El conteo muestra la victoria de Netanyahu en Israel con mayor ventaja de lo esperado





Con más del 86% de los votos contados en Israel, la coalición ultranacionalista encabezada por el ex primer ministro Binyamin Netanyahu parece haber ganado la mayoría de los escaños en la Knesset, el parlamento del país, en las elecciones del martes.





Hasta ahora, el bloque de partidos de derecha ha abarcado 65 de los 120 escaños. El bloque de centroizquierda tomaría 50 escaños, y los independientes, 5. La cómoda ventaja de la coalición de Netanyahu allana el camino para el regreso al poder del ex primer ministro, que dirigió el país durante 15 años.

En la división entre subtítulos, el Likud, el partido de Netanyahu, se llevaría la mayor parte, con 32 escaños, seguido del centrista Yesh Atid (Tiene Futuro), del actual primer ministro, Yair Lapid, que ocuparía 24 escaños.

Los números pintan un escenario aún más cómodo para Netanyahu que el esbozado a la salida, cuando el bloque del ex primer ministro apareció con unos posibles 61 o 62 escaños en la Knesset, frente a unos 54 o 55 del bloque de Lapid y 4 de los independientes.

Quizás la principal característica de la probable coalición ganadora sea el surgimiento de partidos de extrema derecha, un factor que los israelíes tendrán que abordar de manera más amplia en la próxima legislatura.

El tercer partido con más poder en el futuro Parlamento (14 escaños), al fin y al cabo, será el sionismo religioso, que, entre otras cosas, defiende la expulsión de los ciudadanos árabes que no juran lealtad a Israel.

El factor ha sido catalogado por los palestinos como preocupante, ya que las elecciones se llevaron a cabo en un contexto de creciente tensión en Cisjordania.





Bassam Salhe, miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dijo a Reuters que el resultado aumentaría una «actitud hostil hacia el pueblo palestino» e intensificaría la ocupación israelí de los territorios palestinos.

En la misma línea, Hazem Qassem, portavoz de la facción radical Hamas, dijo que Israel se está inclinando hacia el extremismo. “Los gobiernos de Netanyahu han lanzado varias guerras contra el pueblo palestino; la presencia de figuras más extremas significa que enfrentaremos aún más violencia sionista”.

El martes se registró otro episodio de la escalada de violencia, esta vez cerca de un puesto de control en la ciudad cisjordana de Modiin. Según el ejército israelí, un palestino de 54 años intentó atropellar a un soldado israelí y atacarlo con un hacha. El militar, que habría resultado herido, disparó al hombre, que murió.

El ex primer ministro Netanyahu comentó sobre el incidente, expresando en una red social solidaridad con el miembro de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). “Le deseo al oficial una pronta recuperación. ¡Felicitaciones por eliminar al terrorista! Orgulloso de ti”, escribió.

Las elecciones más recientes también llamaron la atención por su alta participación: votar no es obligatorio en Israel. Según anunció el Comité Electoral al final de la votación, a las 22:00 hora local, había votado el 71,3% de los votantes (o 4,8 millones). En las elecciones de 2021, la participación fue solo del 67,45%.

Procesado en casos de corrupción relacionados con sospechas de soborno y fraude, Netanyahu, quizás el rostro más conocido de la política local, está a menos de 18 meses de dejar el poder. Renunció como primer ministro en junio de 2021 después de que la Knesset confirmara a Naftali Bennett como el nuevo primer ministro.

Bennett luego lideró una coalición de ocho partidos, el llamado artilugio, que iba desde la izquierda radical hasta la derecha nacionalista. El grupo logró aprobar el presupuesto nacional, uno de los principales desafíos sobre la mesa. Hasta que, en abril de este año, la crisis llamó a la puerta.

Después de que la coalición perdiera la estrecha mayoría que tenía en el Parlamento, la legislatura votó en junio para disolverla y celebrar nuevas elecciones. Bennett fue luego reemplazado por Yair Lapid, hasta ahora canciller, un progresista de centro. El intercambio entre ambos ya se daría, como prevé el arreglo para coser la coalición, pero recién después de dos años de gobierno. Con la crisis política, se adelantó.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *