El huracán Ian destruye el sueño de jubilación de Florida, las personas mayores ven un futuro incierto

Jane y Del Compton descubrieron Fort Myers por accidente hace más de dos décadas mientras estaban de vacaciones en el suroeste de Florida. Decidieron de inmediato que este sería el lugar donde vivirían cuando se jubilaran, un lugar donde podrían envejecer en paz y bajo el sol.

Compraron un solar doble con remolque y pequeños lujos: un ventilador a control remoto y dos televisores, para que ella pudiera ver telenovelas mientras él veía programas de vaqueros.

Pero el huracán Ian devastó su pequeño pedazo de paraíso, empapando las fotos acumuladas durante cuatro décadas de matrimonio, destrozando su auto y dejándolos sin lugar para vivir. No tenían seguro de remolque; su póliza cancelada en junio debido a la edad del vehículo, un modelo de 1978.

Ahora los Compton (ella tiene 77 años y él 81) se resignan a la idea de tener que abandonar su sueño de vida como jubilados. En las próximas semanas, regresarán a su ciudad natal, Louisville, Kentucky, para quedarse con su hija y decidir qué hacer a continuación. Pero están tristes de abandonar a sus amigos ya la comunidad de la iglesia.

“Hemos hablado, discutido, gritado, llorado”, dice Jane, sentada frente a la iglesia donde se hospedan, con una caja de objetos que lograron rescatar. «Nuestra burbuja ha estallado».

El número de muertos vinculado al huracán sugiere que las personas mayores fallecieron en cantidades desproporcionadas: de las 87 víctimas (de un total de 123) cuya edad exacta o aproximada se dio a conocer, 61 tenían al menos 60 años. Muchas víctimas fueron encontradas muertas en sus casas.

Incluso aquellos que pueden permitirse reconstruir una casa pueden no tener la energía o la esperanza de vida para hacerlo, y la perspectiva de reglas de construcción más estrictas puede hacer que el proyecto sea más costoso. Muchos, como los Compton, viven con ingresos fijos, no tienen seguro contra inundaciones y compraron sus casas antes del auge inmobiliario de la última década a precios más asequibles. Puede que no sea posible recuperar el paraíso, y eso es un golpe cruel y repentino.

Varios vecinos de la región dijeron haber soportado el paso del huracán dentro de sus casas, en las que invirtieron todos sus ahorros, en parte para poder empezar a retirar los escombros lo antes posible.

Richard Hoyle, de 75 años, se mudó con su esposa a Pine Island en diciembre cuando ella pidió dejar las montañas de Tennessee. Insistió en que permanecieran inmóviles mientras pasaba el Ian, pero el agua llegó hasta el segundo tramo de escaleras y vieron barcos que volaban sobre el canal, arrastrados por vientos de más de 240 km/h.

Vea antes y después de que el huracán Ian azotara Fort Myers Beach, Florida

El muelle de Fort Myers Beach y los edificios cercanos fueron destruidos – Google Earth/Reproducción y Joe Raedle – 29.Sep.22/AFP

«Decidimos que esta era la casa en la que viviríamos después de la jubilación y que lucharíamos para mantenerla», dice Hoyle. «Me alegro de que no nos hayamos ido. Algunas batallas valen la pena pelear».

Al igual que él, Garland Roach, de 79 años, no tiene intención de abandonar su hogar gravemente dañado en un vecindario modesto de Fort Myers: la palmera en el jardín delantero ahora está rodeada de tuberías de alcantarillado, cercas y escombros. «Mi hija quiere que regrese a Ohio. Dijo que regresaré en forma de cenizas».

Roach espera que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) o la Guardia Nacional le den una lona para cubrir el techo destruido. «Con mi artritis, no podría soportar otro invierno en Ohio».

Según funcionarios de Florida, dos de los muertos después del huracán eran hombres de unos 70 años que se suicidaron después de ver sus casas destruidas. «Creo que para muchas personas, ver su hogar destruido es la gota que colmó el vaso», dice Carol Freeman, de 75 años, residente de Pine Island.

Desde que azotó el huracán, este trabajador de correos jubilado que vive con un loro como mascota ha estado sin electricidad, teniendo que usar toallitas húmedas para bebés para su higiene, comiendo comidas donadas por militares y pensando si vale la pena quedarse.

Ella dice que podría ser hora de regresar a su Chicago natal después de cuatro décadas viviendo en la isla. «Soy demasiado viejo para esto».

Algunos jubilados que suelen pasar el invierno en la Costa del Golfo ya estaban planeando irse de Florida. En Fort Myers Beach, grupos de amigos se reunieron para inspeccionar los daños y llorar el final de su vida en Florida. En Gulf Cove, una comunidad en la base de un puente, los residentes intentaban rescatar sus pertenencias de los remolques destruidos.

«Incluso si ocurriera un milagro y pudiéramos volver a estar todos en el mismo lugar, hay muchas parejas de 80 o 90 años», dice Deb Macer, de 69 años. «Simplemente no volverán».

Antes del huracán, los días en el barrio seguían un ritmo familiar y reconfortante. Los jubilados se reunían para cafés y caminatas diarias, Macer organizaba reuniones de artesanía y su esposo, Stacy, de 70 años, era el ayudante de mantenimiento de la comunidad. «Desafortunadamente, creo que todo terminó», dice Paul Wasko, de 75 años.

Vea antes y después de que el huracán Ian azotara la isla de Sanibel en Florida

Secciones de la Calzada de Sanibel fueron destruidas por los fuertes vientos y tormentas provocadas por el fenómeno – Google Earth/Reproducción y Joe Raedle – 29 de septiembre de 22/Getty Images

Cindy y Steve Duello apenas habían comenzado a vivir su sueño de jubilación en Florida. El senderismo y el ciclismo mantuvieron a los dos sexagenarios llenos de energía. Cuidaron las orquídeas, charlaron con los vecinos y enseñaron a sus nietos a buscar rocas en la playa.

En el centro de todo había una modesta casa de dos dormitorios que desde la década de 1980 ha sido un lugar de encuentro para cuatro generaciones de la familia. «Era de 112 metros cuadrados, pero era nuestra mansión», dice Cindy, de 68 años.

El huracán Ian convirtió gran parte de Fort Myers Beach en una ruina plana e irreconocible, y su casa quedó saturada de agua de mar. Días después de la tormenta, los Duello fueron a la isla, vieron el lugar destruido y entendieron que la ciudad no podía ser reconstruida a tiempo para poder disfrutarla nuevamente. «Ella no volverá en nuestra vida. Me ha hecho envejecer».

Para algunos adultos mayores de Florida, el paso del huracán dejó un mundo en el que no existían buenas opciones. No pueden imaginar dejar Florida en esta etapa de sus vidas, pero sus hogares se han ido, posiblemente para siempre.

Traducción de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *