El coronavirus lleva a más mujeres embarazadas a considerar dar a luz en casa. «No hay razón para eso», afirman los obstetras









“En un escenario ideal, todas las personas serían evaluadas, independientemente de si hay síntomas o no, todos los profesionales tendrían un equipo de protección personal adecuado y, por lo tanto, el riesgo de contagio sería menor e incluso sería posible tener compañeros durante el trabajo de parto. El punto es que no hay un escenario ideal y sabemos que los profesionales de la salud luchan por tener suficiente equipo de protección para protegerse. Esto hace que todo sea más complejo ”, agrega Mário Santos.

Del lado de los obstetras, y a pesar de comprender la desilusión de las mujeres embarazadas y sus familias en este momento, la seguridad es lo primero. «Los acompañantes no pueden ingresar a un bloque de parto precisamente para defender a la mujer embarazada, el bebé y los profesionales», dice Luís Graça. El obstetra explica que, mientras que para las mujeres embarazadas será «exigible» que hayan realizado pruebas para definir de qué manera A continuación, en el caso de los compañeros esto no sucede. “¿Es posible que un compañero ingrese a un bloque de entrega que sea estéril, que todo esté listo para hacer las cosas con la máxima seguridad? Los padres del niño tienen todo el derecho de asistir al nacimiento de su hijo si lo desean, pero ahora no estamos en circunstancias normales. Estamos en un momento anormal, en gran peligro y tenemos que adaptarnos a esto «, advierte el obstetra.

Nuno Clode enfatiza que la decisión debe depender de cada hospital, de acuerdo con su organización y recursos que permitan que esta situación sea posible. “Es obvio que, para la mujer embarazada, siempre es mejor tener un compañero: es más seguro, más tranquilo, consuela más … cambia por completo la forma en que se experimenta el trabajo de parto. Todos los hospitales de maternidad se dan cuenta de esto. Si, tal vez, este no es el caso, es un problema de cómo las personas se organizan dentro de la propia maternidad, del material protector que pueden tener o no. Lo importante para todos es que hay seguridad y que la persona que viene del exterior no transmite la enfermedad ”, refuerza el obstetra.

Luís Graça agrega: “¿Es difícil? Si Y estoy de acuerdo con eso: un padre debe tener derecho a asistir al nacimiento de su hijo, pero en situaciones normales. Estamos en una situación de catástrofe., no podemos estar jugando con esto «. Para Mário Santos, el problema principal es la necesidad de que las autoridades de salud tengan «pautas más claras en relación con las mujeres que no tienen una infección diagnosticada» para que las mujeres embarazadas «sepan con qué van a contar» cuando vayan a un hospital de maternidad.

«Lo que está sucediendo, debido a las limitaciones y limitaciones que enfrentan los profesionales de la salud en sus unidades de salud, es que hay una aplicación de estas pautas para todas las mujeres», dice el jefe de la asociación, subrayando que esto Es un tema «muy delicado» y uno que entiende que es difícil exigir un esfuerzo adicional de los profesionales de la salud.

Después de algunas preguntas sobre cómo actuar y tratar a las mujeres embarazadas sospechosas o que dieron positivo para Covid-19 antes, durante y después del parto, la Dirección General de Salud (DGS) publicó este lunes 30 de marzo , un conjunto de pautas para que los profesionales de la salud se ocupen de estos casos.





Incluso antes de que se publicaran estas instrucciones, Carlos Veríssimo, de la dirección del Colegio de Especialidad de Ginecología y Obstetricia, explicó en una conferencia de prensa que las pautas se basaron en el estudio de lo que ya se ha hecho «en aquellos que están en la primera línea de combate. a la epidemia: los grupos chinos y los grupos italianos ”. La consigna, dice, es “restricción social”, pero al mismo tiempo, dice, también es hora de tranquilizar a las mujeres embarazadas que, agrega, “deben seguir la norma, los consejos de higiene y restricción social recomendados por la Dirección- Departamento de Salud General (DGS) y debe mantener una atención de prevención, investigación y diagnóstico similar a la de la población en general ”.

Antes de la entrega

Carlos Veríssimo dio una garantía: «Probemos más«. Las mujeres embarazadas, según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, se convierten en un grupo prioritario para acceder a las pruebas de detección, «incluso si son asintomáticas, pero han tenido contacto con casos sospechosos».

Las directrices publicadas por la DGS también indican que, para evitar «viajes necesarios a centros de salud, clínicas y hospitales», un monitoreo diario remoto evolución clínica de la mujer embarazada, «siempre que los procedimientos esenciales para la vigilancia del embarazo que requieren presencia física no estén en juego». Para esto, agrega el DGS, «las instituciones deberían privilegiar las teleconsultas y la autoevaluación en el hogar del peso y la presión arterial».

Con las dos ecografías principales, del primer y segundo trimestre, las recomendaciones indican que, en el caso de mujeres embarazadas sospechosas o infectadas, «deben programarse para el final del día». “Las obstetras no queremos un embarazo desatendido o mal supervisado, por lo que lo que se estipula más o menos internacionalmente es que esencialmente mantendríamos, y esto también se explica a las mujeres embarazadas que a menudo nos llaman ansiosas, ambas ultrasonidos principales ”, reforzó Carlos Veríssimo.

Si es necesario que las mujeres embarazadas vayan a una institución de salud, deben «usar su propio vehículo» o, si la primera hipótesis no es posible, proporcionar información sobre la situación de sospecha o confirmación de COVID-19 al INEM o al Departamento de Bomberos, para ser transportado en una ambulancia.

Durante el parto

Es durante los procedimientos de parto que las dudas y las divisiones pueden intensificarse. Uno de los puntos principales que se destacan en las directrices publicadas este lunes es el creación de dos circuitos diferentes: uno para mujeres embarazadas sospechosas o infectadas con Covid-19 y otro para mujeres embarazadas con un resultado negativo o menos probable de portar este virus. “Los servicios deben tener circuitos definidos para el reconocimiento temprano de mujeres embarazadas con sospecha de COVID-19, para evitar cadenas de transmisión. Los circuitos también deben definirse para evitar la transmisión cruzada entre profesionales de la institución ”, señala el punto 24 de estas recomendaciones.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *