El fin del mundo





Muchos son los que creen que el fin de los tiempos est谩 cerca, pero no hay consenso sobre c贸mo ocurrir谩. Ya sea por el impacto de un asteroide, por el desarrollo de tecnolog铆as de inteligencia artificial que pueden conducir al surgimiento de una inteligencia superior que aniquila a la humanidad, por una erupci贸n volc谩nica, por una crisis ecol贸gica global, por una mala gobernanza global, por el colapso del sistema econ贸mico global. , lo que generar谩 guerras civiles y el incumplimiento generalizado de las leyes y tratados, para el cambio clim谩tico extremo, para una guerra nuclear, para una pandemia global, con una enfermedad altamente contagiosa, letal e incurable, para el desarrollo de ingenier铆a gen茅tica que puede causar una infecci贸n sin una cura o una enfermedad que afecte al ecosistema o por cualquier otra raz贸n, pocos creen que el fin del mundo no llamar谩 a nuestra puerta un d铆a, dejando saber si estar谩 cerca o si ser谩 un evento distante, en un momento en que quien est茅 escribiendo este art铆culo y quien lo lea habr谩 dejado de habitar el planeta Tierra hace mucho tiempo.





Los que estudian la Biblia creen que Sodoma y Gomorra fueron dos ciudades destruidas por Dios con fuego y / o azufre ca铆dos del cielo. Seg煤n el relato b铆blico, las ciudades y sus habitantes fueron destruidos por Dios debido a la pr谩ctica de actos inmorales, y sus pecados no pueden ser m谩s tolerados por Dios. La destrucci贸n de Sodoma y Gomorra sirve como un ejemplo de la justicia de Dios, que es amable y paciente, pero despiadado y castigador en situaciones de extrema maldad, sin arrepentimiento. Muchos creen que la destrucci贸n de Sodoma y Gomorra es un ejemplo. As铆 como Sodoma y Gomorra fueron destruidas, un d铆a Dios traer谩 castigo a todas las personas. Dios har谩 justicia. Los malvados recibir谩n lo que se merecen, pero Dios tambi茅n tiene el poder de proteger a los justos, perdonando a quienes lo aman y rechazan el pecado que los rodea. Para los creyentes, el mundo se acerca peligrosamente a la destrucci贸n por acci贸n divina, ya que el Hombre es cada vez m谩s inmoral y pecaminoso y muestra poco arrepentimiento.

Hace 82 a帽os, el cineasta Orson Welles, utilizando la red del Sistema de Radiodifusi贸n de Columbia, hizo el informe de radio de la Guerra de los Mundos, en el que not贸 una invasi贸n alien铆gena que se origin贸 en Marte, lo que provoc贸 el p谩nico en la ciudad de Grover’s Mill, en el estado de Nueva Jersey, donde gigantescas m谩quinas de guerra emitieron nubes de humo venenoso.

Informes externos, entrevistas con testigos que pretendieron ver el evento, opiniones de expertos y autoridades, efectos de sonido, sonidos ambientales, gritos, la emoci贸n de los supuestos reporteros y comentaristas dieron la impresi贸n de que es un informe confiable.

En ese momento, aproximadamente seis millones de personas escucharon el programa y m谩s de un mill贸n creyeron que era un hecho real, que gener贸 p谩nico, sobrecarg贸 las l铆neas telef贸nicas, caus贸 multitudes en las calles y congesti贸n causada por personas que, aterrorizadas , trat贸 de escapar del peligro.

El miedo paraliz贸 tres ciudades y hubo p谩nico principalmente en 谩reas cercanas a Nueva Jersey. Hubo un vuelo masivo y reacciones desesperadas de los residentes en Newark y Nueva York.

En los d铆as posteriores a la adaptaci贸n, los medios hablaron en contra del programa, mostrando indignaci贸n generalizada, clasificando la transmisi贸n como enga帽osa y generando p谩nico.





La intervenci贸n divina y la invasi贸n de extraterrestres ahora parecen menos preocupantes sobre el riesgo de una pandemia global. Esto se refiere al reciente Coronavirus, bautizado por la Organizaci贸n Mundial de la Salud como COVID-19, que, hasta la fecha, ha infectado a m谩s de 90 mil personas y ha causado un poco m谩s de tres mil muertes, extendi茅ndose un poco por todas partes. Si los coronavirus (CoV) est谩n lejos de ser nuevos, algunos pueden causar s铆ndromes respiratorios graves, como sucedi贸 con el SARS, MERS y COVID 19.

M谩s que la posibilidad de que COVID 19 pueda conducir al fin del mundo, ya que su tasa de mortalidad es extremadamente baja (alrededor del 3%) y que los pa铆ses m谩s desarrollados tarde o temprano encontrar谩n una cura para ella. y desarrollar谩 una vacuna capaz de prevenir su transmisi贸n, esto es una se帽al de que la humanidad no est谩 preparada para todo lo que la naturaleza o la intervenci贸n humana pueden causar.

El p谩nico que se ha generado alrededor de un virus que hasta ahora ha infectado aproximadamente al 0.00001% de la poblaci贸n mundial es m谩s peligroso en s铆 mismo que el virus en s铆 mismo, y ciertamente causa m谩s da帽o, tanto humano como econ贸mico (y, por inherencia, humanos) que el s铆ndrome respiratorio.

El acaparamiento de las necesidades b谩sicas, la cancelaci贸n de eventos, las disputas que se dirigen a todos los que podr铆an portar el virus y el p谩nico colectivo son un gran riesgo para la humanidad. No queremos decir que no debemos estar atentos y vigilantes, que no debemos tomar las precauciones necesarias, sino que el racionalismo debe superar el miedo injustificado, de lo contrario, podemos ver una par谩lisis de la econom铆a internacional y las sociedades modernas, capaces de hacernos entrar en un estado de hibernaci贸n que causar谩 muchas m谩s muertes que COVID 19.

Si este no es el caso de que volvamos a la Edad Media, es importante que sepamos adoptar una mentalidad progresiva capaz de protegernos contra la oscuridad en la que el p谩nico colectivo parece querer sumergirnos.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *