El frente de izquierda sigue atacando la iniciativa privada





Durante la semana pasada, tres acontecimientos mostraron c贸mo el frente de izquierda que nos gobierna no le gusta la iniciativa privada. Como ya se esperaba, el gobierno decidi贸 acabar de una vez con la asociaci贸n con un grupo privado -en el caso, Jos茅 de Mello Salud – en la gesti贸n del Hospital de Braga. Portugal es un pa铆s extra帽o donde nadie hace todo lo posible para mantener funcionando bien. Hospital de Braga se ha considerado en los 煤ltimos a帽os como los mejores de Portugal y el menor costo para los contribuyentes. En un pa铆s donde el inter茅s de los enfermos -y, ahora, de los contribuyentes- estaba en primer lugar, se manten铆a el modelo de 茅xito. Pero para nuestro gobierno, m谩s importante que los enfermos o lo que los contribuyentes son los dogmas ideol贸gicos y la necesidad de agradar al Bloque de Izquierda y al PCP. Decidi贸, as铆, el viernes pasado, no abrir nuevo concurso y acabar de vez con la gesti贸n privada del hospital. Los portugueses – y en particular los pacientes de la regi贸n de Braga – son v铆ctimas de radicalismo ideol贸gico de la izquierda que nos gobiernan.





El segundo acontecimiento fue la publicaci贸n del informe preliminar de la CPI a las "rentas excesivas" en la electricidad. Por otra parte, es sorprendente que una Comisi贸n de Investigaci贸n parlamentaria adopte el nombre del posible problema – "rentas excesivas" – que se propone investigar. En realidad, dicha Comisi贸n no hizo una investigaci贸n, se convirti贸 en un comit茅 de juicio de EDP. Las "rentas excesivas" nunca fueron un problema cuando EDP era una empresa estatal o con capitales p煤blicos. Rentas s贸lo se convierten en "exceso" cuando la EDP se convirti贸 en una empresa privada sin la participaci贸n del Estado portugu茅s. Para el frente de izquierda -y para el relator Jorge Costa, del Bloque de Izquierda – el problema no son los ingresos ni el precio de la electricidad. Lo que les molesta es el 茅xito y los beneficios de una empresa privada que se ha convertido en una referencia global en el sector de las energ铆as renovables. Nada molesta m谩s a las izquierdas radicales que el triunfo del sector privado. Cuando existe preocupaci贸n por la precariedad de muchos puestos de trabajo, no se habla de la calidad del trabajo creado por una empresa como EDP, que beneficia a miles de portugueses.

Por 煤ltimo, las izquierdas se indignaron con la publicaci贸n de un estudio del Instituto de Ciencias Sociales (una instituci贸n p煤blica), con el financiamiento de la Fundaci贸n Francisco Manuel dos Santos. He aqu铆 el pecado mortal, un estudio sobre la seguridad social pagado con dinero privado. Cualquiera podr铆a pensar que la Fundaci贸n y el ICS habr铆an contribuido – y con raz贸n – a la discusi贸n p煤blica de un tema importante: el futuro de la seguridad social y las pensiones de los portugueses. Por un lado, la esperanza de vida aument贸 – y con ello el tiempo de reforma. Por otra parte, nuestra sociedad est谩 envejeciendo, disminuyendo as铆 la poblaci贸n activa. Esta combinaci贸n crea un problema serio, por lo dem谩s reconocido por casi todos. La Fundaci贸n FMS y el ICS presentan propuestas pensadas y bien intencionadas, una de ellas el aumento de la edad de la reforma para los 69 a帽os, tema discutido en casi todos los pa铆ses europeos, y son atacados por pretender "privatizar" la seguridad social. Nuestras izquierdas no son s贸lo radicales. Tambi茅n son completamente disparatadas. Adem谩s, mostraron una vez m谩s su habitual intolerancia hacia el debate libre.

El ataque a las grandes empresas portuguesas, como EDP, Jos茅 de Mello Sa煤de y del Grupo Jer贸nimo Martins, es el punto que une a los tres eventos. Las izquierdas les gusta presentar estos casos como ataques al "gran capital" ya los "privilegios de los capitalistas". Los portugueses hacen un gran error si aceptan la propaganda anti-capitalista de la izquierda. En 煤ltima instancia, los grandes perdedores de estas pol铆ticas ser谩n el portugu茅s. Los enfermos de toda la regi贸n de Braga, los trabajadores de EDP y los futuros pensionistas. Pero, como muestra la historia, los ataques a la iniciativa privada nunca dejan el "gran negocio". Fatalmente Se llega a todos los portugueses que desea crear una riqueza m谩s all谩 del alcance del Estado.

La izquierda de los ataques revelan una visi贸n para Portugal, donde el Estado es el principio y el fin de la econom铆a, el gran impulsor de nuestras vidas. Pero el Estado no es una entidad abstracta y crece mucho m谩s all谩 de sus funciones esenciales. Crece con un objetivo: crear empleos para los militantes de los partidos de las izquierdas y para los amigos y familiares de quienes est谩n en el gobierno. El gobierno del frente de izquierda se apropia de una parte sustancial de los recursos del sector privado (tambi茅n hay quienes les llaman impuestos) para crear puestos de trabajo en el Estado para los militantes del PS y ahora del Bloque (el PCP por ahora satisface con los sindicatos y con sus municipios). Es esta visi贸n de la sociedad que une al relator de la CPI, la ministra de Salud y el ministro de Trabajo. Unos ser谩n m谩s radicales y otros m谩s moderados. Pero creen que el Estado debe controlar la vida de los portugueses. Tendremos la suerte en las pr贸ximas elecciones, para escuchar otras partes para promover una visi贸n alternativa para Portugal? Una visi贸n donde el estado no manda sino que sirve asegurar la portuguesa su libertad de crear riqueza? Ser谩n todav铆a hay alg煤n pol铆tico en Portugal cree que podemos ser un pa铆s rico y no s贸lo remediado?





Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *