El corazón de la ballena azul late solo dos veces por minuto





La revista de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. Publicó esta semana un estudio sobre la frecuencia cardíaca de las ballenas azules. El mamífero más grande del mundo puede tener una frecuencia cardíaca muy baja. Era la primera vez que los investigadores podían hacer un análisis tan detallado de un "gigante" oceánico.





La tarea de los investigadores no fue fácil. Poner monitores en el cuerpo de una ballena azul podría ser una misión casi imposible. Pero los investigadores de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. Lo han hecho.

Durante nueve horas y a través de una máquina de electrocardiograma, con ventosas unidas al cuerpo del animal, pudieron medir la frecuencia cardíaca de las ballenas azules por primera vez. El dispositivo estaba encerrado en un material plástico que permitía colocarlo de forma no invasiva sobre el animal.

"Primero, necesitamos encontrar una ballena azul, lo que puede ser muy dif√≠cil (…). Combinando muchos a√Īos de experiencia de campo y un poco de suerte, colocamos un peque√Īo bote inflable de casco r√≠gido en el lado izquierdo de la ballena". Aclar√≥ Jeremy Goldbogen, uno de los principales investigadores, citado por Reuters.

Los resultados fueron impresionantes: el coraz√≥n de una ballena azul, con un peso de hasta 200 toneladas y 400 metros de largo, solo puede latir dos veces por minuto. La frecuencia card√≠aca m√°xima registrada en el animal m√°s grande del mundo fue de 37 latidos por minuto, seg√ļn Reuters.

En una comparaci√≥n casi inusual, debe tenerse en cuenta que en un ser humano, la frecuencia card√≠aca en reposo oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Cuando hay esfuerzo f√≠sico, como una carrera, el ritmo puede aumentar a 200 latidos por minuto. Los mam√≠feros m√°s peque√Īos pueden tener hasta 1,000 latidos por minuto, como las musara√Īas.

La conclusión es que cuanto más grande es el animal, más baja es la frecuencia cardíaca.





La ballena azul analizada por los investigadores tenía aproximadamente 100 pies de largo y se encontró en Monterey Bay, California, en los Estados Unidos. Cada vez que se zambulló o salió a la superficie, se pudieron registrar de 25 a 37 latidos por minuto, ya que estaba haciendo un esfuerzo físico.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *