El corazón de los brasileños está en peligro.





La búsqueda Salud cardiovascular de mujeres brasileñas El propósito de este estudio fue evaluar los hábitos diarios y los factores de riesgo cardíaco en pacientes atendidos en unidades básicas de salud y centros de referencia. Realizado por la Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo (Socesp) y la Fundación MAPFRE, el trabajo dividió los análisis en dos grupos de estudio.

En el primero, 93 605 personas mayores de 18 años fueron evaluadas en más de 500 unidades básicas de salud en la región metropolitana de São Paulo y Gran Campinas (tres personas fueron descalificadas por falta de criterios básicos como la edad o el género). Entre los participantes, 62.200 eran mujeres y 31.402 hombres; su participación ayudó a comparar puntos importantes relacionados con el género, como el acceso a la atención médica, el estilo de vida, la prevalencia de factores de riesgo, los niveles de estrés y el riesgo cardiovascular. Un evento futuro ocurrirá en los próximos 10 años.

El segundo análisis abarcó a 2 234 personas, 720 mujeres atendidas en diferentes unidades de salud en Brasil, privadas o públicas. En este caso, sin embargo, la idea era analizar el manejo de pacientes con enfermedad cardiovascular establecida. Este grupo tiene un alto riesgo de sufrir un nuevo evento cardiovascular o morir.

Los resultados

En el contexto cardiovascular, los servicios de atención, como las unidades básicas de salud, son los más utilizados por las mujeres. El estudio indica que aunque el público femenino exhibe comportamientos que promueven la salud, todavía existe una alta prevalencia de factores de riesgo clásicos entre ellos.

Vale la pena señalar que una variable de investigación importante mostró que la mayoría de las mujeres tienen un riesgo cardiovascular moderado y los hombres, más altos. La evaluación se basa en factores como la presión sistólica, el índice de masa corporal (IMC), la presencia de diabetes, el sexo, la edad y el tabaquismo.





Las mujeres consumen regularmente frutas y verduras, lo que ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco en aproximadamente un 30% en nuestra población. En contraste, en el grupo estudiado, la práctica de actividad física es menor en el universo femenino; para tener una idea, estaba por debajo del 28%. La tasa es preocupante, ya que el ejercicio regular proporciona el doble de beneficios cardiovasculares preventivos para las mujeres que para los hombres.

Fumar, que aumenta la probabilidad de un ataque cardíaco en casi tres veces, es menos frecuente entre las mujeres (15%) que los hombres (18%). Sin embargo, los pacientes tienen mayor dificultad para dejar de fumar, lo que puede atribuirse a factores como el estrés.

Estrés: un peligro despreciado

Es inquietante notar que en la encuesta, las mujeres reportaron el estrés más significativo en el último año. El problema, en sus formas más graves, afecta más a la población femenina en el entorno familiar, en el trabajo, en la vida social y en el aspecto financiero.

Esto debe observarse cuidadosamente, ya que el estrés y la depresión son factores de riesgo que aumentan globalmente la probabilidad de un ataque cardíaco y un derrame cerebral de dos a cinco veces.

Sin mencionar que la población brasileña se encuentra entre los que más sufren las consecuencias de estas afecciones que afectan la salud mental. Según INTERHEART, un gran estudio internacional que evaluó a más de 30,000 personas en 52 países, la presencia de estrés entre los brasileños aumenta el riesgo de ataque cardíaco en ocho veces, el doble que en Argentina y cuatro veces más que en Colombia. .

La investigación corroboró el hecho de que la mayoría de los brasileños viven con limitaciones financieras, exposición a la violencia y debilidades en el entorno social. El sistema de salud pública tiene enormes dificultades para atender al 100% de la población de forma gratuita, universalmente y sin discriminación.

Tales problemas se reflejan aún más entre las mujeres negras y marrones, que representan el 67% de los pacientes evaluados. Entre ellos, el 56% informó tener presión arterial alta; el 52% usa medicamentos antihipertensivos. Esta porción también muestra frecuencias más bajas de hábitos saludables, considerando la actividad física y el consumo de frutas, verduras y más estrés financiero.

En general, la población femenina sufre de la alta prevalencia de factores de riesgo clásicos de enfermedad cardíaca. No debemos perder de vista esta información.

* José Francisco Kerr Saraiva es médico y presidente de la Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo (Socesp).

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *