El denunciante o 'el juego del gato y del rat贸n'





En Derecho penal, la figura del denunciante constituir谩, quiz谩, uno de los mayores embarazos de nuestra justicia. No existe una investigaci贸n clara y precisa de las organizaciones delictivas, ya sean de tr谩fico de drogas, de cr铆menes econ贸micos y financieros, en particular corrupci贸n, fraude fiscal y blanqueo de capitales, cuyo desmantelamiento no es posible sin la colaboraci贸n de la figura del denunciante, casi siempre un colaborador arrepentido proveniente del interior de esas organizaciones).





El reconocimiento de la necesidad del denunciante ("whistleblower"), llev贸 a la comunidad de Estados miembros del Consejo de Europa (m谩s a Bielorrusia y los Estados Unidos) a formar el GRECO (Grupo de Estados Contra la Corrupci贸n), organismo creado en 1999 con el " el objetivo de ayudar a las autoridades policiales que se ocupan de este tipo de cr铆menes, identificando deficiencias de actuaci贸n y proponiendo reformas legislativas e institucionales para su prevenci贸n y combate. El GRECO ha defendido la existencia de un Estatuto del denunciante, por considerar la denuncia 芦un instrumento importante para promover una cultura de transparencia e integridad y combatir la mala administraci贸n en general y la corrupci贸n en particular en la administraci贸n p煤blica y en el sector privado禄. Y concluye: 芦los denunciantes deben protegerse con la legislaci贸n adecuada.禄

La Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸mico (OCDE), defendida por la Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸micos (OCDE), en cuyo informe del Grupo de trabajo sobre la corrupci贸n del G20 establece, como prioridad, la necesidad de proteger a los denunciantes para evitar 芦acciones y represalias discriminatorias禄 para todos los que relatan actos sospechosos de corrupci贸n.

Si bien existen convenios internacionales y europeos ratificado por Portugal, en la que recomienda la adopci贸n de las medidas adecuadas para la protecci贸n efectiva de los denunciantes, el hecho es que nuestro pa铆s a煤n est谩 lejos de la existencia de un estado de protecci贸n real.

Lo que hay se encuentra previsto en la Ley n潞 19/2008, de 21 de abril, y se destina 煤nicamente a los funcionarios de la administraci贸n p煤blica y del sector empresarial del Estado, los cuales, desde 2008, disponen de escasas garant铆as de protecci贸n en caso de denuncia de infracciones. Gozan del beneficio del anonimato hasta la acusaci贸n, y la facultad de transferencia del puesto de trabajo tras la deducci贸n de dicha acusaci贸n.

En el caso de los delitos de tr谩fico de personas, de asociaci贸n, la ley n潞 93/99, de 14 de julio, para la protecci贸n de los testigos, en proceso penal, cuyos testimonios o declaraciones, bajo protecci贸n especial, se refieren a 芦cr铆menes de tr谩fico de personas, de asociaci贸n criminales, de terrorismo internacional o de organizaciones terroristas o, desde que sean punibles con una pena de prisi贸n de m谩ximo igual o superior a ocho a帽os, a cr铆menes contra la vida, contra la integridad f铆sica, contra la libertad de las personas, contra la libertad o la autodeterminaci贸n sexual de corrupci贸n, de burla cualificada, de administraci贸n da帽ina que cause un perjuicio superior a un mill贸n de euros, o cometidos por quien forma parte de una organizaci贸n delictiva. 禄Sus declaraciones o declaraciones deben considerarse una aportaci贸n probatoria de relieve, y no puede se pone en duda su credibilidad como testigos.

Ahora bien, con tanta verg眉enza, lo m铆nimo que se puede decir es que, a la luz de la legislaci贸n vigente, constituye un verdadero riesgo ser denunciante.





Dicho de otro modo: si la contribuci贸n del denunciante resulta 煤til para iniciar una investigaci贸n y para la apertura de una investigaci贸n, se promete protecci贸n. Pero, con el desarrollo de la misma investigaci贸n, si el denunciante pasa a desempe帽ar un papel secundario en la prueba de los hechos, entonces no se beneficiar谩 de ninguna protecci贸n.

No podemos olvidar que a menudo los denunciantes forman parte de las organizaciones que denuncian y, por consiguiente, corren enormes riesgos cuando colaboran con las entidades policiales, sujet谩ndose, por lo tanto, a amenazas de diverso orden, que pueden ir desde la p茅rdida de salario, al alejamiento de la participaci贸n en negocios que no est谩n cubiertos por la ley de protecci贸n de testigos. Esto, claro, ya por no hablar de los peligros peligros en que incurren en su propia integridad f铆sica.

La protecci贸n de testigos deber谩 iniciarse tan pronto como el denunciante se presta a ayudar en las investigaciones. Y que esa protecci贸n tendr谩 que ser garantizada, por escrito, y no por meras palabras.

"Verba volant, scripta manent". Es decir, las palabras las lleva al viento …

Y, claro, en lo que se acuerda con las autoridades, considero que quien denuncia deber谩 tener derecho: 1) perd贸n de pena o reducci贸n de la misma hasta dos tercios; 2) poder testimoniar en audiencia sin ser presencialmente; 3) se proh铆be formalmente la relevancia de su identidad por los medios de comunicaci贸n, incluso por fotograf铆a o por cualquier otro tipo de imagen; 4) cumplir pena en establecimiento prisional diverso y siempre protegido; y 5) ser indemnizados por cualquier da帽o moral y patrimonial presentes o futuros, derivados de su colaboraci贸n, comprendiendo los sufridos por sus familiares como represalia.

En suma: sin legislaci贸n espec铆fica para protecci贸n de denunciantes continuaremos, eternamente, en el juego del gato y del rat贸n.

Socio Partner en Dantas Rodrigues & Asociados

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *