El Dr. Rio, deja el PS en paz





Siempre que pueda, el presidente del PSD le gusta dar a entender que es una ilusión pensar que se pueden hacer reformas estructurales sin el PS. Hay, sin embargo, una mayor ilusión: es pensar que se pueden hacer reformas estructurales con el PS. Es uno de los errores más patéticos de la política portuguesa. El PS es un partido democrático y europeísta, pero la democracia y el europeísmo no llegan a alinear con la derecha en los cambios que, desde finales de los años 70, empezaron a conocerse por "reformas estructurales".





En primer lugar, porque, a menos que Rui Rio esté llamando reformas a la sumisión del ministerio público o al reparto regionalista del Estado, las "reformas estructurales" designan eufemísticamente la liberalización del régimen, es decir, la disminución del poder del Estado para crear situaciones de privilegio a costa de la generalidad de los ciudadanos. Las reformas derivan de la idea de una sociedad civil fuerte que, a través de una economía abierta, pueda sostener su libertad ante el poder político. No es la idea del PS. El PS confía en que es en el Estado, y no en la sociedad, que reside la sabiduría y la justicia. Su objetivo es, por lo tanto, el control de la sociedad por el Estado. El ensayo de dominio de la banca, de la comunicación social y de las grandes empresas por José Sócrates, en coalición con Ricardo Salgado, no fue un accidente. El PS no quiere ser simplemente un partido: quiere ser el Estado, y quiere que el Estado sea el país.

Pero no fue el PS un componente esencial de las mayorías parlamentarias reformistas? No fue. Las grandes reformas fueron hechas por mayorías de derecha, contra los socialistas, como notó Cavaco Silva en 1995, en su libro Las Reformas del Decenio. Es verdad: el PS colaboró ​​con la derecha en las revisiones constitucionales de los años 80. Eso, sin embargo, ocurrió en 1982 cuando el PS (o, para ser más exacto, Mário Soares) todavía tenía, con la derecha, enemigos comunes, como el PCP y el general Eanes, y en 1989, ante el descrédito final del marxismo con la quiebra del bloque soviético. Pero el muro de Berlín cayó hace mucho tiempo, el general Eanes ya no es presidente, y el PCP ha dejado de ser visto por los socialistas como una amenaza – el enemigo es hoy la derecha. Después del fracaso de su keynesianismo de traer por casa, la última razón de ser del PS, con una dirección cada vez más concentrada en algunas familias, como se notó en esta última remodelación, es precisamente la "resistencia a la derecha", lo que quiere decir – a las reformas estructurales. Por supuesto, la dirección del PSD puede fingir que nada tiene que ver con la derecha. Pero no deja de ser de derecha quien quiere.

Me dirán: pero las reformas son necesarias, los socialistas tendrán que reconocerlo. Es verdad que las reformas significan nuestra mejor apuesta para escapar a veinte años de estancamiento y endeudamiento. Pero no es verdad que las reformas deben realizarse mientras el BCE financie el endeudamiento y sea posible cocinar presupuestos con recortes de inversión e incrementos de impuestos. Por eso, el PS sigue dando prioridad a sus conveniencias. En la década de 1990, la Tercera Vía todavía representó un reformismo de izquierda. Hoy, es repudiada por laboristas ingleses y socialdemócratas alemanes, todos convencidos de que el "radicalismo" es la única manera de fijar su electorado. ¿Por qué António Costa y sus amigos habrían de comprometerse en reformas con la derecha? Para dar espacio a movimientos a su izquierda?

A pesar del estancamiento y endeudamiento, no hay reformas en Portugal sin un reformista mayoría – o, en su defecto, sin necesidad extrema. Por eso, Dr. Rio, deje al PS en paz y trate de esa otra mayoría, a no ser, repito, que las reformas en que está pensando consista simplemente en la sumisión del ministerio público y en el reparto regional del Estado. Pero en ese caso, hágase un favor: no les llame reformas.





Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *