El comité que investiga el ataque al Capitolio quiere evitar que Trump regrese al poder





Hay dos métricas para el éxito del comité de la Cámara del 6 de enero. Uno está bajo el control del comité: un relato justo y completo de hasta dónde han llegado Donald Trump y su círculo íntimo en el esfuerzo por anular las elecciones de 2020, y cómo ese esfuerzo ha interactuado con la violencia de la mafia, puede servir a las futuras generaciones de estadounidenses. independientemente de cómo se reciba hoy.





Pero el objetivo m√°s inmediato del comit√© es ayudar a prevenir el regreso de Trump al poder, propagando a√ļn m√°s su incapacidad para el cargo m√°s alto del pa√≠s. Con ese fin, el √©xito y el fracaso est√°n en gran medida fuera del control del comit√©, ya que incluso una presentaci√≥n perfecta estar√° a merced de la polarizaci√≥n partidista, un panorama medi√°tico balcanizado y el ritmo implacable de la vida en l√≠nea.

Sin embargo, entre estas fuerzas generales, el mayor obst√°culo para el esfuerzo del comit√© por descalificar a Trump es un esp√≠ritu espec√≠fico, un encogimiento de hombros, la sensibilidad impl√≠cita de todos: una visi√≥n de nuestra pol√≠tica que ve la ruptura de normas en todas partes, tanto en casa como en el extranjero, la derecha y la izquierda gui√Īando un ojo a los disturbios y las t√°cticas de miedo, y Trump como un actor dudoso entre muchos otros.

Algunas personas que sostienen este punto de vista son conservadores: no trumpistas de cara oscura, sino republicanos que lo apoyaron con la nariz en alto y podrían votar en su contra en las primarias, pero que probablemente lo apoyarían nuevamente contra Joe Biden o Kamala Harris. Otros son votantes indecisos, especialmente el tipo descontento que pasó de Barack Obama a Trump en 2016, le dio una oportunidad a Biden en 2020 pero ahora está girando hacia la derecha.

Juntos, estos distritos electorales hacen imaginable un resurgimiento de Trump. Juntos, eles s√£o os americanos cujas mentes o comit√™ quer mudar, convencendo-os de que, no drama de nossos tempos, Trump √© uma figura exclusivamente maligna, que sua busca por uma crise constitucional provou de uma vez por todas que o ¬ęNeverTrumpism¬Ľ estaba cierto.

Yo mismo lo creo. Desafortunadamente, tambi√©n puedo ver c√≥mo perdura la sensibilidad impl√≠cita de todos, porque es constantemente reforzada por un establecimiento liberal que est√° oficialmente comprometido a combatirla. En ese sentido, los poderes que socavan el comit√© del 6 de enero incluyen no solo a sus cr√≠ticos republicanos, sino a algunos de sus partidarios m√°s dedicados: pol√≠ticos dem√≥cratas que exigen que los conservadores voten por ellos para salvar la democracia, incluso cuando ellos mismos se inclinan hacia la izquierda, alej√°ndose desde el terreno com√ļn, hasta las instituciones medi√°ticas cuyo sentido de emergencia trumpiana constantemente socava sus reclamos de neutralidad y justicia.

La semana pasada trajo un ejemplo deprimente de este patr√≥n. Mientras los medios se preparaban para cubrir las audiencias del comit√© del 6 de enero, un joven aparentemente motivado por causas liberales ‚ÄĒel derecho constitucional al aborto y el control de armas‚ÄĒ cruz√≥ el pa√≠s con la supuesta intenci√≥n de asesinar al juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh en su casa de Maryland. .

Era una figura aislada, pero no un acto aislado: desde la filtraci√≥n del proyecto de dictamen de la Corte Suprema sobre el aborto, los jueces se han enfrentado a protestas frente a sus casas y amenazas de violencia, y las organizaciones antiaborto, especialmente los centros de crisis del embarazo, han sido atacadas. por incendio provocado y vandalismo. (El centro de Washington, DC, donde mi familia sol√≠a donar pa√Īales, era uno de los objetivos).

Sin embargo, la cobertura de esta campa√Īa en los principales medios ha sido limitada, superficial. El presunto asesino de Kavanaugh apareci√≥ en las p√°ginas de The New York Times y The Washington Post. Pero ni esta amenaza espec√≠fica ‚ÄĒconstitucionalmente sustancial, dado que un asesinato podr√≠a de hecho inclinar la balanza de la corte‚ÄĒ ni la campa√Īa general de intimidaci√≥n fueron tratadas como noticias realmente importantes, algo que merec√≠a la intensa cobertura que sin duda habr√≠an recibido t√°cticas equivalentes de la derecha.

Es un patr√≥n similar al que vimos en las protestas de George Floyd de 2020, cuando a gran parte de la prensa aparentemente neutral le result√≥ pol√≠ticamente dif√≠cil, como dijo recientemente Jonathan Chait de New York Magazine, usar ‚Äúlenguaje claro para describir los disturbios y saqueos que estaban estallando.‚ÄĚ alrededor de algunas manifestaciones, o los efectos de la despolitizaci√≥n que tuvo lugar en algunas √°reas en respuesta‚ÄĚ. Una y otra vez, el esp√≠ritu de emergencia convergi√≥ con el sesgo ideol√≥gico preexistente para minimizar y alentar t√°citamente la radicalizaci√≥n de izquierda.

Esto tiene efectos perniciosos sobre c√≥mo los liberales entienden el mundo. As√≠ como muchos televidentes de Fox News no saben lo que deber√≠an saber sobre el 6 de enero, encontr√© muchos liberales altamente informados a fines de 2020 que literalmente no ten√≠an idea de la magnitud del da√Īo de los disturbios de primavera y verano.

Sin embargo, lo que es m√°s importante, tiene efectos en los estadounidenses que ven la historia completa, que son muy conscientes de que hay m√°s en los medios liberales que solo ¬ędesinformaci√≥n¬Ľ y que, por lo tanto, se ven arrastrados hacia un escepticismo general, la sensibilidad impl√≠cita de todos, no importa lo que les digas sobre Trump.

Estos votantes mantendr√°n al expresidente pol√≠ticamente viable hasta que suceda una de dos cosas. Puede ser derrotado dentro de su propia coalici√≥n en 2024. De lo contrario, el establecimiento liberal de alguna manera necesita transformarse en un poder que se mantenga al margen del giro de la polarizaci√≥n, en lugar de simplemente ampliarlo a√ļn m√°s.

Traducido por Luiz Roberto M. Gonçalves


ENLACE PRESENTE: ¬ŅTe gust√≥ este texto? El suscriptor puede liberar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *