El futuro de 500 mil niños rohingyas que viven en Bangladesh está comprometido





Un año después del éxodo masivo de la minoría rohingya de Birmania (Myanmar), el futuro de más de 500 mil niños que viven en campos de refugiados en Bangladesh está comprometido, según un informe divulgado hoy por Unicef.





El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señala en el documento que "más de medio millón de niños rohingyas en el sur de Bangladesh se están negando la oportunidad de acceder a una educación adecuada".

La agencia de la ONU añade que son necesarios urgentemente esfuerzos internacionales para evitar que estos niños "entren en estado de desesperación y frustración".

El documento señala un año desde el inicio del enorme aflujo de personas rohingya en fuga de la violencia extrema en Birmania hacia Bangladesh.

El Estado birmano no reconoce a esta minoría musulmana como parte de su población, en un país de mayoría budista, e impone múltiples restricciones a los rohingyas, en particular la libertad de movimientos. La campaña de represión del ejército birmano contra los rohingyas, iniciada el 25 de agosto de 2017, ya fue clasificada por la ONU como una limpieza étnica.

El informe de Unicef ​​alerta que "los niños que viven en los campos de refugiados sobrelotados y rudimentarios del distrito de Cox's Bazar se enfrentan a un futuro sombrío, con pocas oportunidades de aprendizaje y sin saber cuándo volver a sus casas".

"Si no invertimos en la educación ahora, corre el riesgo serio de tener una 'generación perdida' de niños rohingyas que no tienen las competencias necesarias para lidiar con su situación actual y que será incapaz de contribuir a su sociedad cuando regresen a Birmania, "afirmó Edouard Beigbeder, representante de Unicef ​​en Bangladesh.





El informe dice que un enorme esfuerzo internacional liderado por el Gobierno de Bangladesh logró implementar servicios básicos para los refugiados. El temor de brotes de enfermedades de gran envergadura ha sido hasta ahora evitado.

Proporcionar educación para la afluencia repentina de niños recién llegados fue un gran desafío para Unicef ​​y sus socios del área de la educación, describe también esa agencia de la ONU.

En julio de 2018, cerca de 1.200 centros se encontraban operativos y casi 140.000 niños estaban inscritos. Sin embargo, no existía un currículo escolar único, las aulas estaban a menudo sobrelotadas y no tenían agua y otros servicios básicos.

Según el informe, está en desarrollo un nuevo marco de aprendizaje, diseñado para que los niños se beneficien de una educación con más calidad y que incluyan competencias de alfabetización, lingüística y numeración, así como competencias básicas para la vida.

El documento indicó que la comunidad internacional debería invertir en el apoyo a una educación de calidad y en competencias para la vida para todos los niños rohingyas y en especial para las niñas y adolescentes que, según el documento, están en riesgo de exclusión.

La publicación apela al Gobierno de Birmania para que garantice que los niños de todas las comunidades en el estado birmano de Rakihne -donde más de medio millón de niños rohingyas permanecen- tengan acceso a educación de calidad preescolar, primaria y niveles de vida educación subsiguientes.

El informe afirma que una solución duradera para la crisis de los rohingyas exige una respuesta a la situación en el norte de Rakhine y pide la aplicación de las recomendaciones de la Comisión Consultiva para el Estado de Rakhine, incluido el reconocimiento de los derechos básicos de la población musulmana que allí vive, en particular, el derecho a la libre circulación, el acceso a servicios básicos, como la salud y la educación, y medios de subsistencia provechosos.

El documento apela también al Gobierno de Birmania para que garantice la protección a los niños rohingyas ya todos los demás grupos étnicos y para que cree las condiciones necesarias en el terreno que permitan el retorno voluntario, seguro y digno de los refugiados Rohingya a sus comunidades.

UNICEF está en el terreno en el sur de Bangladesh desde el inicio de la crisis, integrando una coalición de agencias nacionales e internacionales.

En 2018, esta agencia de Naciones Unidas lanzó un llamamiento de 24,3 millones de dólares (millones de euros) destinados a su trabajo en materia de educación para los refugiados rohingyas. Hasta la fecha, sólo un poco más del 50% del importe está garantizado.

El número de desplazados rohingyas de Birmania sólo este último año supera los 700.000, además de los 200.000 que ya vivían anteriormente en campos de refugiados en Bangladesh.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *