El futuro de la inversión china en Portugal





Portugal y China tienen una larga historia de amistad y cooperación. Fuimos los primeros europeos en establecer contacto con China exclusivamente por mar, pasamos cinco siglos en Macao y, en la última década, Portugal recibió miles de millones de euros en inversiones chinas, tanto de grandes empresas como de muchos ciudadanos que compraron casas aquí. bajo el programa de visas oro.





Esta última fase coincidió con la crisis de la deuda soberana que atravesó Portugal, entre 2011 y 2013. Al mismo tiempo, China estaba en una trayectoria ascendente que había comenzado dos décadas antes y la había convertido en la segunda economía más grande del mundo.

En una de esas ironías de la historia que pocos podrían haber previsto, el mayor imperio comunista de la historia se convirtió en el principal beneficiario de un proceso de globalización que había comenzado décadas antes, bajo la égida de las potencias capitalistas occidentales. Con las arcas repletas gracias a los gigantescos excedentes que acumuló durante años en el comercio con Occidente, China comenzó a comprar empresas en todo el mundo, incluso en Portugal, donde invirtió en empresas como EDP, REN, Fidelidade y BCP. Entró en sectores estratégicos de Europa y del propio EEUU, amplió su influencia en África y empezó a invertir seriamente en las fuerzas armadas, haciendo saltar las alarmas en las cancillerías de Occidente y países vecinos.

Fue en este contexto que, en cierto momento, EE. UU. se dio cuenta de que la globalización, tal como estaba, ya no les era favorable. A partir de 2016, Donald Trump se ha convertido en el mayor defensor del regreso al proteccionismo, llegando a un electorado desilusionado y resentido que contaba con millones de “perdedores” de la globalización.

Sin embargo, el sentimiento anti-chino no es exclusivo de los votantes desilusionados en «Cinturón de óxido» que ayudó a elegir a Trump. En varias ocasiones, el demócrata Joe Biden ha sido mucho más agresivo con China que su antecesor. ¿Es porque? Porque todos, ricos, pobres o ricos, ven a China como el gran rival que amenaza la prosperidad y el estilo de vida de Estados Unidos.

En este contexto, la pandemia de la Covid-19 y la guerra de Ucrania (con China apoyando a Rusia) vinieron a asestar los golpes que le faltaban a la globalización. El comercio no dejará de existir, por supuesto, pero el mundo estará cada vez más dividido en grandes bloques económicos, políticos y militares. Y los occidentales no son los únicos que construyen muros a su alrededor. China también se está volcando hacia adentro, hacia su mercado interior, al tiempo que insiste en una política de “covid cero” que, desde fuera, no parece racional. Por todo ello, al contrario de lo ocurrido en crisis anteriores, esta vez el mundo no puede contar con China como motor de la recuperación global.

Para Portugal, este escenario trae algunos desafíos. La inversión china, en términos generales, no estará en riesgo a menos que se produzca una invasión de Taiwán y se apliquen sanciones similares a las utilizadas contra Rusia. Sin embargo, incluso en un escenario normal, podemos presenciar la retirada de algunos inversores. Particularmente en EDP, donde la participación de China Three Gorges en su capital ha creado problemas para la presencia del grupo en EE.UU. Llegaremos a un momento en que la presencia de los chinos en EDP se vuelva negativa para ambas partes y entonces el camino será el divorcio.





Otra situación que debemos tener en cuenta es la de Fosun, el conglomerado que tiene participaciones en Millennium bcp y Fidelidade. Según el Financial Times de esta semana, el grupo liderado por Guo Guangchang está negociando un préstamo de 2.000 millones de dólares con bancos chinos y tiene la intención de vender activos por valor de 5.000 millones de dólares para reducir su elevada deuda. La capacidad de Fosun para mantener la confianza de los acreedores será crucial para su permanencia en Portugal a largo plazo.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *