El ejercicio es clave para prevenir y superar varios tipos de c√°ncer.





Para hacer ejercicios físicos puede mejorar la esperanza de vida de aquellos que han tenido cancer e incluso evitar que aparezca. Eso dice una nueva directriz firmada por 17 instituciones de todo el mundo, incluido el Colegio Americano de Medicina del Deporte y la Sociedad Americana del Cáncer.

Durante dos días, unos 40 expertos se reunieron en los Estados Unidos para revisar y discutir la literatura científica sobre el cáncer y la actividad física. El esfuerzo se condensó en tres artículos.

El primero se centra en la prevenci√≥n y muestra evidencia s√≥lida de que el ejercicio ayuda a prevenir siete tumores comunes: colon, mama, endometrio, ri√Īones, vejiga, es√≥fago y est√≥mago. Para tener una idea, el riesgo de ser diagnosticado con ciertos tipos de c√°ncer es 69% menor entre los f√≠sicamente activos.

"Y todav√≠a hay evidencia moderada de c√°ncer de pulm√≥n, cabeza y cuello, p√°ncreas, c√°ncer de ovario y mieloma m√ļltiple", dice Daniel Galv√£o, director del Instituto de Investigaci√≥n de Medicina del Ejercicio del Instituto de la Universidad Edith Cowan, Australia, quien asisti√≥ a la mesa redonda y firma uno de los trabajos resultantes de la reuni√≥n.

Ejercicios después del cáncer.

El segundo trabajo de la serie de recomendaciones se centra en lo que sucede despu√©s del diagn√≥stico. Muestra un progreso considerable y bienvenido en esta √°rea a medida que la poblaci√≥n de sobrevivientes de c√°ncer contin√ļa creciendo: hoy se estima en 43 millones de personas en el planeta.





La primera directriz publicada por el mismo grupo en 2010 describió que el ejercicio aparentemente era seguro para esta clase. La nueva publicación confirma la sospecha y destaca un aumento del 261% en los estudios disponibles sobre el impacto del ejercicio regular y controlado en varios aspectos de la vida post-cáncer.

"Cada tipo de enfermedad tiene un comportamiento y, a menudo, el paciente vivir√° durante a√Īos con el c√°ncer en s√≠ o sus consecuencias", dice la pat√≥loga Ana Luisa Gomes Mendes, del Centro de Estudios de Oncolog√≠a de la Universidad Federal de Lavras (Ufla) ) Estos incluyen fatiga, depresi√≥n, desgaste muscular, secuelas quir√ļrgicas, dolor cr√≥nico y p√©rdida √≥sea.

‚ÄúPor lo tanto, es imposible hacer una receta para todos. Lo ideal es observar estas condiciones espec√≠ficas y crear una capacitaci√≥n individualizada ‚ÄĚ, dice Galv√£o. La directiva mundial enumera algunas de estas condiciones y la mejor conducta para cada una de ellas. El grupo Galv√£o firma otro trabajo, publicado recientemente en el Revista de Ciencia y Medicina en el Deporte, que detalla entrenamientos para 30 consecuencias del c√°ncer.

Además de actuar contra estas marcas, sudar la camisa disminuye la probabilidad de que regresen los tumores de colon, mama y próstata, y aumenta la supervivencia de las personas con estos cánceres.

Tipos de actividad, frecuencia e intensidad.

A pesar de la necesidad de individualización, un documento es muy citado en el documento: tres sesiones de ejercicio a la semana con intensidad moderada, preferiblemente combinando actividades aeróbicas (como correr y andar en bicicleta) con entrenamiento de fuerza. Los beneficios generalmente comienzan a aparecer después de 12 semanas de práctica constante.

El entrenamiento supervisado parece ser m√°s efectivo. ‚ÄúEn la fase de combate, la supervisi√≥n ayuda a garantizar la seguridad y aprovechar al m√°ximo el ejercicio. Despu√©s del tratamiento, lo ideal es obtener al menos una orientaci√≥n inicial con un especialista ‚ÄĚ, dice Christina May Moran de Brito, Coordinadora M√©dica del Servicio de Rehabilitaci√≥n del Instituto Estatal del C√°ncer de S√£o Paulo (Icesp), en S√£o Paulo.

¬ŅPor qu√© lo haces bien?

Hay muchas razones para justificar la importancia del ejercicio en la lucha contra el cáncer. "Mejora la inmunidad, reduce la inflamación sistémica, equilibra el hábito intestinal, que es importante para los tumores de colon y promueve la composición corporal adecuada", resume Christina.

Vale la pena destacar el √ļltimo √≠tem, ya que la obesidad, una de las consecuencias de la inactividad, est√° asociada con no menos de 13 tipos de c√°ncer. Cuando el tumor ya se ha establecido, el movimiento constante parece inhibir su progresi√≥n y favorecer la respuesta del cuerpo al tratamiento, incluso en situaciones m√°s graves, como met√°stasis en otros lugares.

El linfedema no empeora con el ejercicio

Hasta hace poco, se pensaba que hacer ejercicio podr√≠a empeorar el linfedema, una retenci√≥n de l√≠quidos que causa hinchaz√≥n en un miembro del cuerpo; esta es una consecuencia com√ļn en las mujeres que se someten a cirug√≠a para tratar el c√°ncer de seno. La nueva gu√≠a muestra que esto no ocurre. Lo nuevo es importante porque el ejercicio es vital para ellos.

Y la mujer debe moverse incluso cuando ya tiene linfedema. "El entrenamiento de fuerza progresivo, con cuidado, es seguro y el tono muscular colabora con el drenaje linfático en la región", explica Christina. "En este caso, el linfedema debe tratarse y estabilizarse durante tres meses, y los ejercicios no pueden realizarse a pleno sol o con mucho calor", agrega.

Implicaciones pr√°cticas

Finalmente, el tercer artículo producido por el grupo, publicado en la revista. CA: The Cancer Journal for Clinicians, habla directamente con el oncólogo. "En él, mostramos que el ejercicio debe prescribirse junto con el tratamiento farmacológico", comenta Galvão. La idea es que, en las primeras consultas, el tema deba tratarse en tres etapas: conocer la capacidad física del individuo, asesorar y, finalmente, referirse a un experto en el tema.

Se espera que un compendio de evidencia tan s√≥lido eleve la importancia del tema entre las autoridades. Despu√©s de todo, es una estrategia barata y efectiva contra una enfermedad desafiante y costosa. Seg√ļn los expertos, la conclusi√≥n es que el ejercicio es parte del tratamiento, pero no existe una estructura mundial para que sea uniforme.

Por ahora, mantenerse activo antes y después del cáncer depende en gran medida de su propia iniciativa, que sufre los estigmas asociados con la enfermedad. "Observamos que la mayoría de las personas son diagnosticadas e interrumpen la actividad física, y la mayoría de las contraindicaciones son oportunas y temporales", dice Christina. Una lástima. "El ejercicio sería muy beneficioso para ellos", concluye.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *