El fin de los tiempos que nuestro









Aquí estamos en 2020, volviendo al punto de partida: el régimen nacido en 1974 está pasando a la historia. El impacto de la epidemia terminó exponiendo a una clase política tan obscenamente enajenada y anquilosada que ya no ve cuán ofensivo es ir a celebrar la libertad y la igualdad en una ceremonia en la que los participantes hacen todo lo que estaba prohibido a otros portugueses.

Ellos, los due√Īos de lo que dicen es nuestro tiempo, ni siquiera notan c√≥mo reproducen, paso a paso, los tics del r√©gimen cuyo fin quieren celebrar: despu√©s de a√Īos, d√©cadas, casi medio siglo burl√°ndose de la ceremonia de brigada que llamaron reum√°tica (el 14 de marzo de 1974, los oficiales generales de las tres ramas de las Fuerzas Armadas mostraron su apoyo a Marcelo Caetano en una ceremonia que destac√≥ las ausencias de Sp√≠nola y Costa Gomes) tambi√©n se transforman en una brigada de reum√°ticos y reclaman su ceremonia como si ella fuera un amuleto.

Sin soluciones para el futuro, aferrados al vac√≠o de las palabras tan a menudo dichas y cansadas por la confrontaci√≥n con una realidad que se ha vuelto despectiva, necesitan celebrar la fecha de fundaci√≥n del r√©gimen, ya no como una victoria sobre el pasado, o como una exaltaci√≥n del presente, sino m√°s bien como un exorcismo ante un futuro que temen y para el que no tienen propuestas. La lucha contra futuros fascismos ahora cumple el papel ret√≥rico de a√Īos de evocaciones y recreaciones de fascismos pasados: eludiendo el momento en que alguien hace un equilibrio entre lo que se prometi√≥ el 25 de abril de 1974 y lo que se logr√≥ en los a√Īos siguientes.

(Sobre las declaraciones de Ferro Rodrigues sobre la celebraci√≥n del 25 de abril en la AR‚Äď ¬ęLa Asamblea de la Rep√ļblica no abandon√≥ el campo de la vida pol√≠tica democr√°tica con la pandemia, el estado de emergencia o la presi√≥n de la nostalgia, antiparlamentarios o seguidores de noticias falsas ¬ę. ¬ŅAlguien se las arregla en la muy larga carrera del actual Presidente de la Asamblea de la Rep√ļblica para descubrir un pensamiento, frase o idea que se eleva un poco por encima de la vergonzosa?)

Pero Covid expuso m√°s. En la DGS, expuso una administraci√≥n p√ļblica que era cada vez m√°s servil al poder pol√≠tico y menos capaz de servir a la gente. Expuso un medio m√°s interesado en probar sus tesis sobre el mundo que en informar: por lo tanto, los mismos peri√≥dicos portugueses que detallan el fracaso de la administraci√≥n estadounidense en la lucha contra Covid-19 no pueden producir una noticia sobre un pa√≠s aqu√≠ muy cerca donde est√° ocurriendo una cat√°strofe frente a la indiferencia general: B√©lgica. B√©lgica tiene una poblaci√≥n similar a la portuguesa, ha realizado muchas menos pruebas, tiene el doble de casos y el n√ļmero de muertos es casi siete veces mayor que el portugu√©s. ¬ŅC√≥mo es esto posible? ¬ŅY c√≥mo es posible que no est√© resaltado?

La pandemia tambi√©n expuso una fractura que no ha dejado de crecer en la sociedad portuguesa: las crecientes desigualdades entre el pa√≠s del partido-estado, del que habl√≥ Medina Carreira, (ese pa√≠s no solo se adapt√≥ muy bien a las medidas de confinamiento sino que no parece no es factible para nosotros vivir en cuarentena mientras haya un caso de Covid-19) y el otro pa√≠s, el del sector privado, muy particularmente ese sector privado que detesta el estatismo-socialista: los micro y peque√Īos empresarios que fueron privados de ingresos y ahora tambi√©n est√°n fuera planes de apoyo anunciados por el Gobierno.





Y, sobre todo, los tiempos de la pandemia nos mostraron lo que ya sab√≠amos: no hay necesidad de censura o polic√≠a pol√≠tica para que se cree un solo pensamiento en la sociedad portuguesa, es suficiente para que el poder est√© en la izquierda. Cuarenta y seis a√Īos despu√©s del 25 de abril aqu√≠ estamos atrapados en esa trampa pat√©tica en la que no estar de acuerdo con el gobierno o criticarlo no es estar en desacuerdo con el gobierno o criticar al gobierno, sino criticar al pa√≠s y estar en contra de Portugal. En otros tiempos esto se llamaba la situaci√≥n. ¬ŅY ahora es ciudadan√≠a?

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *