El culto a la muerte armada en EE.UU. degrada el valor de la vida humana





Hay tragedias que unen temporalmente ciudades, países e incluso continentes. Y hay tragedias que desafían las expectativas más optimistas de la humanidad. No de la Humanidad, sino de los signos de compasión que asociamos con la condición humana.





Las armas de fuego ya matan a más niños que los accidentes automovilísticos en los EE. UU. y también han superado las muertes por cáncer. Pero los números son impotentes ante el culto a las armas de ultraderecha, que se demuestra con cada nueva masacre, como la que tuvo lugar en una escuela cristiana en Tennessee, con tres niños de 9 años entre los seis muertos.

Los observadores más cínicos no pueden prever el grado de nihilismo depravado que acompaña el espectáculo de cada pequeño cuerpo desgarrado por el poder de las municiones de los rifles semiautomáticos, armas fabricadas para los ejércitos. El hecho de que el responsable del ataque en Tennessee fuera un exalumno transgénero de la misma escuela secundaria sirvió naturalmente como lema para «explicar» la masacre.

El martes (28), Joe Biden explicó lo obvio: su autoridad se limita a detener el baile macabro, que ya suma 129 masacres en los primeros 87 días del año. Sin que el Congreso apruebe leyes, no hay forma de abordar la epidemia.

Pero la Cámara controlada por los republicanos está consumida por la urgencia de proteger a los niños de la exposición a personas homosexuales y transgénero. Los republicanos odian la infancia. Prefieren matar a las mujeres con embarazos de alto riesgo para controlar su útero, pero después del nacimiento recurren a los jóvenes en busca de agua potable, atención médica, educación y protección contra los francotiradores.

Es común referirse al celo religioso con el que una minoría defiende la acumulación de arsenales privados como un «culto a la muerte». Pero Jeff Sharlet, un autor que ha seguido la pista de la extrema derecha militante durante 20 años, dice que las milicias se ven a sí mismas como un culto a la inocencia. Afirman proteger igualmente al feto y usar el arma de fuego para prepararse para una guerra defensiva.





El nuevo libro de Sharlet es «The Undertow: Scenes from a Slow Civil War». Dice que nunca ha sido testigo de tal acumulación de armas como en el período posterior a la invasión del Capitolio. Encontró iglesias comprando armas de fuego en previsión de la guerra civil. Ya no son las milicias del campo las que se arman para el fin del mundo. Son líderes religiosos de extrema derecha ahora armados.

A principios de marzo, un juez plantado por Donald Trump en una corte de apelaciones se pronunció a favor de revertir una ley centenaria en el estado de Nueva York, que impide la posesión de armas por parte de personas bajo orden judicial de restricción por violencia doméstica. Se registran más de un millón de casos por año, y las armas de fuego juegan un papel claro en la escalada de agresiones.

Los estadounidenses vivirán durante décadas con las consecuencias de los nombramientos de 234 de los 870 jueces federales activos en EE.UU., realizados por un presidente en el bolsillo del lobby nacionalista evangélico oscurantista. Hay hoy magistrados norteamericanos tan desprevenidos que hacen parecer intelectual a cierto mediocre ex juez de Maringa en el Senado de Brasilia.

La administración Biden ha pedido a la Corte Suprema que ponga fin a la ola de tiroteos del juez trumpista, citando asombrosas estadísticas de violencia doméstica. Pero, como preguntó Linda Greenhouse, una de las más astutas observadores de la Corte: ¿Siguen importando los hechos? ¿Para los jueces y para el país?


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *