El gobierno de Biden abre la guerra en las redes sociales debido a una avalancha de noticias falsas sobre vacunas





La administraci贸n de Joe Biden ha declarado la guerra a las redes sociales debido a la avalancha de noticias falsas sobre las vacunas que circulan en Internet, lo que ha obstaculizado el progreso de la vacunaci贸n en Estados Unidos y ha amenazado la agenda del dem贸crata.





Hace dos semanas, cuando le preguntaron qu茅 mensaje le dar铆a a plataformas como Facebook con respecto a la desinformaci贸n, el presidente de Estados Unidos respondi贸 bruscamente: 芦Est谩n matando gente禄, sugiriendo que las empresas fueron las responsables de rechazar la vacuna. Luego suaviz贸 un poco el mensaje y dijo que se hab铆a referido a los difusores de noticias falsas en las plataformas en lugar de las propias empresas.

Un d铆a antes, el director de Salud P煤blica de EE. UU., Vivek Murthy, hab铆a emitido una advertencia de que la desinformaci贸n era responsable, al menos en parte, del rechazo de las vacunas Covid-19 y, en consecuencia, de la muerte de personas que ya podr铆an haber recibido la inmunizaci贸n. . La publicaci贸n de una alerta de salud p煤blica sobre el tema fue un paso sin precedentes en la historia de Estados Unidos, que coloc贸 la informaci贸n err贸nea al mismo nivel que los cigarrillos y los opi谩ceos como riesgos para la salud.

Biden hab铆a prometido vacunar al 70% de los adultos mayores de 18 a帽os con la primera dosis antes del 4 de julio, fecha de la celebraci贸n de la independencia estadounidense. Adem谩s de no alcanzar el objetivo, la vacunaci贸n avanza con demasiada lentitud y muchos expertos dicen que es poco probable que aumente mucho desde su nivel actual: el 69,6% de los adultos han recibido al menos la primera dosis. Las inmunizaciones diarias, que alcanzaron un m谩ximo de 3,3 millones de dosis administradas en abril, ahora se han reducido a unas 550.000 al d铆a.

En los estados del sur y medio oeste de Estados Unidos, regiones donde hay muchos gobernadores republicanos que critican tanto el uso de mascarillas como las vacunas, la inmunizaci贸n con p谩tina. En Mississippi, por ejemplo, solo el 50% de la poblaci贸n recibi贸 la primera dosis. En Pensilvania, que se encuentra en el noreste del pa铆s y est谩 gobernada por un dem贸crata, el 78,2% de los adultos est谩n parcialmente inmunizados.

Una encuesta realizada por The Washington Post y ABC News a principios de julio encontr贸 que el 86% de los dem贸cratas autodeclarados ya hab铆an recibido la primera dosis de la vacuna, en comparaci贸n con solo el 45% de los republicanos. Y m谩s grave: mientras que el 6% de los dem贸cratas dijeron que no ten铆an la intenci贸n de vacunarse, el 47% de los republicanos dijeron que rechazar铆an la inmunizaci贸n.

Para la Casa Blanca, la indecisi贸n sobre las vacunas alimentada por noticias falsas que circulan en las redes sociales, y que son difundidas por canales de televisi贸n de derecha como Fox News, Newsmax y One America News, es el principal obst谩culo para que Estados Unidos logre la inmunidad contra el reba帽o.





Y con el avance de la variante delta, que es mucho m谩s contagiosa y ya representa el 83% de los casos en Estados Unidos, crece la probabilidad de que partes del pa铆s tengan que volver a adoptar medidas restrictivas, lo que golpea la econom铆a. duro. Esto socava los planes de Biden de pasar p谩gina sobre la pandemia y centrarse en las otras prioridades de su administraci贸n: inversi贸n en infraestructura, inmigraci贸n, desarme y reforma policial.

En su asalto a las llamadas grandes tecnolog铆as, el gobierno de Biden cit贸 espec铆ficamente un informe publicado en marzo por la organizaci贸n CCDH (un centro para combatir el odio digital en portugu茅s). El estudio encontr贸 que 12 influencers eran responsables del 65% de toda la desinformaci贸n contra las vacunas que circulaba en las redes sociales. Seg煤n el texto, estos superdifusores alcanzaron una audiencia de 62 millones de seguidores y generaron US $ 1,1 mil millones (R $ 5,7 mil millones) en ingresos para los gigantes de Internet.

Cuatro meses despu茅s de la publicaci贸n del informe, gran parte de la informaci贸n err贸nea permanece en l铆nea, a pesar de que las plataformas eliminan perfiles y contenido. 鈥淔acebook y las plataformas no han hecho lo suficiente para reparar el da帽o desde que se public贸 el informe; [as empresas] derrib贸 cuentas y redujo el alcance del contenido, pero el material a煤n llega a millones de personas 芦, dijo. hoja Imran Ahmed, director ejecutivo de la CCDH.

Facebook ha reaccionado a las cr铆ticas del gobierno diciendo que no es responsable de las dudas sobre la vacuna. La compa帽铆a cit贸 una encuesta que mostraba que el 85% de los usuarios de la plataforma estaban vacunados o ten铆an la intenci贸n de ser vacunados y reportaron haber reducido 18 millones de contenido anti-vacunaci贸n. La red, al igual que Twitter y YouTube, tambi茅n ha estado promocionando contenido de las autoridades sanitarias con informaci贸n precisa sobre Covid y los inmunizadores.

Pero los expertos cuestionan la transparencia de las acciones de Facebook, que no especifica cu谩ntas personas fueron afectadas por esos 18 millones de contenido falso antes de que fuera eliminado.

Una encuesta realizada en julio por The Economist y el instituto brit谩nico YouGov encontr贸 que entre los estadounidenses que no tienen la intenci贸n de vacunarse, el 90% dice temer los efectos secundarios de la inmunizaci贸n. De ellos, el 50% dice que cree que las vacunas en general causan autismo y que el gobierno utiliza Covid’s para implantar un chip en las personas.

Una encuesta realizada por Covid States Projects (un grupo que re煤ne a investigadores de varias universidades estadounidenses) mostr贸 que el 20% de las personas que usan Facebook para obtener informaci贸n sobre covid no tienen la intenci贸n de vacunarse, a modo de comparaci贸n, entre los que est谩n informados sobre la enfermedad. por Fox News, el 铆ndice est谩 en 19% …

Ante la dificultad de avanzar en la inmunizaci贸n, las empresas e incluso parte del gobierno, incluido el gobierno federal, la ciudad de Nueva York y el estado de California, exigen que sus empleados se vacunen. Sin embargo, esto ha generado otra ola de teor铆as de conspiraci贸n.

鈥淒urante m谩s de una d茅cada, estas plataformas han permitido que circulen todo tipo de mentiras y teor铆as de conspiraci贸n y, como resultado, muchos usuarios ya no creen en los medios, los cient铆ficos y el gobierno. Entonces, incluso cuando estas autoridades (y la informaci贸n correcta) ganan protagonismo en las plataformas, no sirve de nada, porque Facebook y otros han sembrado las semillas de la desconfianza 芦, dijo. hoja Hany Farid, decano de la Facultad de Ciencias de la Computaci贸n de la Universidad de California en Berkeley.

El hecho es que la desinformaci贸n contra las vacunas fue la gota que colm贸 el vaso para un gobierno que estaba dispuesto a intensificar su lucha con las redes sociales. Hasta ahora, los dem贸cratas no se han tragado el papel de Facebook y Twitter en las elecciones de 2016, cuando se utilizaron perfiles falsos y bots vinculados a Rusia para destrozar a la entonces candidata dem贸crata Hillary Clinton y ayudar a Donald Trump a ganar.

Luego, en 2020, las redes sociales y los televisores conservadores fueron los principales veh铆culos para que el republicano y sus partidarios difundieran sus infundadas acusaciones de que las elecciones hab铆an sido manipuladas y, despu茅s de la derrota, que las elecciones hab铆an sido robadas.

La culminaci贸n de este movimiento se produjo el 6 de enero, cuando los partidarios de Trump incitados por el propio presidente – y por grupos en las redes sociales – invadieron el Capitolio, dejando un saldo de cinco muertos.

Poco despu茅s del caso, Twitter, Facebook e Instagram prohibieron o suspendieron a Trump de sus plataformas. En parte debido a esto, los republicanos tambi茅n exigen un mayor escrutinio por parte de los gigantes de Internet, aunque por razones distintas a Biden.

Mientras que los dem贸cratas se quejan de una acci贸n corporativa insuficiente, los republicanos denuncian una intromisi贸n excesiva: desde la suspensi贸n de Trump, la acusaci贸n entre los partidarios de que las redes tienen un sesgo anti-conservador y censuran las voces de la derecha ha ganado a煤n m谩s tracci贸n.

En julio, el expresidente present贸 una demanda contra Twitter, Facebook y Alphabet (propietario de Google), alegando que las empresas violan la Primera Enmienda de la Constituci贸n de Estados Unidos al silenciar las opiniones conservadoras. Para los especialistas, sin embargo, esta secci贸n de la Carta proh铆be al gobierno censurar a la poblaci贸n y no se aplica a las empresas.

En el centro de la controversia se encuentra la Secci贸n 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, legislaci贸n que permiti贸 que Internet creciera en los EE. UU. Este extracto establece que las plataformas no se hacen responsables de los contenidos publicados por terceros, ya que no se consideran editores como peri贸dicos y televisores, solo distribuidores.

Adem谩s, en la cl谩usula denominada 鈥淏uen Samaritano鈥, la ley exime de responsabilidad a las empresas por eliminar o restringir contenidos, si act煤an 鈥渄e buena fe鈥 y consideran que los mensajes son 鈥渙bscenos, lascivos, excesivamente violentos鈥.

En mayo del a帽o pasado, despu茅s de tener publicaciones sobre 芦estafas de voto por correo禄 etiquetadas por Twitter como falsas, Trump emiti贸 un decreto imponiendo responsabilidad a las plataformas por publicar contenido de usuarios y eliminar cuentas y publicaciones, revirtiendo la Secci贸n 230. acus贸. las empresas de 鈥渟ofocar el debate libre y abierto y censurar ciertos puntos de vista鈥. Biden anul贸 el decreto en mayo de este a帽o, pero la Casa Blanca dijo que estaba discutiendo medidas para modificar la secci贸n 230.

Esta revuelta bipartidista contra las plataformas gener贸 al menos 27 proyectos de ley con cambios o eliminaci贸n del art铆culo 230 y demandas de modificaci贸n y transparencia en los algoritmos utilizados por las redes.

鈥淓l Congreso podr铆a regular las medidas de desinformaci贸n condicionando la inmunidad otorgada a las plataformas bajo la Secci贸n 230 al proceso de investigar, identificar y eliminar contenido de desinformaci贸n鈥, dice Jonathan Peters, profesor de la Facultad de Periodismo y Derecho de la Universidad de Georgia. 芦Pero sigo pensando que ser铆a dif铆cil [aprovar uma legisla莽茫o sobre o tema], porque la pol铆tica del Congreso ha sido no regular en gran medida Internet y permitir que los sitios web examinen su propio contenido 芦.

Finalmente, tambi茅n hay una ofensiva antimonopolio contra las plataformas. Biden nombr贸 a dos grandes cr铆ticos tecnol贸gicos para liderar los esfuerzos contra la concentraci贸n del mercado: Lina Khan como jefa de la FTC (la agencia gubernamental que regula la ley de competencia) y Tim Wu como asesor de la Casa Blanca en el asunto.

El 9 de julio, el presidente estadounidense anunci贸 una orden ejecutiva que, entre otras cosas, tiene como objetivo frenar los abusos de las grandes tecnol贸gicas, que habr铆an concentrado un poder excesivo comprando a sus competidores y drenando los datos personales de los usuarios. Adem谩s, desde la administraci贸n Trump, el Departamento de Justicia ha estado investigando un posible abuso de poder de mercado por parte de Google y Facebook.

Toda esta guerra en Estados Unidos tambi茅n tiene eco en Brasil. El presidente Jair Bolsonaro (no partidista) y sus aliados, a quienes se les han eliminado o etiquetado varias publicaciones en las redes sociales, abogan por un mayor control sobre las plataformas de Internet, a las que acusan de censurar a los pol铆ticos de derecha.

En mayo se hizo p煤blico el borrador de un decreto presidencial que proh铆be a las redes sociales suspender cuentas, retirar o etiquetar contenidos sin previa autorizaci贸n judicial.

La propuesta de reforma electoral en tr谩mite en la C谩mara proh铆be la cancelaci贸n o suspensi贸n del perfil o cuenta de un candidato durante el per铆odo electoral. La idea es similar a una ley aprobada en el estado estadounidense de Florida y revocada en un tribunal.

La oposici贸n en Brasil, como los dem贸cratas, exigen m谩s acciones de las plataformas para frenar la desinformaci贸n, especialmente en relaci贸n con Covid y el supuesto fraude electoral.

鈥淭anto en Brasil como en Estados Unidos, el gobierno y la oposici贸n est谩n de acuerdo en que hay un problema con las plataformas de Internet y esto debe resolverse; pero, tanto all谩 como aqu铆, no hay acuerdo sobre cu谩l ser铆a la mejor soluci贸n 鈥, dijo Carlos Affonso Souza, Director del Instituto de Tecnolog铆a y Sociedad (ITS).

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *