El culto al egoísmo está matando a los Estados Unidos.





La administración Trump y los gobernadores como Ron DeSantis de Florida insistieron en que no había un vínculo entre el crecimiento económico y el control de enfermedades, y tenían razón, pero no en el sentido que pretendían.





La reapertura prematura condujo a un brote de infecciones: en n√ļmeros ajustados a la poblaci√≥n, hoy hay 15 veces m√°s estadounidenses muriendo de covid-19 que los habitantes de la Uni√≥n Europea o Canad√°. Pero la ¬ęrecuperaci√≥n de cohetes¬Ľ que prometi√≥ Donald Trump se desplom√≥ y se incendi√≥: el crecimiento del empleo parece haberse estancado o revertido, especialmente en los estados que han sido m√°s agresivos al suspender las √≥rdenes de distancia social, y los primeros indicios son que la econom√≠a de los Estados Unidos est√° muy por detr√°s de los de los principales pa√≠ses europeos.

Por lo tanto, estamos fallando terriblemente en los frentes epidemiol√≥gico y econ√≥mico. ¬ŅPero por qu√©?

Dado eso, la respuesta es que Trump y sus aliados estaban tan ansiosos por ver una gran cantidad de empleos que ignoraron los riesgos de infección y cómo un resurgimiento de la pandemia podría socavar la economía. Como dije yo y otros, fallaron la prueba de malvavisco, sacrificando el futuro porque no querían ser un poco pacientes.

Ciertamente hay mucho que ver con esta explicación. Pero no es toda la historia.

Por un lado, las personas que realmente est√°n enfocadas en reiniciar la econom√≠a deber√≠an ser grandes partidarios de las medidas para limitar las infecciones sin da√Īar los negocios, especialmente para que los estadounidenses usen m√°scaras. En cambio, Trump ridiculiz√≥ a aquellos que usaban m√°scaras como ¬ępol√≠ticamente correctos¬Ľ, mientras que los gobernadores republicanos no solo se negaron a ordenar m√°scaras sino que impidieron que los alcaldes impongan reglas a tal efecto.

Los pol√≠ticos ansiosos por ver la recuperaci√≥n de la econom√≠a tambi√©n deber√≠an haber deseado fortalecer el poder adquisitivo de los consumidores hasta que se recuperen los salarios. En cambio, los senadores republicanos ignoraron la expiraci√≥n del 31 de julio de beneficios especiales para los desempleados, lo que significa que decenas de millones de trabajadores pronto sufrir√°n un gran golpe en sus ganancias, da√Īando la econom√≠a en general.





Entonces, ¬Ņqu√© estaba pasando? ¬ŅNuestros l√≠deres eran solo idiotas? Bien quiz√°s. Pero hay una explicaci√≥n m√°s profunda del comportamiento extremadamente autodestructivo de Trump y sus aliados: todos eran miembros del culto al ego√≠smo estadounidense.

Usted ve, el derecho moderno en los Estados Unidos est√° comprometido con la propuesta de que la codicia es buena, que todos estamos mejor cuando las personas se dedican a la b√ļsqueda desenfrenada de su propio inter√©s. En su opini√≥n, la maximizaci√≥n ilimitada de las ganancias por parte de las empresas y la teor√≠a de la elecci√≥n del consumidor no regulada son la receta para una buena sociedad.

El apoyo a esta propuesta es al menos más emocional que intelectual. Durante mucho tiempo me ha sorprendido la intensidad de la ira de la derecha contra las regulaciones relativamente banales, como la prohibición de los fosfatos en los detergentes y los estándares de eficiencia de las bombillas. Es el principio de la cosa: muchos de la derecha están furiosos ante cualquier sugerencia de que sus acciones deben tener en cuenta el bienestar de los demás.

Esta ira a veces se representa como un amor a la libertad. Pero las personas que insisten en el derecho a contaminar son notablemente insensibles, por ejemplo, a los agentes federales que disparan gases lacrim√≥genos a los manifestantes pac√≠ficos. Lo que ellos llaman ¬ęlibertad¬Ľ es en realidad una falta de responsabilidad.

Sin embargo, la política racional en una pandemia se trata de asumir la responsabilidad. La razón principal por la que no debe ir a un bar y usar una máscara no es autoprotección, aunque es parte de ella; el punto es que reunirse en espacios abarrotados y ruidosos o exhalar gotas en el aire compartido pone a otros en riesgo. Y ese es el tipo de cosas que la derecha estadounidense simplemente odia, odia escuchar.

De hecho, a veces parece que los partidarios de la derecha realmente quieren comportarse de manera irresponsable. ¬ŅRecuerdas que el senador Rand Paul, preocupado de tener el covid-19 (y lo hizo), camin√≥ por el Senado e incluso us√≥ el gimnasio mientras esperaba el resultado de la prueba?

La ira ante cualquier sugerencia de responsabilidad social tambi√©n ayuda a explicar la inminente cat√°strofe fiscal. Es notable cu√°ntos republicanos se mueven por la oposici√≥n al aumento temporal de los beneficios para los desempleados; por ejemplo, el senador Lindsey Graham declar√≥ que estos beneficios solo se extender√≠an ¬ęal pasar por encima de nuestros cad√°veres¬Ľ. ¬ŅPor qu√© tanto odio?

No se debe a que los beneficios están haciendo que los trabajadores sean reacios a tomar empleos. No hay evidencia de que esto esté sucediendo, es algo que los republicanos quieren creer. Y, en cualquier caso, los argumentos económicos no pueden explicar este odio.

De nuevo, es el principio. Ayudar a los desempleados, incluso si el desempleo no es su culpa, es una admisión tácita de que los estadounidenses afortunados deben ayudar a sus conciudadanos menos afortunados. Y esta es una admisión que la derecha no quiere hacer.

Para ser claros, no estoy diciendo que los republicanos sean ego√≠stas. Estar√≠amos mucho mejor si todo se reduce a eso. Sin embargo, el punto es que sacralizaron el ego√≠smo, socavando sus propias perspectivas pol√≠ticas al insistir en el derecho a actuar de manera ego√≠sta, incluso cuando da√Īan a los dem√°s.

Lo que el coronavirus ha revelado es la potencia del culto estadounidense al egoísmo. Y este culto nos está matando.

Traducción de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *