces de generar el fármaco hasta procesos industriales que a veces son más modernos que los de los productos de referencia.

El tiempo de desarrollo de un biosimilar, desde su concepci√≥n hasta su aprobaci√≥n en el mercado, es menor que el de un medicamento biol√≥gico original: algo alrededor de diez a√Īos para la referencia y aproximadamente cinco a√Īos para el biosimilar. Esta diferencia puede conducir a una mayor competitividad en el sector, que a su vez tiene el potencial de disminuir los costos generales del tratamiento con medicamentos biol√≥gicos. Esta soluci√≥n se ha visto desde 2006, cuando Europa aprob√≥ el primer medicamento biosimilar en el mundo, destinado a reemplazar la hormona somatropina, responsable del crecimiento humano.





La experiencia europea nos ha tra√≠do lecciones importantes para la aplicaci√≥n de esta clase de drogas aqu√≠. Un estudio realizado en la regi√≥n en 2016 estim√≥ que, con el uso de biosimilares, ser√≠a posible ahorrar alrededor de 98 mil millones de euros para 2020 en los cinco pa√≠ses m√°s poblados de la Uni√≥n Europea (Alemania, Francia, Italia, Espa√Īa y el Reino Unido) y en los Estados Unidos. Unidos Esto puede interpretarse como una oportunidad para reasignar recursos, ya sea para atender a m√°s pacientes o para aumentar la inversi√≥n en otras etapas de su viaje, como el seguimiento y el control de la enfermedad.

En Brasil, estamos observando el avance del mercado biosimilar. Recientemente, el primer biosimilar de la molécula adalimumab comenzó a comercializarse en el país, destinado al tratamiento de enfermedades inflamatorias. Adalimumab es la medicina biológica más vendida en el mundo: en 2017, se invirtieron alrededor de 19 mil millones de dólares en su compra a nivel mundial. Con la comercialización de este nuevo biosimilar, los centros de referencia pueden obtener alta tecnología sin exceder sus límites de gasto, lo que permite aumentar la oferta de medicamentos de calidad para los pacientes.

La entrada de biosimilares tiene el potencial de promover sostenibilidad para la salud brasile√Īa, dado que el sistema p√ļblico puede atender a m√°s personas, los planes de salud cubren m√°s pedidos y la cadena de producci√≥n invierte en especializaci√≥n.

El intercambio de medicina biol√≥gica por un biosimilar sigue siendo un punto muy discutido entre las sociedades m√©dicas y las asociaciones de pacientes, debido a la incertidumbre de su impacto en el paciente. Sin embargo, las compa√Ī√≠as farmac√©uticas responsables de los biosimilares siguen estrictos est√°ndares de calidad durante todo el proceso de producci√≥n y tambi√©n llevan a cabo evaluaciones integrales de riesgos para garantizar la calidad del medicamento. Adem√°s, la aprobaci√≥n del biosimilar por parte de los organismos reguladores involucra varios estudios comparativos que contienen suficiente informaci√≥n para dar fe de su seguridad y efectividad.

La educaci√≥n sobre biosimilares es esencial para que tanto el paciente como el m√©dico responsable del caso conozcan las posibilidades existentes y puedan tomar la mejor decisi√≥n terap√©utica. Y es en este contexto que el rol social del sector salud No se puede pasar por alto. Como hay m√°s demanda, tambi√©n existe la necesidad de unir el jugadores de salud para promover la conciencia p√ļblica y profesional, a trav√©s de la difusi√≥n de informaci√≥n de calidad, con el objetivo final de evitar cualquier impacto negativo en el viaje de tratamiento de los pacientes.

* El Dr. Valderílio Feijó Azevedo es médico y profesor adjunto de reumatología en la Universidad Federal de Paraná.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *