El circo de las vacunas





La historia global de la campa帽a de inmunizaci贸n contra el nuevo coronavirus a煤n se encuentra en sus primeros cap铆tulos, pero solo el Reino Unido tendr谩 un gui贸n digno de Hollywood.





Cuando la diplomacia de las vacunas se hizo realidad a mediados del a帽o pasado, Boris Johnson le confi贸 a Kate Bingham, una capitalista de riesgo con tres d茅cadas de experiencia en la financiaci贸n de productos farmac茅uticos innovadores, el poder de negociar con laboratorios en nombre de Londres.

La l贸gica detr谩s de la decisi贸n es simple: un equipo de bur贸cratas del sector p煤blico nunca podr铆a navegar por el mercado de vacunas ultracompetitivo en medio de una pandemia.

Bingham dise帽贸 una estrategia agresiva basada en su relaci贸n profesional con ejecutivos de laboratorio, anticip谩ndose a problemas en la cadena de producci贸n y creando un portafolio diverso de vacunas.

La carta blanca del primer ministro marc贸 la diferencia. Seg煤n su 茅pico informe a La Reppublica, 芦la primera conversaci贸n con los ejecutivos fue el jueves, la segunda reuni贸n el s谩bado, y al final de la semana siguiente ya ten铆amos el borrador del contrato禄.

El resto de la historia se conoce. La distribuci贸n de las vacunas compradas por el equipo de Bingham estuvo a cargo del Servicio Nacional de Salud, uno de los sistemas de salud m谩s centralizados del mundo.

Con la ayuda de un n煤mero incalculable de voluntarios, el NHS ya ha vacunado al 90% de la poblaci贸n mayor de 70 a帽os.





La receta del 茅xito brit谩nico es la alianza entre los planificadores estatales y los halcones del mercado.

Cuando el secretario de comunicaci贸n, F谩bio Wajngarten, intent贸 racionalizar la desgracia del gobierno en este hoja (鈥淓l tama帽o y orden de magnitud de cada pa铆s鈥, 1/11), opt贸 por la absurda comparaci贸n entre Brasil e Israel, dejando de lado el caso brit谩nico. Despu茅s de todo, 茅l sabe muy bien que Brasil, en tiempos normales, estar铆a siguiendo la estrategia adoptada por Londres.

Con su diplomacia multilateral tradicional, Brasil pudo hablar con los laboratorios asi谩ticos y occidentales. El plan nacional de inmunizaci贸n brasile帽o es la envidia de muchos pa铆ses desarrollados.

Los actores del sector privado podr铆an ayudar a dise帽ar la estrategia del estado. Un verdadero capitalista nunca habr铆a perdido la oportunidad de competir en el mercado mundial de vacunas.

Pero Jair Bolsonaro y Paulo Guedes no fueron rival para Boris Johnson y Kate Bingham. La incompetencia generalizada del gobierno central ha llevado a una descentralizaci贸n salvaje del proceso de adquisici贸n de vacunas y su distribuci贸n.

La semana pasada, una mezcla de voluntarismo y desesperaci贸n llev贸 a alcaldes de ciudades medianas a intentar articular la compra directa de los laboratorios.

Incre铆blemente, empresarios conocidos por difundir las tesis de la cloroquina tambi茅n anunciaron una operaci贸n conjunta. 驴Cu谩les son las posibilidades de que funcionen estos ataques de aficionados? 驴Podr谩n competir con los capitalistas de riesgo?

Solo hay una persona responsable de este circo. Bolsonaro rompi贸 la columna vertebral del estado en el momento en que m谩s lo necesit谩bamos. Podr铆amos vivir como en el Reino Unido, pero corremos el riesgo de morir como en Pakist谩n.

ENLACE ACTUAL: 驴Te gust贸 esta columna? El suscriptor puede liberar cinco accesos gratuitos desde cualquier enlace por d铆a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci贸n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *