El coronavirus puede ser más grave en personas con enfermedades del corazón.





Personas con enfermedades cardiovasculares y los ancianos tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones por Covid-19, la enfermedad causada por nuevo coronavirus. Según datos del American College of Cardiology (ACC), en febrero de 2020, el 40% de los hospitalizados con un resultado positivo para esta infección tenían alguna patología cardiovascular o cerebrovascular previa. Además, el 6.7% de los pacientes manifestaron arritmia y el 7.2%, una lesión al miocardio.

Según los informes, además de la insuficiencia respiratoria, el desarrollo de insuficiencia cardíaca contribuyó a la primera muerte registrada asociada con Covid-19. En Brasil, el primer caso confirmado, también a fines de febrero, es un hombre de 61 años, hipertenso y con enfermedad cardíaca.

Pero, ¿cómo explicar esta mayor vulnerabilidad a la nueva epidemia? En términos generales, las personas con enfermedades crónicas, como las afectadas por problemas cardíacos, tienen deficiencias en el sistema inmunitario. Una vez infectados, corren un mayor riesgo de presentar complicaciones graves en comparación con una persona sana.

Sin embargo, este «privilegio» no es solo para el coronavirus. Es más probable que cualquier infección afecte gravemente a los pacientes con enfermedades que comprometen las defensas del cuerpo. Un ejemplo es la mortalidad relacionada con la influenza (causada por el virus La gripe), que es mayor en personas con antecedentes de enfermedad cardiovascular.

Otro hecho que debemos resaltar, pero cuyo papel en relación con el nuevo coronavirus aún no está claro, es que varios pacientes con enfermedades cardiovasculares usan medicamentos que pueden favorecer el sangrado. De esta manera, contribuirían al empeoramiento de Covid-19.





El perfil incierto de esta enfermedad aún no permite establecer paralelismos con otros tipos de infecciones virales. Pero la miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco que a veces se desencadena por el dengue, en teoría también podría ser causada por el nuevo coronavirus. Obviamente, la investigación en el campo es de gran importancia para comprender el posible impacto cardiovascular de este virus emergente.

El hecho de que el coronavirus todavía sea poco conocido, con investigaciones realizadas en tiempo real mientras monitoreamos su propagación por todo el mundo, trae inseguridad a las declaraciones categóricas de los investigadores. Pero ya no se puede descartar la correlación de este agente infeccioso con el corazón.

Si la población, en general, necesita seguir las pautas de las autoridades sanitarias para tomar precauciones, los pacientes con enfermedades cardíacas deben estar aún más atentos, teniendo especial cuidado para minimizar la probabilidad de contagio. Una de las pautas del ACC, incluso, es que la detección y el tratamiento de pacientes con Covid-19 se prioricen en presencia de diabetes y enfermedades cardiovasculares, renales, respiratorias y otras enfermedades crónicas. Pero este importante punto de debate aún no ha sido detallado por el Ministerio de Salud de Brasil.

Como ya he señalado, los ancianos también se encuentran entre el «público objetivo» del virus. Y no solo por la fragilidad inmunológica causada por la edad, sino también por la serie de enfermedades que afectan a este grupo de edad, incluidas las complicaciones cardíacas.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las muertes relacionadas con el nuevo coronavirus están más presentes a partir de los 70 años: el 8% de las personas con enfermedades crónicas entre 70 y 79 años no resistieron la infección. A partir de los 80 años, el número aumenta al 14,8%. En la población general, la tasa es de alrededor del 2%.

Para los pacientes con problemas cardíacos crónicos, vale la pena redoblar la atención, comunicar al médico los posibles síntomas y, principalmente, invertir en una vida saludable, con una buena nutrición y ejercicios físicos. Una cosa podemos decir: ningún virus se siente como en casa en un cuerpo sano.

* Luciano Drager es cardiólogo, director científico de Socesp (Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo) para el bienio 2020-2021 y profesor asociado en el Departamento de Medicina Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FMUSP).


Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *